Translate

martes, 22 de julio de 2014

                                           ENTRADA  DE BIENVENIDA PARA EL BLOG
                 NOMBRE:   ACTIVIDAD  PENSATIVA
   Bienvenidos.  Actividad Pensativa es la puerta que conduce a los mundos propios. Tu mundo y el de cada uno de nosotros, se construye con pensamientos. Estos productos solo pueden ser producidos por quien habita en cada mundo en particular, y para su elaboración usa el poder innato de pensar. Palabras de un reconocido gran pensador;  “Pienso luego existo”  Pensar es en otras palabras,  actividad pensativa. El acto de pensar es una acción que ejecuta el pensante sin usar las manos. Lleva a cabo esta acción en una posición de director, cuando está en control de los efectos de los pensamientos previos con los que está definiendo la personalidad del momento. Eres quien eres y cómo eres por pensamientos que has producido mediante el acto de pensar. De ellos surgen los dictados que determinan tu manera de responder a los efectos de las circunstancias; con ellos se fijan las metas, sueños u objetivos, y tienen gran influencia en los dictados de los programas genéticos que regulan el buen funcionamiento del cuerpo físico.
     La salud espiritual, mental y física, está en manos de cada pensante. El estado o condición presente se ha producido y se mantiene con el acto de pensar. Con la actividad pensativa hacemos nuestro destino, el futuro depende de que tanta conciencia y control nos permitamos tener de esta actividad. Hay accidentes y enfermedades contagiosas, todos estamos expuestos a sufrir una calamidad, o consecuencias sociales de ideas o pensamientos producidos y materializados por otros, pero no todos saben cómo lidiar con los efectos de estos males.
      Las pocas enfermedades que no nacen de los efectos de los pensamientos,  reciben desde su aparición gran atención del pensante, por lo que los contenidos de los pensamientos que se produzcan durante la convalecencia y el periodo de recuperación que programan los médicos, tienen mucho que ver con la calidad de los pensamientos que produce el afectado. Y sucede, que muchas veces el cuerpo sana, pero  el pensante no para el acto de pensar y continúa manteniendo y produciendo ideas de mala calidad,  por lo que se mantiene disminuida, con efectos negativos que lo predisponen a que se repitan los males físicos, pero ahora con más impacto.
    Las ideas las veremos como sinónimo de pensamiento, son un producto muy deseado. Ellas  contienen respuestas y soluciones a los problemas presentes, pero también son  creadoras de futuro, de éxito y progreso. Las ideas son el producto fundamental de todo pensante que se dedica a la creatividad a un nivel de distinción profesional, aunque todo el mundo añora producir buenas ideas.
       Hay quienes viven de las ideas producidas por otros y hay quienes viven de sus ideas. Estos últimos generalmente están en una posición privilegiada socialmente. Ser creativo significa tener buenas ideas, y estas parecen ser producidas, solo por pensantes privilegiados por la naturaleza. Una buena idea es un concepto algo subjetivo, la calificación va a depender de los interesados que la pusieron en práctica.  Ahora, a la gran mayoría de estos buenos pensadores, no todo el tiempo les llega la inspiración, la musa o el poder creativo, no todos son tan felices y dichosos como suponen los consumidores de sus ideas. Existen ciertos estados o condiciones personales que ellos deben de tener para que les llegue la musa, la inspiración o improvisar con excelencia. Para aquellos que tienen una pobre opinión de sí mismo acerca de ser creativo, y para los que lo son, pero sienten que tienen un Don, que no pueden entender, y que les aparece por casualidad, les informo que han encontrado un camino de luz para el entendimiento del acto de pensar. La actividad  pensativa es previa al pensamiento, sin el acto de pensar no hay ideas.
    Ahora podrás entender porque pierdes el control de los pensamientos, de tus emociones, o llevas a cabo acciones reactivas en determinadas situaciones. En Actividad pensativa vas a encontrar respuestas al hecho de ser víctima involuntaria de los propios pensamientos.  Nuestra vida depende del acto de pensar, los pensamientos ya no son los primeros en importancia.   
    La satisfacción, es un resultado que todo pensante espera experimentar, después que ha visto lo que puede hacer con sus ideas o pensamientos en su mundo propio y en el mundo que le rodea.   Estos resultados de éxito o fracaso los guarda en su mundo, creando un balance que lo califica de que tan bueno o tan mal pensador se siente que es. Usted es el único que sabe de qué lado se encuentra la balanza, es un medidor que le dirá si está sentado sobre un montón de pensamientos que le hacen desdichado.
    Como puede ver mi buen amigo o amiga, los pensamientos son vida, hace la vida tal cual como la experimentamos, pero usted está llevando a cabo el acto mágico de pensar, para que ellos vean luz y se materialicen. Observe a su alrededor todas las cosas que el hombre ha creado. Ahora véalas como ideas. Manténgase un rato examinando sus alrededores, todo lo que ve fue hecho y está en ese lugar por  ideas o pensamientos. Este mundo material modificado y el mundo propio es resultado de ideas que surgieron de los pensantes, mediante la actividad pensativa.
    Esta bienvenida a mi Blog, solo puede ser buena si demuestro mi buena intención, y no hay mejor manera, que llamar su atención al factor que antecede en importancia a los pensamientos o ideas. En el primer lugar está el pensante, la causa primaria. En el tercer lugar los pensamientos, pero el punto que nos interesa es el segundo, el que está entre el pensante y los pensamientos.  Este es LA ACTIVIDAD PENSATIVA.
   El acto de pensar es la verdadera “manera de pensar” para producir ideas o pensamientos, se le ha estado llamando manera de pensar a el contenido de los pensamientos. Les puedo asegurar que ustedes no pierden el control de los pensamientos sin antes perder el control de la actividad pensativa. Usted no pierde el control de sus emociones, de ciertas actividades o acciones, sin perder el control del acto de pensar acerca de ese asunto. Analice un poco, si me da la razón, comience a entender porque se menosprecia, tiene tan baja estima de sí mismo,  está dejando de ser creativo, o se le agotaron las ideas.  Quizás comience a clarificar porque hay distintos aspectos en su personalidad, y en su cuerpo que lo mantienen insatisfecho. La costumbre es echarle toda la culpa a los pensamientos, o a descalificarse como pensante.
       La descalificación como pensante se produce más por la falta de consciencia de la importancia de la actividad pensativa. Al acto en sí, casi no se le presta atención, el énfasis recae en los pensamientos y en el pensante.  El acto de pensar, como toda acción, se puede perder control, pero también se puede recuperar.
    Actividad Pensativa es creada con el propósito de compartir toda una vida de investigación del mundo del pensamiento. A quien llamo  el pensante, es quien usted es verdaderamente;  si usted reconoce que piensa, aunque no haya observado como los hace, entonces es un pensante. Dejo a un lado el término de espíritu, porque su definición no describe lo que hace. Además, la costumbre es decir que se tiene un espíritu, no se dice que se es un espíritu mientras se está vivo, lo será cuando muera. En cambio encaja perfectamente afirmar “yo soy un pensante” y puedo demostrarlo.
     La espiritualidad es una parte fundamental del mundo propio, no puede ser omitida si se quiere clarificar y entender la fuente inagotable de poder que dispone todo ser pensante. La mente, no la veo como sinónimo de cerebro, aunque este último tiene una intervención directa en el acto de pensar, aun la ciencia trabaja arduamente para entender su funcionalidad.  El cerebro  es alimentado por información recogida por los canales de percepción y produce una interpretación que se convierte en la consciencia del momento, pero demostrado está, que la realidad del fenómeno es otra, y que el pensante a esa realidad que le da el cerebro la puede valorar caprichosamente para darse un sentir muy particular.  Por ejemplo un amanecer lluvioso, puede ser bueno o malo. Depende de cada pensante.
     Pensar, es un acto que ocurre en el mundo propio, y se le llama de esta manera, al acto de recordar, de imaginar, de soñar, de meditar, de reflexionar, de analizar, de alucinar, de fantasear, y hasta de estar ensimismado viendo como pensamientos inútiles se producen casi en automático, sin que el pensante sugiera en qué dirección de contenido ir. La actividad pensativa que nos interesa es la producida voluntariamente.  Si la voluntad está disminuida, o no se sostiene como lo intentamos hacer, no es mal para morir, basta con reconocer que es un estado real, que en algunos aspectos de la vida funciona bien. Con este factor consciente, sin importar en qué estado se encuentra para ser usado en el acto de pensar, se puede retomar el camino de retorno al poder y control de la actividad pensativa.
      Conocimiento y control van de la mano, si hay fallas en el control, hay fallas en el conocimiento.  Lo curioso del mundo del pensamiento es que todo el mundo  sabe pensar, produciendo pensamientos buenos o malos, pero piensa. Esta no es una actividad que preocupe, ya que todo el mundo la realiza. Al nacer, nos ayudan a caminar, hablar, y eso se recuerda como proceso de aprendizaje, pero pensar, nadie recuerda cuándo comenzó a hacerlo.  Recuerde que el acto de pensar no es igual a aprender analizar o a reflexionar, estas acciones solo se pueden efectuar si ya antes usted puede pensar, y se alimenta con datos. Como ve, es tan obvia esta Actividad Pensativa que no se ve, parece que no hace falta prestarle atención. Casi todo el mundo quiere arreglar sus problemas de descontrol y de falta de creatividad, atendiendo el significado o contenido de los pensamientos. Y cuando acumula fracasos y decepciones termina auto liquidándose como pensante.
     Control mental, manipulación, o inducción de ideas de un pensante a otro, tiene una verdad subyacente, todo lo que parece ocurrir por causa de otro, solo fue posible si el pensante víctima produjo la idea que realmente experimentó. Todo pensante se resiste a que otro piense por él. Sin embargo la gran mayoría termina siendo, pensar dependientes, o necesitando ideas de otros cuando busca cambiar, corregir o mejorar aspectos en su persona. Esto motivado a que ya las propias ideas no son creíbles. Puede pensar pero no puede materializar sus propias ideas.  El estado como pensante, es resultado de las ideas conclusivas que está acumulando, y con esta condición disminuida, debe pensar para producir pensamientos que lo realcen, que lo saquen de esa mala condición. Aquí entra en el “círculo vicioso del sufrimiento y la muerte” Observe querido amigo o amiga. Está en malas condiciones como efecto de los pensamientos que produce en un acto de pensar fuera de control, pero está obligado a pensar pensamientos que lo realcen, que lo saquen de ese agujero. Piensa que es un pobre y descontrolado pensante, este es su sentir, esta es una realidad y así se identifica. Entonces como producirá pensamientos que pueda creer.
       Es imposible dejar de pensar acerca de una crítica situación que se esté viviendo. La experiencia social dice, tienes que calmarte, serenarte para que puedas producir buenas ideas, de otra manera producirás más ideas basura, que empeorarán la situación. Pero el calmarse, serenarse, tranquilizarse u obtener cualquier estado favorable, requiere determinantemente que se esté en control del acto de pensar. Actividad pensativa nos dirá como romper el círculo vicioso.
    La sociedad actualmente, carece de un grado de armonía favorable para los pensantes que la integran. Desde el núcleo familiar, local, nacional o internacional, provienen movimientos causados por pensamientos de todos los pensantes que generan gran alteración  del ambiente. Esta influencia con gran carga negativa, golpea la estabilidad de cada pensante, poco a poco, como las rocas donde baten las olas del mar, van cediendo hasta que se desmoronan. La alta presión se acumula, y su efecto directo es en el control de la actividad pensativa. El pensante es como el árbol en un ambiente crítico, sus frutos dejan de ser de calidad. El acto de producir pensamientos no se puede efectuar en buenas condiciones, y los resultados son catastróficos para la salud espiritual, mental y física,
    Los buenos consejos  no son suficiente para reactivar la vitalidad de un pensante decaído, es necesario que el piense pensamientos  de calidad, que los experimente o materialice para su bien. Es bueno meditar, relajarse en un estado de consciencia armónico y equilibrado, pero antes tiene que serenar o tranquilizar el mundo interior.  Y para lograr esos estados de consciencia beneficiosos, tiene que atender el acto de pensar.
     Tenemos un largo camino en Actividad Pensativa, coincidiremos en muchos puntos, pero también habrá colisiones.  Prepárate unas buenas expresiones para mandarme a “freír monos” cuando el dato golpee tu coraza de pensamientos verdad absoluta. Esos que te mantienen siendo el mismo de hace tantos años y que te han hecho tener la razón por tanto tiempo. O quizás quiera extender tu mano y decirme “menos mal que no estoy solo con estos mismos puntos de vistas locos”  De cualquier forma, el buscar ser mejor de lo que se es, requiere coraje para entrar en zonas oscuras de sombras amenazantes, o explorar territorios desconocidos.
    En actividad pensativa no queda otro remedio que abordar todos los aspectos del ser humano, como individuo y como sociedad, al fin y al cabo todos son mundos, resultados de las ideas de los pensantes. Pensamientos que hicieron su aparición y se materializaron por efecto de una actividad pensativa que pudo estar en control o fuera de control. El presente inmediato, este que está ocurriendo, y que se está experimentando, es resultado de ideas ya concebidas, pero el futuro inmediato, como levantarte de esa silla o hacer una llamada telefónica en los próximos segundos, requiere hacer uso del acto de pensar. Obsérvate haciéndolo y empieza a reconocer tu poder.
    El poder ya se tiene y se usa. Puedes caminar, como hacerlo en una caminadora, o aparato para hacer ejercicio simulando caminar. Sin desplazarse, manteniéndose en el mismo sitio, pero creyendo que el hecho de no avanzar no se está caminando.  Algo similar al hablar del poder del pensante, en este momento siente que es un desgraciado, sin suerte, incapaz de producir un pensamiento que se materialice, que se cumpla, o se haga realidad. Y la pregunta con una respuesta obvia, para saber si tiene poder o no,  ¿Quién está creando esos pensamientos de incapaz, de víctima o de tonto que se vuelven tan reales para él, que se comporta tal cual como el contenido de sus ideas lo dicta? Naturalmente que el pensante que se queja de no tener poder.
      Usted tiene el poder, por favor, úselo para darse satisfacciones. Si todos aumentamos estas experiencias satisfactorias, estaremos más aptos para hacer una sociedad con más facilidades para lograr los sueños individuales y de grupos.  Nos vemos en ACTIVIDAD PENSATIVA