Translate

miércoles, 20 de agosto de 2014

El acto de pensar y la comunicación

 .
    ---- Agradado de verte querido pensante, si tienes tú mundo equilibrado y balanceado, la gente alrededor va a recibir un efecto positivo.  La onda expansiva se multiplicará y hasta mí llegará tú efecto.
      ----Hoy relacionaremos la comunicación con el acto de pensar. No cabe la menor duda, que la comunicación es la vía para el pensante darse vida.  Ella es uno de los temas que goza de mayor cantidad de conocimientos actualizados. Es el siguiente acto después del acto de pensar, y como toda actividad puede salirse de control.
      Solamente voy a tomar prestado dos elementos de la fórmula de comunicación. El pensante en el papel de emisor, y receptor. En la comunicación entre él y sus pensamientos, y entre él y los archivos de memoria, se cumplen los dos roles.   
      La actividad pensativa la mayor parte del tiempo se efectúa por incitación de la comunicación que se recibe. Estamos obligados a pensar para dar respuestas. Ahora como esta es una posición de receptor “natural”, solo tomamos en cuenta de la comunicación que recibimos el mensaje, para evaluar su contenido. Los pensamientos y la actitud como emisor para responder, dependerá  de los efectos que el pensante se produzca así mismo con su interpretación de lo que se le comunicó.
     En el desenvolvimiento cotidiano hay muchos disgustos y malos ratos producto de la comunicación que se recibe. Esto nos dice el grado en que se perdió el control del acto de pensar estando en la posición de receptor. El tiempo que pasas enojado o dándole vueltas al asunto, indica la debilidad que se tiene para introducir calma y tranquilidad interna.

     Desde niños los pensantes detectan las debilidades de los adultos, y usan la comunicación para hacerles perder el control y lograr sus objetivos. Esto es manipulación, la misma efectuada por los pensantes adultos en todos los niveles. El manipulador está tan mal en el control como el que permite ser manipulado. Es una pelea entre ciegos, el que logre golpear primero gana. --- Seguro que has visto discusiones. Los contendientes comienzan con furia a lanzarse toda clase de improperios, hasta que uno de ellos a punto de ser vencido, acierta con un mensaje, o pasa a la agresión física, para derrumbar la defensa. Y el que pierde, de la furia pasa al llanto. Momento que aprovecha el esposo(a) para terminar de aplastar su dignidad de pensante.
       La violencia doméstica, tiene sus bases en la debilidades que tienen en el control del pensar, ambos combatientes. Víctima y victimario necesitan reparación urgente, pero no se te ocurra repararlos tú o ponerlos en el compromiso de tomar una decisión sin un apoyo legal. Simplemente se le da orientación y se le facilitan herramientas para que recuperen la dignidad. Es muy fácil decir y recomendar lo que uno haría en un caso similar.
       El pensante en el cotidiano vivir, poco a poco se hace más susceptible a las comunicaciones que no sean de su agrado, y pierde la compostura con mucha facilidad. Es decir, pierde muy seguido control del acto de pensar, y por ende se reduce su capacidad de raciocinio. --- Seguro que  has oído quejas como estas: “me hizo enfurecer, me tiene angustiado, me pone nervioso, no lo soporto, etc...”
       Los pensamientos producidos estando en descontrol son de baja calidad y de baja calidad es la comunicación. No solo el lenguaje o las palabras que se usan para atacar o defenderse dan pena; las ideas con la que se está calificando así mismo, son de degradante contenido, y generalmente el pensante no se da cuenta. La caída es tan gradual que el pensante a veces muy tarde se da cuenta que ya ni siquiera es el mismo de antes. Tarde se da cuenta, que los mejores tiempos de su vida fueron y serán los pasados. --- Por favor, no te permitas vivir un presente en el futuro, con esa forzada conclusión, de añorar cosas que ya pasaron. Se capaz de crear nuevos sueños.  
      En la medicina se toma muy en serio el pensante que oye voces. Esto indica que su estado de descontrol del acto de pensar, está muy comprometido. La comunicación que mantiene en su mundo con “otro(s) yo”, le está causando los efectos, que antes no soportaba en la comunicación con otros pensantes. Se arrinconó en su mundo soltando el control del acto de pensar. Ahora los pensamientos adquieren independencia, y llegan a formar un ente más poderoso que él.
       --- ¡Ah! Pensaste en ser poseído por espíritus. Pronto vamos a tener una sección de fenómenos paranormales para discutir el tema, paciencia. Pero te adelanto algo, todos usamos ese mecanismo durante el acto de pensar. Como cuando andas con una canción dando vueltas en la cabeza; o cuando imaginas como sucederá una comunicación que tienes pendiente de efectuar con alguien. También lo hace profesionalmente el músico, el escritor, el actor, etc…
     --- Míralo de esta manera. El pensante que sigue los dictados de un “Yo” en su propio mundo, empezó mirando su imagen en el espejo para cuestionarse, “conversando consigo mismo”. Y la imagen del espejo terminó dándole órdenes, o humillándolo.  --- Y te digo algo; aún en ese estado, el pensante no deja de estar al mando del pensar. La tradición cultural ha ayudado a oscurecer la realidad. --- Has oído hablar de la “voz de la conciencia”. Todos sabemos de qué se trata esa comunicación entre “yo” y “yo”. Esta voz por lo general es recriminatoria, torturante, y quita el sueño al más valiente. --- Por si acaso pensante, el fenómeno es producto de la misma regla. “Somos efectos de lo que pensamos”.
      El cuestionamiento o recriminación que hace el pensante de sí mismo, es la “voz de la consciencia” ---- Para no entrar en profundidades por ahora en este punto, solo te diré. Que tiene que ver con transgresiones a las ideas básicas que sustentan nuestra personalidad. Por lo tanto, no debiera uno permitirse andar mucho tiempo con esa alarma encendida, si se quiere tener un mundo interno en paz.
     En la comunicación el pensante que pierde el control como receptor, pierde el control como emisor y viceversa. Pero ya sabes, que lo que ha ocurrido fuera de ti, es consecuencia de lo que ha ocurrido contigo y el acto de pensar. La compostura debe ser estable cuando se funge de emisor o receptor, sin importar el mensaje que se envíe o reciba.  
      Generalmente al acto de pensar se trata igual que a la comunicación. Cuando tenemos dificultades con la comunicación, la solución que está a la mano es; “no me comunico más”. “No le hablo más”. Es decir, parar la comunicación con ese terminal, o comunicar lo menos posible. En nuestro caso, el pensante tiene problemas con el pensar, y la solución es; no pensar, o tratar de no pensar. Un camino que conduce al despeñadero.
     Recomendaciones comunes: “No pienses eso”, “deja de pensar esas cosas”, “trata de no pensar para que te tranquilices”. Se intenta parar el acto de pensar, porque todos sabemos que si se pudiera parar de pensar, sería un gran alivio en ese momento, de relajarse y dormir un poco. --- Bueno mi amigo pensante. Ese tipo de solución; ni funciona con una comunicación estropeada, ni funciona con acto de pensar fuera de control.
      La solución para la comunicación estropeada, es más y mejor comunicación, y para el acto de pensar más y mejor pensar.  
       El acto de pensar está primero que la comunicación, no se puede adoptar una mejor actitud para ser emisor o receptor, si no se producen las ideas que logren afectar al pensante para transformarlo en quien desea, o considera que debe ser. Y no se pueden producir ideas que activen la personalidad, si no está en control del acto de pensar.
     ---- ¡Ah!, quieres saber cómo se hace entonces cuando el pensar atormenta, y se necesita dejar de pensar. ---- Vamos a llegar a ese punto, pero no te voy a dejar sin algo para que se lo ofrezcas al amigo(a) que no puede dormir.  Se deja de pensar pensando. Esta es la regla básica. Aquello que haces involuntariamente, trata de hacerlo de manera voluntaria. En “Haciendo Nada” libro de auto ayuda, se ahonda en el punto.
   --- No dudes en comunicarte privadamente si tienes alguna inquietud.
      El arte es calidad de comunicación, la comunicación depende de la calidad de las ideas, y las ideas, de la calidad del acto de pensar. --- Vuelve a ver las cosas que te gusta hacer, y pon atención en tú talento en ese campo. --- Si lo hiciste, ya viste la opinión que tienes de ti al respecto. Esa opinión debe tener un porcentaje de influencia de la opinión de otro. En tu papel de receptor, asegúrate de que eres causa. En otras palabras si estas satisfecho o insatisfecho de ti o tú obra, que esta idea no tenga influencia externa.
     El contenido de la comunicación de otro pensante tiene su valor, pero nunca al punto de inducir conclusiones que coarten la libertad. La belleza, la fealdad, lo bueno y lo malo son todas opiniones subjetivas. Es decir, tú mundo lo decoras como tú quieras.
   ---- Que tengas un pensar productivo. Nos vemos.