Translate

viernes, 26 de septiembre de 2014

ACTITUD Y PROBLEMAS


     ---- Feliz día amiga(o): Los problemas a resolver vienen en seguidilla a diario, cuando te detienes demasiado con uno, se amontonan sobre ti los que le siguen. No te puede vencer uno o dos, pero el efecto de los acumulados puede derrumbar las defensas y se presenta la crisis que enferma. Es como si tú vehículo se accidenta en un canal de la autopista, en segundos tienes tremenda tranca y todos acosándote para que hagas algo.
 ---- El problema del problema es tú actitud para encarar él o los problemas. (Espero que con lo conversado en la entrada anterior ya sepas que lo primero es identificar el problema, dejando a un lado los síntomas.) La actitud para encarar las dificultades no puede ser producto de patrones o métodos que funcionen en automático, esto lo sabrás porque siempre respondes con el mismo comportamiento. Ejemplo; le da por comer en exceso, le provoca ir a la barra de un bar por unos tragos; no se quiere levantar de la cama; le duele la cabeza; se va de la casa; pega gritos a todo el mundo, etc… Cada vez que tiene es tipo de problemas se comporta en forma parecida. Con el tiempo llega el momento que responde con la misma actitud a casi toda la variedad de problemas que se le presentan.
 ---- La actitud es producto de cuanto control en el acto de pensar se tenga con respecto a ese tipo de problema. (No es igual problemas de dinero, que problemas de salud, cada quien responde a ellos de manera diferente). No se cambia la actitud sin cambiar la manera de pensar los pensamientos que dictan el comportamiento. --- Observa, si estás atascado en problemas presentes, en el resto de las actividades que desempeñas tú rendimiento decae. Les sucede al niño o al joven en el estudio, y a cualquier adulto que esté bajo los efectos de problemas no clarificados. Por eso es la urgencia en identificar cual es el problema, al caer el rendimiento amenaza con problemas otras áreas de tu vida. En el caso de los jóvenes, necesitan que se les ayude guiándolos para que sean ellos quienes identifiquen su problema. De nada le sirve al joven que tú sepas o creas saber cuál es su problema. Generalmente se les acosa repitiéndole una y otra vez lo que uno supone es su problema, se le dice:   ” las bajas calificaciones es porque no estudias”  “o es por esto a aquello” y estas explicaciones lo que hace es aumentar las dificultades por la que está pasando.
 ---- Oye; nadie sabe cuál es el problema de otro, la razón: no se puede pensar por los demás. Ayúdales a identificar el problema, hazlo apartar los síntomas, los hechos o las razones con las que está justificando su bajo rendimiento. Los jóvenes antes de entrar a una Universidad donde deben desenvolverse con más determinismo propio, debieran de saber lo que es un problema, esto les da independencia y fortalece su confianza. La magia que ocurre al identificar el verdadero problema, es que de inmediato te pones en movimiento, tú vehículo enciende y el tráfico en la autopista poco a poco vuelve a fluir con normalidad. --- Fíjate, te dije identificar nada más, con eso la confusión se detiene, el pensar compulsivo cesa y te tranquilizas. Con esta actitud mejorada, encontrarás la manera de conducirte para la solución. Inclusive puedes solucionarlo no haciendo nada, ya que puede ser un problema de ayer, o de hace una semana y en el presente ya no existe objetivamente.
 ---- Lo particular de los problemas es que su importancia desaparece cuando tú lo dejas en el pasado. El tiempo que lo estas sufriendo pareciera que el mundo se va a acabar, y luego volteas a mirarlo cuando ya pasó y te dices: bueno yo me decía; “Y yo dándome mala vida, que pendejo”.
 --- La actitud se entrena, se ejercita, a veces requiere ganar la confianza observando en el desenvolvimiento real. Pero no sin antes crear los pensamientos que dictarán la actitud que concebiste debes asumir.
  ---- Un consejo que recorre el mundo; “nunca tomes decisiones importantes cuando estés atribulado, o viviendo una confusión”. La solución frecuente en estos momentos críticos, es dar un giro en trescientos sesenta grados, devolverse, tomar otro rumbo con tal de salir del atolladero, tomando decisiones muy lamentables. A quienes creen que estos cambios bruscos en su vida le trajeron paz y tranquilidad, viven bajo la amenaza del pasado, los problemas siguen vivos comiéndole las entrañas. Soportan estoicamente las vivencias de su nueva forma de vivir, con tal de no volver a pasar por lo mismo. La chica se fue con el novio porque tenía “problemas con los padres” y el carajo la trata a las patadas, pero ella prefiere eso a volver a oír la voz de su mamá, dándole consejos. 
 ---- Si has comprendido lo que es un problema en tú mundo, la verdad ahora no te darás mala vida. Tu rendimiento no será afectado por lo que tú estado de ánimo se mantendrá alto, para la confianza e inteligencia no hará falta pensar frases bonitas para sentirse capaz. Decae el rendimiento y el ánimo cae al piso junto a la confianza y la inteligencia que se sentía hace unos minutos.
 --- Querido amigo(a), esto que estamos haciendo es trabajo interno, es invertir algo de tiempo en uno mismo; es encontrarse, quererse, amarse. No puedes dar a los demás lo que no tienes en casa. La actitud determina el tipo de emoción que experimentarás en cada evento, analiza con libertad estas notas, prueba y luego haz tu conclusión.

  ---- Gracias, un cordial abrazo. Nos vemos pensante.