Translate

sábado, 13 de septiembre de 2014

HACIENDO NADA.- ¿DEPRESIÓN, ESTRÉS?


---- Gusto en verte de nuevo amigo(a).  El decaimiento del ánimo y la voluntad es una experiencia común, lo que no es común, es no poder recuperar la “normalidad” por cuenta propia.
 El ejercicio de Haciendo Nada, no te va a quitar tiempo a tus quehaceres diarios. Si revisas tu itinerario encontraras que dedicas una buena parte del tiempo a divagar con el pensamiento, o a pensar cosas que bien sabes no se van hacer realidad. Este es un tiempo que puede ser usado para mantener la idea de Nada, con especial atención al ACTO DE PENSAR.
 ---- No te disgustes al ver que tan pronto llegas a la idea de Nada, el pensamiento se te va para otra parte. Te sorprenderás divagando sin que tú lo quieras, una y otra vez te sucederá. Vencer esta costumbre y la automatización requiere apoyarse firmemente en la teoría. La realidad o el convencimiento teórico, ayudará a no abandonar la práctica. ---- Acuérdate que te enfrentas a ti mismo (la personalidad actual)  y ti mismo incluye las imperfecciones o deficiencias que tenemos. Es decir; los pensamientos básicos que nos hacen “ser” ya están programados, tienen el visto bueno para indicar las directrices a seguir. El hecho de que queramos cambiar, pensemos que debemos mejorar un aspecto de nuestra personalidad  o que creemos que podemos ser mejor de lo que somos, no significa que el solo reconocimiento deshace lo que está hecho realidad. Aún no vamos a tocar lo que se conoce como “el inconsciente” o nivel donde los pensamientos no están bajo la voluntad del pensante. ---- No lo vamos hacer porque con Haciendo Nada vas a regar la zona con un ablandador especial que se llama IDEA DE NADA. Así que tranquilo amigo(a) ya estás haciendo algo al respecto.
  ---- ¡AH!  ¿El ESTRÉS, LA DEPRESIÓN? ---- Estos nombres identifican a dos mortales enemigos públicos. ---- El estrés es un nombre genérico para una variedad de síntomas producto del descontrol del acto de pensar, es la antesala a la depresión. Generalmente el paso a la depresión sucede con una crisis notable. Durante la etapa de estrés el carácter o la manera de ser de la persona es de malhumor, su ánimo es sensible a las causas externas. El enojo es la emoción dominante, este es un estado emocional defensivo, de lucha, de esfuerzo para no caer al abismo. Caminar por este desfiladero por mucho tiempo es una exposición peligrosa, aparte de los malos ratos que se está dando y le está dando a los demás.
 Como sociedad estamos sometidos  a una presión impredecible, la incertidumbre no permite generar confianza en los determinismos de quienes gobiernan o disponen del poder material para mover los mecanismos del Sistema. La lucha contra el gigante es desigual, y la esperanza de unir fuerza para lograr cambios positivos destapa la violencia que se lleva acumulada generando más violencia. No solo es el suicidio directo los males del Estrés, existe el suicidio indirecto a través de salidas ilícitas para conseguir dinero, vicios, accidentes y enfermedades físicas de origen psíquico. Estas víctimas no se cuentan.
  ---- Sobrevivir siempre ha sido un reto. Los pensantes dejaron de adaptarse al ambiente, encontraron mejor vida adaptando el ambiente a sus necesidades, y es de esta manera que vamos a poblar otros planetas. Aquellos pensantes que no están al día en su producción de vitalidad o energía para su motivación, voluntad y ánimo. Entran en déficit. Lo que producen no es suficiente para “cubrir los gastos”. Después de hacer como el  maromero para mantener el estatus o la “normalidad en su mundo”, comienza adaptarse. Pero como ésta no es una adaptación  “natural”, su inconformidad y malestar no lo abandona. La insatisfacción o infelicidad parece no tener sentido para el que lo posee todo materialmente y para los que tienen poco lo ven como mala suerte o un signo que los marcó desde que nacieron.
 ---- El estrés es efecto de la presión que el mismo pensante se produce, y que se atribuye a causas externas. (No es que estas causas no se tomen en cuenta, tienen su importancia, pero con ellas el pensante no va a resolver su mal estado) De no tener formas de canalizar la energía la olla de presión estalla. Hay métodos de canalización que no son tan dañinos como otros, pero en general todo el que padece de estrés busca alivio de alguna forma. (vacaciones, distracciones, etc.). Los medicamentos para las emergencias pueden darle oportunidad al pensante para hacer urgentes cambios en su vida. Pero a veces “los compromisos” o “responsabilidades” no le dejan tiempo, por eso carga el frasco de pastillas para todas partes.
---- Caer en la depresión, es como caer en un pozo profundo sin cuerdas ni escalones para salir. No hay una emoción definida, solo angustia desolación y tristeza. Los nombres de estrés y depresión no hacen que la causa sea diferente. Lo patético de la situación es que el pensante se convence que ningún familiar, medicamento ni especialista lo va a curar, no tiene las maneras de hacer una idea positiva creíble.
---- Los pensantes “nunca” se rinden, esto va en contra de muchas opiniones que resultan de oír la triste noticia del suicidio de una persona. ---- Todas las “locuras” que se les ve hacer, es un intento de resolver su problema. Al personaje de la película “Forrest Gump” la solución que tenía a la mano y la “única” que podía hacer en su condición, era correr. Acabamos de perder un gran pensante de la actuación, la “única” solución que podía accionar fue esa.
---- Haciendo Nada puede ser un medio para canalizar la energía generada por la presión, pero solo sucederá en la etapa inicial, ya que en la medida que te hagas del control tú actitud para desenvolverte mejorará, a tal punto que ni el ejercicio es imprescindible. Llegaras a la etapa donde solo lo usaras para ir husmear en los rincones más profundos de tú mundo y extraer los tesoros que te escondes a ti mismo.

---- Que tengas buen provecho amigo(a) pensante. Nos vemos con el Auto-estima y Haciendo. Nada.