Translate

miércoles, 24 de septiembre de 2014

PROBLEMAS


  ---- Saludos querido amigo(a): El pensante que no quiere tener problemas está dejando morir sus sueños. No hay sueño, meta u objetivo donde no haya que superar barreras, obstáculos  e inconvenientes para alcanzar el éxito.
 ---- La mala reputación de los problemas y la aversión que se adquiere de ellos es una injusticia, debido a que se le confunde con otros asuntos que se le parecen y se les llama también problemas. A cualquier disgusto, molestia, malestar, o situación que no sea del agrado del pensante lo califica de problema, y como si fuera poco tratan de resolver estos asuntos como si fueran verdaderos. Por supuesto que fracasan y crean mayor confusión en su mundo.
 ---- Si no se entiende lo que es un problema, no se puede hacer el planteamiento que permitirá al pensante usar su conocimiento y habilidades para resolverlo. Terminando de esta manera con conclusiones acerca de su capacidad que lo conducen a la mediocridad.
---- Vamos a ponernos de acuerdo querido amiga(o). El diccionario dice: Proposición dirigida a averiguar el modo de obtener un resultado. Como puedes ver, la propuesta o lo que se llama problema, está dirigido para averiguar el modo o la manera de superar el obstáculo. Cosas como estas es lo que acostumbramos a llamar problemas: “estoy sin trabajo y eso me tiene mal”, “no consigo las llaves del carro” “estoy enfermo y no puedo cumplir” “fulano se la pasa hablando mal de mí” “estoy muy gordo” “tuve una discusión con la pareja” y bla bla bla. Se describen los hechos y los síntomas como si fueran problemas y de esta manera no se puede efectuar un análisis o reflexión que conduzca a encontrar un modo de resolver, siempre hay algo que se puede hacer al respecto.
 ---- Todas esas amistades que vienen a contarnos sus “problemas” la gran mayoría no tiene idea de cuál es su verdadero problema, y lo peor es que el interlocutor le da soluciones a sus quejas, dolencias y preocupaciones. ---- Mi amigo(a), lo primero es investigar, analizar para identificar el problema y hacer un planteamiento correcto. Te va servir de mucho saber que en todo problema hay una acción, si el planteamiento no te invita a llevar a cabo una acción, no estás planteando el problema como se debe. “Que debo HACER para…” “como HAGO para…” Estoy sin trabajo sí, es un hecho real, entonces mi problema es ¿Qué hago o como hago para encontrar uno? La pregunta que te haces provoca que todos tus recursos cognoscitivos apoyados por la mente procesen con claridad y fluidez. Ten la certeza que vas a encontrar algo que puedes hacer y ya eso te aliviara de la angustia y la pre-ocupación efecto del problema. Si no está en tus capacidades lo que tienes que hacer, por lo menos le llevas al experto el problema exacto de lo que tú quieres. O si se trata de terapias psicológicas, por lo menos ya sabes que lo que estás buscando es identificar el verdadero problema, y no estás con la actitud de que el terapeuta te ayude a quitar los efectos del problema como si estos fueran “PROBLEMAS”.
---- La comprensión de problema por sí solo, ayuda a un cambio de actitud que permitirá al pensante descubrir que es más inteligente de lo que suponía. Puede seguir llamando problema a todo asunto por costumbre, pero al aplicar no se equivoca.
  ---- Este punto nos sacó del mundo propio, pero era necesario. ---- Observa esto; los problemas (hablamos de los verdaderos) son situaciones objetivas, reales; unos más difíciles y delicados que otros, si no se ha identificado el problema, la confusión y el descontrol del pensar causa que el estado de angustia no se pueda evitar. Pero si ya sabes cuál es tú problema se reduce la confusión interna, y mejora el control de la actividad pensativa. Este estado de preocupación que quita el sueño es efecto de tu problema subjetivo.  Y aquí en tú mundo sabemos cuál es la causa o el verdadero problema ya que la única ACCIÓN en el mundo propio es EL ACTO DE PENSAR. ¿Qué haces para controlar el pensar y no generar tantos pensamientos angustiosos? Mi amigo yo te ofrezco el ejercicio de Haciendo Nada. Pero ya sabes cuál es el problema subjetivo y de seguro encontraras algo que hacer y con eso detendrás la confusión interna.
  ---- Observa también, como todo los puntos que hemos hablado se interconectan en el mundo propio. Los pensantes el noventa y nueve por ciento no aciertan a plantearse el verdadero problema, y para salir del atolladero cambian de rumbo bruscamente, cambian de objetivo, de meta y de sueño. Pero para esos cambios tiene que cambiar la manera de pensar, y te digo algo aquí entre nosotros. “Se obligan por la fuerza a creer en las nuevas ideas que se están imponiendo” Estos cambios radicales de creencias, la mayoría vienen después de una gran confusión generado por problemas que nunca se identificó, esa solución es el salvavidas y no lo va a soltar así tan fácil. Muchos cambios en la vida como: de pareja, de trabajo, de religión, de hábitos que conducen a adicciones, etc. están precedidos de una gran confusión en el mundo del pensante. Y EN TODA CONFUSIÓN HAY UN PROBLEMA NO CLARIFICADO.
 ---- ¿Cómo puede un pensante que no quiere saber nada de problemas, que vive evitando problemas tener éxito en lo que se propone? Ya la persona en esta condición, no solo evita ponerse retos donde vislumbre problemas, también deja de tener una valuación o asignación de importancia objetiva de las situaciones. Es decir, pareciera que las cosas más insignificantes se le convierten en un problema. “no pudo dormir porque no sabe de qué color se pintara las uñas mañana”. Y más grave abandona el presente para angustiarse por problemas futuros que no existen.
 ---- En resumen; todos los puntos que hemos tratado hasta ahora recaen en el ACTO DE PENSAR. Y como consecuencia inevitable la calificación que se da a sí mismo el pensante. Este estado de mediocridad promedio que tiene la población del planeta es el precio que estamos pagando por no comprender nuestro propio mundo.
  ---- Ha sido un grato placer charlar contigo, gracias, y nos vemos pensante.