Translate

miércoles, 22 de octubre de 2014

LÍMITES DEL MUNDO PROPIO


   --- El mundo exterior de un pensante es una continuación del mundo propio, sin embargo todo pensador debe separarlos para delimitar el grado de competencia en uno y en otro. En el propio se es autónomo, no hay excusa o justificación que libere al pensante de la responsabilidad que tiene acerca de los efectos de sus pensamientos, en él. Aquí en el mundo propio la corrección de los errores solo pide un requisito muy sencillo, reconocer el error. Este sencillo paso es la piedra de tranca para dejar de ser reincidentes en conductas  donde el precio que se paga es con la calidad de vida o la vida misma. --- En el mundo exterior resultado de la interacción de todos los pensantes, se hace necesario establecer lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. El documento constitucional advierte los límites y se derivan las leyes para corregir los errores. Pero nada se corrige allá afuera si no se corrige adentro, y es por esta pata que cojea la sociedad, ya que eso es un derecho que corresponde a la autonomía que tiene cada pensante en su mundo. Hay que admitir de una buena vez que no podemos cambiar a nadie, si se adquiere esta certeza, entonces se puede encontrar caminos expeditos para las campañas destinadas crear conciencia. --- Decir esto no es una novedad, eso es cierto, ¿pero como es que la mayoría de la gente con la que se relaciona quieren cambiar a los demás? Los padres a los hijos, las esposas a los esposos, y viceversa por supuesto. Esa actitud común no responde a la consciencia clara de que cada pensante es quien puede causar sus propios cambios. En las religiones te piden que seas tú quien abras el corazón a Dios, solo tú puedes hacerlo..
  --- Volvemos a encontrarnos con un conocimiento común, podemos generalizar diciendo que todo el mundo sabe que nadie puede pensar por él, y resulta que quienes se están haciendo multimillonarios con la sangre y sudor de los demás, quienes mantienen guerras, quienes se adueñan del gobierno de toda una nación, son los únicos que están usando este conocimiento. --- Observa, no hay un manipulado sin un manipulador, y quienes han arruinado este planeta se han estado aprovechando de quienes no se deciden a poner en práctica ese conocimiento de que nadie puede pensar por él. ¿Por qué lo permite? Yo no publico mis ideas con la suposición de que puedo entrar a tú mundo a convencerte, pero si con la intención de que observes para ver si yo lo que estoy es alucinando y viendo visiones fantasmagóricas.
 --- El mundo exterior fomenta la dependencia y luego emite recetas para la adicción, solo que ninguna de estas va a reponer ni a parar el derrame de vida que tiene la persona afectada. El descaro de los farsantes o la desfachatez como le hablan al mundo, es la confianza que tienen en que la mayoría de quienes le oyen son pensantes dependientes y ellos los proveedores de ideas. En esta era de moderna comunicación “los créelo todo” parecen pelotas de pimpón, y repiten como loros todas las “verdades” que las “autoridades” dan a conocer. Ellos no ven incoherencias, contradicciones, hechos, nada, y si tú quieres ver un espectáculo de acrobacia mental,  dile algo a uno de estos manipulados que contradiga las verdades o la fuente. Estos rebuscan cualquier argumento para demostrar que los errores no son errores, la politiquería tiene muchos fieles seguidores con los ojos vendados.
 --- Separar los dos mundos ayuda a ser justo con uno mismo, ya que las causas externas responden a la justicia externa, y en el mundo propio el causante responde a su propia justicia. Las esperanzas puestas en causas externas no son igual a las esperanzas puestas en uno mismo, el que otro no cumpla no debe doler más que el no cumplirse uno mismo. Los disgustos van y viene a diario, los roces entre pensantes es propio de quienes son diferentes, pero “igualados” dentro de las reglas de juego. --- ¿Quieres descubrir porque tienes tanto disgusto con una persona? Averigua que tanto esperas de él para sentirte a gusto. Te conviertes en tú propio proveedor y te liberas de la dependencia.
 Gracias, por el tiempo.  --- Nos vemos pensante.