Translate

miércoles, 1 de octubre de 2014

TRANSGRESIÓN Y LEALTAD

 .
  --- Un placer verte de nuevo: La libertad en el mundo propio está reglamentada igual que en el mundo social. La diferencia, que en tú mundo las condiciones de juego las decides tú. No lo vas a creer, pero en el mundo propio no hay lugar ni estrategia que funcione para escapar de la justicia. No hay juez más implacable que el mismo pensante consigo mismo.
 --- Una transgresión a la libertad permitida en el mundo propio, es todo acto producto de pensamientos que difieren, colinda, chocan, etc. con los pensamientos básicos que sustentan la personalidad en tiempo presente. Eso es cometiendo el delito, y al instante recibes de tú parte el llamado de atención y se debe acudir a rendir cuentas de inmediato. ¿Pero que es una transgresión? ---Olvídate de los acuerdos sociales acerca de lo que es bueno, o de lo que es malo, o de lo que es pecado. Un corrupto o consuetudinario violador de la constitución o reglas sociales no necesariamente está transgrediendo sus principios. Así que no esperes verlo sufrir o darse mala vida por que la “consciencia” lo está martirizando. Cada pensante concibe, crea, formula, etc. los contenidos de las ideas que le indican lo que debe o no debe hacer. Conoce sus deberes y nunca los olvida, así que cuando crees que todo el mundo siente lo que tú con respecto a lo que es una transgresión para ti, te vas a decepcionar mucho.
--- La educación desde el núcleo familiar siempre se ha sabido que es fundamental para que el niño haga una plataforma de ideas apoyado en valores exitosos, probados por los mayores. Pero el ejemplo que estamos dando lo adultos que rodean al niño en el núcleo familiar, no son coherentes, estables. Mucho menos coherencia existe con los comportamientos que observa fuera de ese círculo. Soy de los que piensan que el ejemplo con nuestras conductas, maneras de ser, etc. se copian más fácil que darle sermones repetitivos a los niños. Con que orgullo recordamos aquellos comportamientos de nuestros padres que ahora sabemos y compartimos como actitudes SOCIALES deseables para tener un mundo mejor. Esto no quiere decir que la comunicación verbal no sea una buena herramienta, pero somos de los que la mayoría de las veces decimos una cosa y actuamos de manera diferente. Y esto expone al niño a que busque en otras personas coherencias con las palabras y los hechos. Y no importa que haga o a que se dedique esa persona, de alguna manera la va admirar al compararla con sus padres o familiares.
  --- Los pensantes que ya se han degradado, como la delincuencia; se organiza, crea bandas, o se unen para delinquir, ser más productivos y con mayor capacidad para superar los obstáculos. Esos grupos están uniendo ideas, principios a ese bajo nivel. De tal modo que cada uno de los integrantes conozca sus deberes y sus derechos, los líderes de estos grupos son aquellos que dan un ejemplo de coherencia con la teoría y la práctica. “Si delatas eres hombre muerto” y no duda en jalar el gatillo cuando lo tenga al frente, así sea su amigo del alma hasta hace unos segundos. Los segundones o resto de la manada son aquellos que muestran debilidad con el deber acordado, ni para criminales sirven. El peso de la justicia social los busca para aplastarlos, pero ellos a sí mismos no se quitan el sueño por haber asesinado y robado el día anterior.
 --- Hablamos de lo que sucede en el mundo propio, cada uno de nosotros sabe cuándo se transgrede así mismo. Todos los pensantes incluyendo los antisociales se les encienden la alarma de la consciencia cuando cometen una transgresión en su mundo. Y es por esta vía que se debe trabajar para realizar cambios positivos, y para orientar a otros a que lo hagan. Para saber cuál es el delito cometido hay que preguntárselo al pensante, solo él sabe el hecho donde se transgredió a sí mismo, y que tan grave o importante fue el crimen.
 --- Ahora observa, estas violaciones a nuestros códigos es la causa de mayor devastación en el mundo propio. Afecta directamente el control del acto de pensar, y con ello se viene abajo toda la estabilidad interna. El pensante que no tiene el valor de confrontar los hechos, recurre al uso de la negación de la consciencia para ver blanco lo que es negro. Se niega a sí mismo para envolverse con motivos y justificaciones que le hagan sentir lo correcto de sus acciones, pero para ello tiene que intencionadamente degradar o desacreditar a quienes considera son víctimas de sus actos. Es decir, ahora todo el circulo se entera por boca de él, lo inservible y mala gente que es ella, obviamente usa verdades a medias para exagerar y hacer ver que la víctima se merecía lo que le hizo. El roba en el trabajo, porque los jefes son unos explotadores.
  --- Aquel pensante que quiere elevarse espiritualmente, alcanzar estados superiores de consciencia o disponer de todo su poder. Primero tiene que ser leal a sus principios, siempre y cuando los pueda ir ajustando para reducir los efectos negativos que se causa a sí mismo, a los demás y al ambiente físico que le rodea. El alcance de los efectos de una idea hecha realidad se pierde en el tiempo, nos vamos de este plano físico y le reacción en cadena continua causando estragos.
 --- El Sistema no cambia si no cambiamos nosotros para ser mejor o dar más de lo que hasta ahora aportamos. Así como hay idea de reacciones en sus efectos negativos, también hay ideas de efectos positivos que tienen alcance global y perduran en el tiempo. --- Es por eso que hay que entender y atender la fábrica donde se elaboran las ideas, estas son más poderosas que las bombas nucleares. Sin alguien que piense la idea no se explota unos de estos artefactos.
 --- Ser leal a sí mismo, es la manera de detener en este momento la caída  y evitar aumentar el descontrol del acto de pensar. Esto mantiene la tranquilidad y la calma interna necesaria para llevar a cabo los mejoramientos que todos buscamos lograr.
 --- Es todo por hoy querido amigo(a), nos seguimos viendo si es tu deseo. Gracias por la atención.

Nota: Todo lo tratado es parte del contenido de mi libro “HACIENDO NADA” publicado en Amazón.