Translate

miércoles, 19 de noviembre de 2014

CONÓCETE A TÍ MISMO

 --- Hola amistad;  La vida no es una fiesta permanente, pero tampoco vivirla solo respondiendo a las necesidades materiales, compromisos o responsabilidades de convivencia que consumen los 365 días del año. Más de una persona se da cuenta que se acabó un año y tiene en la agenda una lista de acciones que pensó, deseó y no tuvo tiempo para cumplirlas. Acciones para satisfacerse espiritualmente y “no pudo” encontrar tiempo, “las circunstancias no se lo permitieron”  ¿Y de verdad lo cree? Lleva varios años diciendo lo mismo y no se da cuenta que está programándose para que el próximo año sea idéntico. --- Aquel que se da cuenta que la vida no puede ser una permanente agonía para cubrir la demanda de las necesidades, sin oportunidad de alimentarse espiritualmente, generalmente comete el error de pensar y decidir que el próximo año no va a caer en lo mismo, sin hacer el trabajo previo en su Mundo propio para deshacer esa manera de pensar que le crean esa actitud carente de coraje de voluntad o de intención poderosa para no repetirse como disco rayado.--- Debemos recordar que de nada sirve pensar metas, objetivos o cambios en la personalidad sin cerrar ciclos o las ideas con las que se viene operando. Haz lo que tengas que hacer para encontrar algo de tiempo para visitar tú mundo, para estar en la intimidad con tú esencia espiritual, de esa manera tienes menos barreras para recibir la inspiración de Dios. Con la comunicación fuera de ti aprenderás mucho del mundo físico y del comportamiento de los demás, pero ese conocimiento es solo apoyo teórico si no estás en comunicación con tú esencia. “Conócete a ti mismo” este consejo se viene recomendando desde el principio de los tiempos. He visto que algunos piensan que con verse en un espejo, saber cómo se llama, recordar la historia de su vida o de los que están de acuerdo de que hay vidas pasadas, que con poderlas recordar, ya adquieren un elevado grado de consciencia acerca de sí mismo. La información del pasado es útil en el grado que la uses para deshacer aquellas ideas básicas que te hacen ser menos eficiente en el presente, o trabajar con las maneras de ser que reconoces tienen que ser mejoradas, cambiadas o erradicadas. Así mi querido hermano(a); que si no intimidas contigo no te conocerás, si no experimentas  lo que realmente eres, toda la teoría que has aprendido acerca de la naturaleza espiritual solo sirve para hacer alarde e impresionar a los demás con un conocimiento decorativo.


  --- Gracias, no sabes cuánto te agradezco que quieras producir un poco más de luz para un mundo que se hunde en las tinieblas. Nos vemos pensante.