Translate

lunes, 3 de noviembre de 2014

EL ARTE DE PENSAR

.
 --- Hola mi buen amigo(a). El acto de pensar es para mí, el arte de crear arte, el papel de hacer la vida cada instante que transcurre, es el rol más espectacular de un pensante. Posees una paleta con pensamientos infinitos para hacer la composición que te llevará toda la vida culminar. Una obra que se somete a constante revisión, para mantenerla actualizada. La inspiración de ideas y pensamientos que mueven a la acción es un reto contra el tiempo, el presente no espera y se lleva lo que tengas para el momento: como la desidia, la flojera, el fastidio, las dudas, las excusas o la alegría de entregar el producto que trabajaste con tiempo. Quien está al día es aquel que tiene la despensa llena para el incansable presente y está produciendo pensamientos para mañana. Este maestro hacedor de vida no admite la presión de quienes quieren todo para ya, para cubrir sus propias necesidades y saciar sus intereses.
--- El arte de pensar es el único arte que se desaprende con la práctica cotidiana, el talento limpio puro y libre de los artistas neo nacidos, poco a poco se llena de inhibiciones, limitaciones, influencias cortantes y pensamientos de su paleta que no puede ni oler porque se vuelve alérgico a esos colores de la vida. Los artistas natos que son todos los pensantes, se les ven después de un tiempo de pintar vida, con tocones de pinceles y montones de pinturas secas e inservibles que no le dejan espacio para renovar los colores. Pueden medir la inteligencia comparándola a la velocidad y capacidad de cálculo como si fueras un procesador o inteligencia artificial, pero el arte de pensar no requiere inteligencia, darse satisfacción es el objetivo final del artista, es un producto que se obtiene desde que se produce la primera idea. --- No me veas de esa manera inquisitiva, ya sé cómo todo el mundo, que la auto-satisfacción escasea y se ha creado un mercado negro para todo el que cree que la puede comprar o conseguirla fuera de él. También sé, que maestro pensador se ha hecho exclusividad de unos pocos y que estos pocos están a punto de mandar al plano espiritual sin posibilidad de retorno en este planeta, a todo ser vivo que exista.
--- Eso… pregúntalo a ti mismo. En mi mundo he tenido que hacer de tripas corazones para tener el coraje de deshacer un Emilio apuntalado como una obra maestra concluida que vivía de la renta de sus orgullosos resultados. La síntesis de toda una vida convertidos en un empotramiento con máximas y axiomas intocables, con las cuales debía trascender. Decir con simulada humildad “no soy perfecto”, o “todos cometemos errores”, es la excusa más abierta de negarse a enfrentar nuestras “verdades” y conocimientos calificados de absolutos y convertidos en leyes universales. La humildad como sinónimo de ocuparme solo de uno que otro error o detalle que no me parece bien, sin ocuparme de todas las verdades plasmadas para seguir siendo yo por siempre en el recuerdo de los demás, es una insensatez con la que me flagelé hasta que deshice la apariencia de un Emilio concluido, cuando tenía una eternidad de libertad por delante.
 --- ¡Ah! --  ¿Por qué al acto de pensar se le puede llamar el arte de crear arte? -- Dime un arte donde el artista no use el arte de pensar, los maestros de la Bellas y Feas Artes están más orgullosos de su pensar que de las obras que produce. Y si te parece poco el argumento, dime quien está vivo sin pensar. Por eso insisto que; si a la Actividad Pensativa, se le convierte en lugar común, mencionada en todas las comunicaciones que se les envían a los nuevos pensantes, desde el vientre hasta la universidad, causará el despertar más ambicioso para una humanidad que sueña con la prosperidad y el florecer de valores perdidos entre la cizaña y la mala hierba. El mundo propio es el mundo de las satisfacciones, regalo que el nacer el creador le tiene a todos los pensantes, quienes no pierden tiempo para convertirlo en un insoportable mundo de problemas, para luego vivir suplicándole que intervenga de nuevo, porque él supo crear un caos pero ahora jura que no sabe cómo arreglar su mundo. El libre albedrío permitido en nuestro mundo no es gratuito, pensamiento equivocado que pongas, pensamiento que sufres las consecuencias hasta que logres cambiarlo. Todas las montañas de pensamientos verdades que acumulan los pensantes en su mundo le impiden el retorno al creador, pero hasta descarnados se aferran a ellos por miedo a perder la identidad temporal con la que se desenvolvió en vida terrenal y así permanecerán hasta que despierten, por los siglos de los siglos.

  --- Gracias, ha sido un placer.  --- Nos vemos pensante.