Translate

viernes, 14 de noviembre de 2014

EL TRABAJO CON UNO MISMO SE HACE SOLO

  --- Hola amigo(a): ¿Preparándote para la fiesta? Acondicionar el mundo propio tiene una particularidad. Debes solucionar tú solo todas esas cosas que están haciendo peso negativo, incomodando o estorbando el desenvolvimiento. No puedes buscar todas las personas con las que has tenido conflictos o disgustos para hacerlas entrar en razón, convencerla que estuvo equivocada, o para disculparte si ese fuera el caso. No se debiera tener la necesidad de tener la persona al frente para decirle las cosas que uno lamenta no haberle dicho, bien sean estas, cosas buenas o malas para poder sentirse en paz con uno mismo. Si esta fuera la regla, ¿Cómo conseguir la paz interior si la persona murió, o si está viva y se niega a tener una comunicación constructiva?   Es común que nos ocurra como hijos, que luego de adulto recapacitamos y reconocemos que con algunos de nuestros seres queridos cometimos errores, o que no le expresamos el amor como debiéramos haber hecho. Pero resulta que ya no está en este plano físico, pero tampoco se puede vivir con el remordimiento ya que está condición impide que se esté confortable en el mundo propio. Saber cómo ser nuestros propios enmendadores, reparadores, es la autosuficiencia natural que el creador dejó en tus manos. Él oye tus oraciones, ruegos o pedimentos, pero esas son ideas que si tú no la produces no serás escuchado. Aquellos que se sienten olvidados o desatendido por Dios, no se han dado cuenta que tienen su mundo  apagado, descuidado, creyendo que su destino está escrito o que los astros se ocuparan de programar y determinar su vida. Las necesidades materiales copan el tiempo y se vive en competencia con actitud ofensiva o defensiva  para dominar y no ser dominado o dependiendo del trato de los demás para sentirse satisfecha de la vida.
   --- Hay actitudes ineficientes, inadecuadas o necesitando mejoras, quien reconoce que su rendimiento no es como piensa que debe de ser, y no procede hacer algo al respecto; son personas que ven la culpa siempre en los demás o en las circunstancias. Son personas que viven esperando o exigiendo que los demás cambien, mientras pasa el tiempo y el déficit de consciencia aumenta.  Visto a la inversa se vuelve más inconsciente de sí mismo, menos causa, incapacitándose para producir pensamientos en condiciones de libertad. El acto de pensar no puede ser mayoritariamente rutinario, activado por las circunstancias, los hechos y la inducción de la comunicación que proviene de los demás pensantes.  
  --- Te regalo otras palabras del Maestro LAO TSE.  “SIN SALIR MÁS ALLÁ DE TU PUERTA, PUEDES CONOCER LOS ASUNTOS DEL MUNDO.  SIN ESPIAR A  TRAVÉS DE LAS VENTANAS, PUEDES VER EL CAMINO DEL CIELO.  CUANTO MÁS LEJOS VAS, MENOS CONOCES.  ASÍ PUES, EL SABIO CONOCE SIN VIAJAR, VE SIN MIRAR, Y LOGRA SIN ACTUAR”

    --- Gracias y  buen provecho.  Nos vemos pensantes.