Translate

miércoles, 12 de noviembre de 2014

FIESTA EN EL MUNDO PROPIO


 --- Hola amiga(o); Si nos dejamos llevar por las circunstancias la vida se nos convierte en un solo esfuerzo los trescientos sesenta y cinco días del año sin tiempo para dar un respiro a capricho. La temporada decembrina es por tradición fecha de reencuentro, de reconciliación para revivificar la familiaridad, hermandad, solidaridad y amistad. ---- Antes de hacer esa demostración  de sentimientos con los demás, nuestro mundo debemos acondicionarlo, prepararlo, como cuando vas hacer una fiesta en tú casa y te esmeras en reordenar, de poner todo bonito y acogedor para causar en los invitados una buena impresión y que todos se sientan complacidos. Esta preparación se hace con tiempo anticipado, antes de la fecha, para evitar contratiempos. Cierto es que los estímulos ambientales motivan y el ánimo alegre y entusiasta se contagia, el pero es; que los ánimos generales están más decaídos que el año pasado. Los más voluntariosos hacen el “sacrificio” para no pasar la tradición apagados,  pero no generan la suficiente energía positiva para entusiasmar a los alicaídos, que lo que desean es dormirse y despertarse en Enero.
 --- Si regresas de una merecidas vacaciones, necesitando otras vacaciones para reponerte de las vacaciones, ten por seguro que en tú mundo propio las cosas no están del todo bien, toda la actividad durante las vacaciones fue hecha con un esfuerzo encubierto, con baja producción de energía positiva. En esas vacaciones así, hay actividad, pero motivada la acción por los estímulos ambientales y el contagio de otros. La mayoría de las personas conocen de alguna práctica para drenar energías negativas acumuladas, para tranquilizar y sosegarse como espíritu; aquella práctica que sabes te deja como nuevo, y te sientes con las pilas recargadas, no la dejes para mañana. Vas a tener fiesta en tú mundo y tienes que causarte una buena impresión y sentirte complacido, al punto que expreses a los demás lo bien que la pasaste en tú fiesta privada. El compartir con otros no solo se trata de entregar regalos materiales, estas cosas tienen una importancia menor al hecho de lo que tú transmitas con tu presencia. La luz que irradies es lo que verdaderamente compartes con los demás. Por más que se disimule que se está bien, o se finja alegría, lo que le llega a la otra persona es la emanación del verdadero estado en el que uno se encuentra. --- Si vas a estar de fiesta, prepara con tiempo tú mundo, y como ya te dije en la entrada anterior, si se puede mantener el ambiente de fiesta todo el año cualquier momento es bueno para poner orden interno.  
 --- Admiro un ilustre maestro. Lao Tse, autor de; TAO TE KING, quien dice: “Solo la NADA penetra en donde no hay espacio. Por esto conozco la ventaja del  No- Hacer. Pocas cosas bajo el cielo son tan instructivas como las lecciones del Silencio, o tan beneficiosa como los frutos del No-Hacer”  Mi libro titulado “Haciendo Nada” y muchas de las entradas anteriores explican estos principios con muchas ejemplos para ser usados en la vida cotidiana.
   Gracias por llegar hasta aquí, que tengas buen provecho. Nos vemos pensante