Translate

viernes, 5 de diciembre de 2014

ABSOLUTO... IMPOSIBLE

 --- Hola amigo(a), mis sinceros deseos para que se te cumplan todos tus planes para esta navidad y obtengas el mayor grado de satisfacción posible. En este universo físico la vida está obligada a mantener el balance, el equilibrio y la moderación, tenemos un lado que da a lo positivo y un lado hacia lo negativo. --- observa;  si se deja de causar las condiciones para mantener el equilibrio o el balance, se cae, pero no lo hacemos hacia la dirección positiva de mejoría, de salud, de felicidad, de prosperidad... etc. es en dirección negativa. Pero esta perogrullada es de utilidad, ya que no nos deja otra opción que tener la habilidad de vivir siendo capaz de confrontar con serenidad las condiciones relativas que vivamos en determinados momentos. Por ejemplo; vienen días de festejos, celebraciones, reencuentros y todo tipo de programas para compartir, disfrutar, llenarse de alegría al máximo. Pero mientras este gozar ocurre, extrañamos a una que otra persona que no está presente, en ese momento pensamos que la alegría no es completa, ni lo será porque la ley explica que obtener el absoluto en este universo es imposible. Las navidades en especial traen mucha rememoración, en los reencuentros  no se puede dejar de recordar el pasado, y la línea temporal de nuestras vidas tiene muchas abolladuras y huellas de impacto a las cuales sobrevivimos. Unos más y unos menos no se han podido curar por completo. Los niños bajo la protección y el cuidado de sus padres recorren una buena parte del camino en la inocencia a sentimientos de dolor y pérdidas, estos viven los gratos momentos en una casi natural espontaneidad y elevada pureza. – El hecho es que los adultos somos los anfitriones, los representantes, los responsables, no podemos cerrar los ojos y dejarnos caer por el tobogán del disfrute sin mantener un ojo abierto, a un niño le puede ocurrir un accidente fatal en segundos, por un lamentable descuido. A los adolescentes hay que irles recordando que se tienen así mismos bajo su cuidado, no están exentos de responsabilidad al tomar decisiones.

  --- ¿Habré dicho algo nuevo? – No, tú sabes esto y mucho más, pero no te comportes como yo de niño con mi papá cuando me repetía un consejo; me enfurecía pero procurando que no se me notara, en mis tiempos nos hacían crecer las orejas a jalones y morados en el trasero,  con una demostración de disgusto era una falta de respeto y la ración era doble. --- Un gran saludo amiga(o), voto por tú salud y prosperidad. – Nos vemos pensante.