Translate

martes, 23 de diciembre de 2014

SI DIOS SABE LO QUE HACE, DE QUE SIRVE PEDIR DESEOS

    “ADVERTENCIA ESTE ARTÍCULO NO ES APTO PARA ESPÍRITUS MENORES DE EDAD”.     Si Dios sabe lo que hace, de que sirve pedirle deseos. Me encontré al igual que ustedes, personas de buenos sentimientos, de un corazón humanitario gigante, pidiendo deseos de salud, paz, prosperidad para toda la humanidad. Haciendo énfasis en deseos para aquellos conocidos que por alguna razón su vida parece no ser saludable. La primera cognición que recibí fue, que con mis deseos se endosaba sutilmente como premio, una satisfacción; Clara como el agua de manantial. Son mis deseos, por lo tanto que “bueno soy a la vista de Dios, y de los demás. El desprendimiento, el desinterés, y la confianza necesitaban otra revisión más profunda. Aquí fue donde CREÍ ver la sonrisa de Dios y oír lo que me decía: “Confía en mí, sé muy bien lo que hago” me di cuenta que con mis insistentes buenos deseos, en muchos casos cuestionaba el amor que entrega a “todos sus hijos” y de paso buscaba que me diera mi premio. ¿Por qué lo cuestionaba? No quería ver el sufrimiento en mis seres queridos, y es como si le dijera “Quiero que le des buena salud, no debería estar enfermo”.  Entendí, que a ninguno de sus hijos le faltaba nada de parte de él, para ser saludables, felices y prósperos; lo que les está pasando negativamente en este planeta e individualmente ha sido por obra de ustedes mismos, les hice libres y los doté con el poder para darse la vida que deseen. Si algo había que hacer de mi parte, es que en lugar de estar pidiendo deseos y lanzárlos al aire, más efectivo era, darle la mano ya, a quién esté más cerca necesitando ayuda, si estás solo, hazle cariño a tus plantas, juega con tú mascota, alegra la vida donde haya vida incluyendo la tuya. ¡OH DIOS!  AHORA MEJORÉ LA CONFIANZA. TE PEDIRÉ MENOS DESEOS Y ACTUARE MÁS. Nos vemos pensante.