Translate

domingo, 14 de diciembre de 2014

SIGUE A EL VIENTO

    El dueño de esta vida, ha trabajado arduamente para conocer todo de sí mismo, pero no con el propósito de montarse en un pedestal o enmarcarse en un portarretrato para conservar el nombre y el apellido conocido para la posteridad. Todos los pensamientos que ha concluido y decidido para materializar la manera de ser en el pasado, ha dejado que el viento se los lleve. Se construye y se actualiza en el presente para el momento que vive, a la hora de acostarse a dormir, estos nuevos pensamientos los pone en el ropero mental y deja para la mañana siguiente considerar como se viste para este nuevo día. Ahora se conoce solo en el momento que vive, mañana no sabe quién es ni quien será, pero disfruta la inspiración para crear la manera de ser, novedad que le nace de su sentir más profundo. No tiene temor de desnudarse y deshacerse de lo que consideró lo mejor de sí, ni de los patrones para operar que funcionaron para lograr los objetivos que quería. Tiene la certeza, que ninguna nueva idea para incorporar a la personalidad desmejorará la calidad humana que hasta ahora considera tener, y es la expectativa por la novedad que creará para su personaje en el nuevo día, con la que alimenta su espíritu. El protagonista principal de la historia de vida que la escribe mientras la vive, solo sabe que llegará a un capítulo final y lo único conocido de toda la historia es la posdata que ya ha preparado para su obra. “Aquí yace quien se conoció a sí mismo en el momento que vivía, si quieres saber su historia… sigue a el viento”  -- Autor: Emilio Fernández.