Translate

miércoles, 17 de diciembre de 2014

UN TSUNAMI DE LOCURA

  Hola amigo(a): Los niños duermen, la familia descansa; en silencio me levanto para procesar la tristeza que me embarga por las últimas  manifestaciones de crueldad en el mundo y los desafueros de gobernantes incompetentes que no descansan en su diabólica misión de llevar miseria y sufrimiento a los pueblos. En la familia como en la sociedad los adultos y los más fuertes deben colocarse a la vanguardia para recibir y amortiguar los impacto del ensañamiento de almas con pensamientos pervertidos que usan banderas ideológicas, religiosas para justificar sus crímenes y venganzas. Todo aquel que cometa una acción destructiva, dañina o criminal contra otro ser humano alegando defender o cumplir con la voluntad de Dios, es un ser que padece de demencia. La discriminación e intolerancia agresiva no puede ampararse en una verdad tan absoluta, como debe ser la idea de Dios. Repudio los actos criminales en general, pero se me parte el alma cuando son niños indefensos que caen victimas de ejércitos armados hasta los dientes y entrenados para matar. Mi deseo principal de año nuevo es:   Que todas las personas de buena voluntad y de corazones impregnados de amor, para el próximo año se hagan triplemente más resistentes y capaces de confrontar las olas de demencia de un tsunami de locura que se desató en el mundo. --- Nos vemos pensantes.