Translate

lunes, 12 de enero de 2015

¿QUE TANTO RESISTE LA CORDURA?

Hola mi querido amigo(a). Un mínimo porcentaje de las personas puede con los datos o con la comprensión de la teoría transformar o mejorar sus actitudes, o su estado anímico, drenar la enorme presión social y familiar, recuperarse de enfermedades físicas, de pérdidas fuertes antes de que la vida le haga acumular más carga de la que ya tiene, aumentando las probabilidades de quedar enterrado en los escombros. La gran mayoría de las personas entiende los mensajes, desean e intentan hacer realidad los consejos para mejorar su vida, pero su condición no se lo permite. Actitudes como confianza, valor, serenidad, control mental, emocional o de comportamientos asumiendo las actitudes correctas, para tener fe, confianza, serenidad, paciencia, pensar positivo, etc… no les es posible. ¿Quién no desea mejorar? ¿Quién quiere estar enfermo o no poder activar las capacidades que se le dice y así lo cree, que tiene? No se puede dar como un hecho de que todo lo que hay que hacer es darles a las personas un buen mensaje lleno de obvias verdades. Recuperar consciencia o despertar de la noche a la mañana virtudes que llevan toda una vida perdiéndose lentamente, no es algo fácil por no decir imposible. --- “Aquel que no mejora cada día… empeora”, en este universo ni la vida se escapa al hecho de que nada permanece estático. La costumbre humana es a ser siempre el mismo, y el mismo significa que tiene que solidificarse y no aceptar cambios, y para lograr no cambiar, sus pensamientos se transforman en verdades que lo hacen esclavo, perdiendo el control de su propia creación. Pueblos enteros (como es el caso de Venezuela, mi patria) se les puede ver con comportamientos descontrolados, violentos, reactivos, con una reducida capacidad analítica que da tristeza. La presión (estrés) les impide pensar, ahora no hay manera de ponerse de acuerdo para salir de los problemas sin violencias o con las calles llenas de cadáveres. Aquellos líderes o auspiciadores del caos y más confusión de la que ya existe, o son unos ineptos, o criminales encubriendo sus verdaderas intenciones. ¿Qué tanto resiste la cordura¿ -- No esperes a que se quiebre, los que pueden retornar de la locura ya ni siquiera pueden ser los mismos. --- Nos vemos con más pensante.