Translate

viernes, 13 de febrero de 2015

LA NADA Y LA CALIDAD DE VIDA

    ― Hola amistad. Tenemos una idea de La Nada, pero tú quieres saber para que te sirve, que beneficios vas a obtener en tu salud física, mental y espiritual. Sabemos que LA NADA es una condición sin PERSISTENCIA, tan pronto se piensa se desvanece. (Para que algo tenga tiempo, tiene que persistir). Ahora fíjate en esto; La pared que tienes al frente,  todo lo que te rodea está ahí persistiendo, en esos cuerpos hay movimiento que no se ven a simple vista, por lo tanto ocurre la experiencia del transcurrir del tiempo.

   La pared y todo lo que te rodea, dicen los científicos que es el 0, 01 % de la totalidad, (y de paso se duda). El 99,99 % restante es vacío. Está Nada está ahí permitiendo toda la magnitud del vasto universo, y solo PERSISTE en el momento de la creación. (Según, en la física cuántica, se observa que; las partículas que aparecen, lo hacen con su anti- partícula, por lo tanto no persiste) Sin embargo, de esta Nada sin persistencia, surge la realidad que persiste y que experimentamos. Se deduce que la temporalidad de la existencia, la causa el observador; para nosotros el pensante.

    Oye esto. Los pensamientos como toda energía, responde a las leyes de la física, lo conocido acerca de ellas y de lo que hasta hoy no se conoce. El pensante produce su propia energía, una energía que produce de LA NADA. Es un error confundir la energía que necesita el cuerpo (alimentos, otros), con la energía que produce un pensante. Ambas son necesarias para la unidad de vida que somos, pero la energía que tú produces no solo te energizara a ti; tú cuerpo y quienes te rodean reciben la clase de energía que produzcas.

   El pensante mediante los pensamientos se da buena y mala salud, hace su personalidad con virtudes para lo bueno o lo malo, para la vida o la muerte. He ahí la importancia del ACTO DE PENSAR, (la bendición de la causa primaria, Dios). No estoy de acuerdo con extremar la respuesta de que la energía solo la puedes recibir del cosmos, o de cualquier otra fuente externa. Cierto que se recibe, de hecho, la vida es comunicación, y la comunicación se basa en el fundamento de ser causa y ser efecto. Pero para ser efecto hay que ser efecto estando en causa, es decir, se es efecto porque se puede. Aquellos que no confrontan ser efecto, o están indispuestos para ser efecto, se les puede decir VÍCTIMAS.

   Los pensamientos que produce el pensante pueden causar dos cosas: a) Que lo que piense (energía) fluya partiendo de él, y b) que lo que piensa (energía) fluya hacia él. En ambos casos las leyes físicas intervienen: Por ejemplo, la ley de acción y reacción, cuanto más energía apliques para deshacerte de algo, en esa misma proporción se te pega. O cuando más deseas tener algo, menos viene a ti. La energía una vez producida puede adquirir distintos grados de solides, o distintos comportamientos. Ahí tienes la gran variedad de emociones, cada una es un comportamiento distinto de la energía que estas produciendo con EL PENSAR. Observa la rigidez de una persona iracunda; observa la soltura en entusiasmo. En miedo tiembla mientras parece derretirse, explosiones en enojo, etc.

   Las mejores actitudes provienen de energías de un rango superior; llámalas entusiasmo, seguridad, confianza, etc. El poder creativo, ideas novedosas, el ingenio para resolver problemas, es activar nuevas energías DE LA NADA. Algún día la ciencia observará esta energía novedosa en y te dirá que su comportamiento tiene una longitud de onda y una frecuencia que caracteriza al arte estético (esencia y percepción de la belleza) y al arte cinético (leyes del movimiento).

   En conclusión amigo mío; la calidad de vida nos las podemos dar nosotros mismos, toda información que te induzca a la dependencia, es contraria a la voluntad de Dios.


  Ha sido un grato placer por hoy.  Nos vemos pensante, este sábado especial, HABLO DE AMOR.