Translate

miércoles, 4 de marzo de 2015

LA ATENCIÓN Y LA CORDURA


       Hola amiga(o). Observando cómo está una persona con la atención, se puede saber el control que tiene del acto de pensar. Una atención dispersa, difícil de mantener donde se quiere o de quitar, es indicio de debilidad en la voluntad para llevar a cabo la acción que más conviene.
     El pensante fluye la atención, y ahí donde la ha enfocado va a generar actividad pensativa. Ese algo donde está enfocado recibirá tantos pensamientos que se hará de una realidad tan sólida y contundente, que más que saber será una certeza para el pensante. Por este motivo producir una atención involuntaria o inadvertida, es peligroso; como es el caso de hacerlo con cosas que no se desean, o no poder concentrarse de manera positiva.
    En esas cosas que no se pueden dejar de pensar por más esfuerzo que haga, tenga por seguro que las magnificará y sentirá con más fuerza los efectos que no desea sentir. Observe que hace con la atención alguien en una crisis nerviosa, o personas que han perdido casi por completo el control del acto de pensar; “locos”. Generalmente la tienen fija en algo que es su única realidad, o tan dispersa que el mundo a su alrededor es irreal, son incoherentes e impredecibles.
     Voluntad es una actitud y toda actitud resultado de pensamientos o “manera de pensar”. Nuestros hijos se disgustan cuando le recordamos que no deben descuidar su voluntad, al permanecer con la atención fija horas y horas en las redes. Poco a poco dejan de decidir el orden de importancia de las cosas que deben hacer y son absorbidos a la indolencia para generar pensamientos propios. Adultos hay muchos, que no solo se atrapan en las redes, también están conectados a cosas que reconocen no les hace ningún bien.
     Es natural el disfrute de ser efecto a voluntad, fijando la atención para contemplar y sentir las obras que otros han creado o están comunicando; los afectos, leer, ver cine, TV, teatro etc. El detalle importante es “voluntad” se supone que el pensante está al mando de sus prioridades, metas u objetivos.
    Cuando quieras conocer a alguien observa a que cosas la da más atención, sigue el flujo hasta llegar al pensante y puedes predecir con bastante acierto que contenido le estás dando a los pensamientos, y cuál puede ser su comportamiento. U observa su comportamiento, oye lo que comunica y puedes predecir con acierto en que tiene la atención puesta.
    Hay ciegos que lo son,  porque no quieren ver la realidad;  lo cual no significa que su atención no esté fija en eso. Este recurso de negación evasivo es un esfuerzo para desaparecer la realidad objetiva, las consecuencias es; que los hechos pasan y la persona vive el resto de su vida con la atención fija viviendo un recuerdo como si aún estuviera ocurriendo.
   Ejercitando el control del acto de pensar como les explicaré más adelante, se fortalece la atención. Actitudes como la voluntad y la intención son imprescindibles para el logro de objetivos, metas o sueños, pero sobre todo para proveerse un mundo propio donde no nos falte nada, que más bien sobre para compartir, y no tener que mendigar un poco de esto o lo otro.

   Ha sido un placer. Nos vemos pensante.