Translate

viernes, 13 de marzo de 2015

MOTIVACIÓN PARA EMPRENDER

      Hola amiga(o). Si todo va muy bien con la Iniciativa y sobra voluntad para mantener la acción emprendida. Este feliz pensante está logrando algo que es la causa de encender y  mantener encendido el ánimo… Motivación.

     La motivación es un pensamiento fundamental que nace de lo más íntimo del alma. Contiene el significado de un sueño, un objetivo, o una meta para ser alcanzada.

     La motivación debe estar presente desde antes de iniciar la acción, la experiencia de este entusiasmo es un sentir previo que pone a volar la imaginación. El pensante se ve a sí mismo recogiendo los frutos de su siembra. Esta etapa es común en todos los pensantes, solo que hay unos que lo que les queda es fantasear con la imaginación, para darse algo de satisfacción.

   El estado en que se encuentre el pensante con relación al control de la actividad pensativa, determinará en qué condiciones se encuentra con la motivación. El pensar por INICIATIVA PROPIA, pone en causa al pensante para generar su propia energía motivadora o de animosidad.

    En la medida que el pensante pierde control del acto de pensar, por ende pierde efectividad para crear y materializar los pensamientos que quiere, y esto se traduce en desconfianza e inseguridad en sí mismo; por supuesto de su poder. Se incapacita para abastecerse de la motivación que le hace falta, aumenta la dependencia de motivación externa y está demasiado expuesto a las circunstancias, o a los cambios en el clima social.

    Una gran parte del déficit para auto-motivarse, son malos hábitos y descuido para comprender como ha estado haciendo para pensar en todo este tiempo de vida que lleva pensando… un descuido que a veces hace pagar un precio muy doloroso. Por otra parte, tenemos este modelo de sistema que trabaja arduamente para crear públicos dependientes. Hombres y mujeres consumidores, necesitados que se les diga que es los que les conviene o deben querer; gente que necesiten que se les alimente de sueños, esperanzas, y se le ofrezcan los estereotipos de identidades a asumir, de ideas de lo que es belleza, fealdad, bueno o malo.

    A casi nadie le gusta que le digan que es lo que le conviene, pero no hace falta decirles nada, solo basta poner una buena carnada al anzuelo y el pez solito se ensarta. Está demostrado que los publicistas conocen más al público que ellos mismos, pueden hacer paquetes por el grado de dificultad o resistencia a no dejarse manipular. El gran temor de los “poderosos del mundo” es que los pensantes se liberen de sí mismo.

   Me salí del tema, pero hay una realidad nacional; da dolor el estado mental y espiritual que el venezolano está permitiendo que se le conduzca.

    El que está en mala condición para auto-motivarse, le cuesta ser positivo porque no cree en sus pensamientos, sus ideas no son tan buenas como las ideas de los demás. Como dependiente, viene el señor de saco y corbata, o el mentiroso astrólogo de la TV, y le dice “tú vas a estar bien”, y le besa la mano, pero la montaña de pensamientos diciéndose el mismo “estoy bien”, no se los cree. Y si a este estado le agregamos las malas condiciones sociales, los emprendedores tienen que ser super-dotados.

    Estamos unidos en sociedad para compartir, dentro de las reglas del juego es natural el intercambio de ideas, obras o creaciones de todo tipo. Esa es la nota maravillosa  de ser efecto de la comunicación de otro pensante, pero siempre y cuando con este intercambio no nos hagamos prisioneros de nuestros propios pensamientos.

    Espero que ahora se pueda visualizar porque escasean tanto los emprendedores y cuesta tanto ser uno de esos valerosos que parecen no tenerle miedo al futuro. El requisito previo… auto-motivación  cien por ciento.

     Ha sido un placer colega pensante…  nos vemos.