Translate

miércoles, 8 de abril de 2015

NADA DE ALGO

Hola amiga(o). Con el acto de pensar en su justa importancia y la comprensión de la idea de Nada tienes las herramientas para ahora ejercitar control de la actividad pensativa.  Es el mismo ejercicio que haces a diario, “piensas, piensas y piensas” Solo que ahora llevas clara una intención de cómo vas a pensar.
       Voy a darte algunos ejemplos de cómo llegar a la idea de Nada para experimentar en micro-segundos esa condición o estado de neutralidad. Te digo micro-segundos porque es una condición casi sin persistencia, tan pronto la creas y algo aparece, así que hay que recrearla una y otra vez.
     Haz lo siguiente: primero piensas en lo que puede ser un estado de Nada de algo en la realidad objetiva. Ejemplo; “no tener dinero” este es el hecho, estás limpio y lo necesitas.  Esto mi querido amigo es un hecho,  “NO es una condición o estado en ti”, hasta que no te des una consideración o pensamiento al respecto, es solo un hecho. Ahora observa cómo te sientes si este hecho te estuviera pasando en verdad.  Este sentir imaginado, si es una condición. Ésta es tu verdadera realidad o tu verdad.
       Como puedes ver, ahí tienes un estado de Nada de “algo”  (dinero) que te afecta negativamente. ¿Y sabes porque te afecta? Porque no deseas esta condición de NADA. En cambio, sí hay muchos “algos” de las cuales deseas o quieres  experimentar  una CONDICIÓN  DE NADA DE ESE ALGO. Ejemplo;  una tristeza, una pérdida o una enfermedad.
      Tu realidad  subjetiva es única y exclusiva. Puede ser similar a la de otro, pero nunca se puede tener la misma idea, la tuya es tuya y la mía es mía.  Estamos obligados a crear nuestras ideas, por esa razón no debemos contar con las ideas de los demás para cambiar nuestras condiciones o realidades subjetivas. El conocimiento o la información es otra cosa, así como ponerse de acuerdo.
      — Bien querida amiga(o). Puedes imaginar o vivir realmente estados de Nada con respecto a algo y darles una connotación negativa o positiva. Ejemplo negativo;  nada de dinero. Positivo, nada de pérdida.
      Pero observa con atención, los hechos objetivos son hechos y es el pensante,  el que les da la relativa importancia positiva o negativa, estas connotaciones (ideas al respecto) materializan los estados que vivimos o experimentamos. Por ejemplo: Alguien te hace agarrar una gran arrechera (enfurecimiento), ya tienes una condición que es resultado de tus pensamientos, pero con seguridad dices como lo hace casi todo el mundo; que esa persona te causó el disgusto.  El camino equivocado para deshacer la condición negativa, tratar de quitarse ese estado insistiendo que la condición la causó el vecino.
      Estos estados negativos “motivados” por los hechos o por alguien, los puedes reducir a la condición de Nada que lo precedió.  En el ejemplo del fuerte enfurecimiento “motivado” por el vecino, puedes ver qué tu estado previo a ese hecho “era Nada de disgusto” minutos o segundos antes creabas una condición de tranquilidad. Así que úsalo como punto de referencia al reducir, para llegar a esa condición.
       Hay pensantes con buen nivel de control que tienen la condición de disgusto, y la desparecen tan rápido que pareciera que no hicieron reducción y se ven yendo hacia adelante, hacia el estado de tranquilidad. Es decir; observan el estado negativo en que están y proponen como quieren sentirse y ocurre al instante. Hubo un cambio y no se vio  como deshacía los pensamientos que le hacían sentir el disgusto para decretar los nuevos pensamientos. Pero como te vengo diciendo,  ojo a esto; “si no quitas la condición negativa cuando lo decides, no te esfuerces en imponer una positiva”  El proceso tiene que ser gradual.
      Estos ejemplos son para que veas que si creamos una condición de Nada. Una advertencia; si te pones a reducir a Nada una condición crónica que padeces, o el hecho que acaba de ocurrir estimula todo un pasado de hechos similares, dudo mucho que puedas lograr ganancias estables, es  preferible no darse fracasos de poder.
       Para enfrentar condiciones crónicas o hechos,  que el pensante sabe que no han ocurrido cuando ya se siente mal. Primero hay que hacer consciencia del acto de pensar, del concepto de Nada, ejercitarse en el control del acto de pensar y quebrar un poco la reactividad automática y la costumbre de hacer caso omiso al acto de pensar y a la condición de Nada.  Factores fundamentales usados en el proceso de construir la personalidad (quienes somos y como somos con pensamientos). 
     Si hasta aquí has entendido estas condiciones de Nada con respecto a algo o a los hechos. Prepárate amigo, estamos a mitad de camino para llegar a la CONDICIÓN DE NADA necesaria para el ejercicio de HACIENDO NADA.  De esto hablaremos el viernes, pero  te garantizo que estos estados de  Nada de algo lo puedes usar a diario para BARRER LA BASURA DEL DÍA y puedas tener un sueño placentero.

   Les quiero mucho.   Nos vemos pensante.