Translate

lunes, 13 de abril de 2015

SI LA NADA ES NADA… ¿DE QUE ME SIRVE?

     Hola mi querido amigo(a).  En la entrada anterior te dije que de LA NADA… HAY NADA QUE DECIR.  Lo sigo afirmando, y reafirmando que esta Nada es la condición que sirve de plataforma para la materialización de todos los fenómenos psíquicos. En otras palabras toda la realidad subjetiva concebida por el pensante se sustenta en esta condición de Nada. (La palabra psiquis en su origen se refiere al espíritu) Toda la realidad subjetiva son efectos psíquicos, no solo se refiere a los efectos negativos o los del renombrado “inconsciente”, es todo el “Yo” creado para jugar este interesante juego.

      EL ESPÍRITU PIENSA. Esta afirmación causa que muchos pensantes me cierren las puertas en la cara. Ellos ha vistos muchos cerebros y masas encefálicas en imágenes, pero ver a un espíritu pensando, ¡wow! , las cosas se ponen difíciles. Y como la gente no se puede ver el espíritu en el espejo, he optado por llamarme pensante, y como sé que todos pueden comprobar que piensan, me atrevo a llamarte pensante o pensador.

     Hacer estos comentarios parecen fuera de lugar, pero si no se reafirma, o no nos hacemos conscientes que todo este SENTIR QUE SOMOS Y LO QUE EXPERIMENTAMOS A CADA INSTANTE  es causado por el pensante, (el espíritu, el psíquico) el estar en posición de CAUSA se vuelve dudoso cuando perdemos el control del acto de pensar y como consecuencia perdemos el control de los pensamientos y con ellos de las emociones, de comportamientos y enfermedades psico-físicas. 

      Es muy importante reconocerse en posición de CAUSA el cien por ciento en el mundo propio. Aun teniendo en contra una montaña de inconformidad con uno mismo, este reconocimiento es el principio para enderezar todo el entuerto con el que nos estamos dando mala o mediocre vida.

     Para un pensante que aun duda de que es la CAUSA DE TODO SU SENTIR,  no podrá concebir la idea de Nada y experimentar esta condición de Nada. Se necesita dejar el traje de “YO”  un rato en el ropero, para disfrutar la gloria de ser quien verdaderamente se es.

       Si estás de acuerdo en asumir el papel de Causa  en tu mundo, significa que vuelves a decidir ser EL CAMINO a TU VERDAD, y dejas los callejones sin salida. Viajando por ese camino hallaras las verdades, (respuestas, soluciones) para todo aquello que te entorpece y podrás darte la satisfacción que desees.

     Una acotación acerca de la palabra satisfacción; se piensa esa idea, y enseguida el pensante se coloca en posición de efecto de las cosas, de la gente y de los hechos. El hábito de esperar que la satisfacción sea motivada por una causa externa, o atribuida a algo externo, es común. De esto hemos hablado, pero quizás se necesite ampliar en detalles para reflexionar este asunto y  liberarnos de esta DOLOROSA Y FRUSTRANTE ESPERA.

     Las verdades son relativas hasta que se tropiezan con la Nada, aquí se les acaba toda la verdad que afirman, o la importancia que tienen y aparece la verdad que apaga la ilusión o efecto psíquico. ESTA ES LA CONDICIÓN DE NADA.  En este estado el pensante deja de contradecirse, de negar su esencia para poder ser, hacer y tener.  Abandona el conocimiento, a sus verdades materializadas y se reconforta, se oxigena y revitaliza como pensante operativo.

     Como te he dicho, somos amantes de los cambios en gradiente, en parte herencia del proceso de adaptación del cuerpo físico con el que convivimos, y la sociedad orquestada para que te adaptes y de esta manera mantenerte fijo e inofensivo, como la diana en el campo de tiro.

       Los cambios intempestivos, hasta aquellos que se consideran positivos dejan una sombra de misterio, se pierde mucho tiempo tratando de entender cómo fue posible el fenómeno y se presta para concluir suposiciones sin ningún fundamento.

      Cada quien tiene su propia capacidad para tolerar cambios, hay quienes piensan una decisión y para entrar en acción se toman el tiempo que consideran oportuno, a unos les parece mucho y a otros poco, pero no puede ser forzado si se quiere que la persona haga correcciones.  

      La condición de Nada no te va a causar los cambios que tú quieres. Lo que vas a lograr es estar en la condición óptima para crear las condiciones que deseas sentir; vas estar en condición de enfrentar tu mente con todos los pensamientos que creaste y que se han revertido contra ti; vas estar en la mejor posición de detener los pensamientos que enferman tu cuerpo o lo predisponen a ser enfermizo.

       Y sobre todo… Oye esto…  VAS A ESTAR EN LA EXCELENTE CONDICIÓN DE DAR RIENDA SUELTA  A TÚ CREATIVIDAD. Si ya te has etiquetado como “sin ningún talento” te vas a sorprender gratamente. (De este punto tendremos interesante conversaciones más adelante)

        La calidad de vida espiritual sí que va a cambiar, el experimentar poder sobre lo que has creado y los pensamientos que puedas crear en el futuro, todas las actitudes fundamentales de una personalidad positiva  tienden a soltarse y a subir en la escala.  Un pensante que respira amor, exhala el rencor, la envidia, el egoísmo, la amargura, la inconformidad, etc.

        Quizás me haya podido explicar un poco mejor, y  captes la idea de Nada, con solamente entenderla a nivel teórico es suficiente para hacer el ejercicio HACIENDO NADA para rehabilitar su uso consciente y ponerse al mando de la actividad pensativa. Claro que no dejaremos de hablar de la Nada, pero cada pensante debe encontrar sus propios argumentos para hacerla visible cada vez que necesite hacer uso de ella.

       Si nuestra vida, la vida de quienes nos rodean, con prioridad a quienes amamos, y la sociedad, marchara viento en popa como decían los viejos  marinos cuando todo iba bien, te aseguro que olvidarse de LA NADA es divertido, de hecho su olvido fue intencional, de que otra manera podemos Ser para Hacer que un efecto de algo imaginado se sienta y persista en el tiempo para disfrutarlo y compartirlo.

       ¡Ah! pero sucede que ya no estamos tan satisfechos con uno mismo, quizás un poco resignado y conforme justificándonos por no ser todo como soñamos que podríamos ser.  Y por otra parte sucede que ahora estamos en emergencia como grupo, como sociedad. Cualquier momento un loco de estos que “democráticamente” elegimos para que nos represente, que está a nuestro servicio pero se cree el todo poderoso, le prenda fuego a la casa y se desate un incendio mundial. Nos estamos asfixiando y necesitamos recordar como hicimos para enredarnos el cordón umbilical en el cuello.

       No me simpatiza una sociedad donde yo esté tan bien, pero tan bien que pueda caminar entre cadáveres sin perturbarme.

    “Cuando podemos amarnos de verdad, es imposible no amar a los demás”  Te regalo este sentido pensamiento.

        Por hoy un grato placer y buen provecho.    Nos vemos pensante.