Translate

miércoles, 13 de mayo de 2015

EL DESPERTAR DE UN ESPÍRITU

     ACTIVIDAD PENSATIVA

        Hola amiga(o). Es normal y saludable incrementar la consciencia cambiando las consideraciones, las ideas, adquiriendo nuevos puntos de vistas, la personalidad debe mantenerse actualizada y los métodos de procedimiento para desenvolverse en el mundo que nos rodea deben ser mejorados permanentemente, por lo tanto hay que adquirir más y mejores conocimientos para alcanzar las metas y sueños.

      Pero espiritualmente incrementar consciencia es a la inversa, el pensante debe ser capaz de desprenderse de la consciencia o conocimiento que usó para configurar la personalidad y la consciencia producto de los pensamientos concluidos con los que crea la personalidad y los patrones de comportamientos.

    El despertar espiritual está en la capacidad  de experimentar el estado natural de ser y para ello debe ser capaz de desprenderse de toda realidad subjetiva, concebida para ser, hacer y tener en el mundo físico. Es decir, experimentar el estado de “no ser” “no hacer” y “no tener”

    El apego y dependencia del mundo físico es una fuerza del pensante que se resiste a llegar a esa experiencia liberadora. Su temor a la muerte se fundamenta en que tanto se considera es el cuerpo físico. El impulso a sobrevivir del cuerpo no se rinde o se doblega ante nada, solo la muerte lo detiene y a esta muerte es a la que el pensante le teme.

    Toda la consciencia adquirida mediante el ACTO DE PENSAR es la teoría de la personificación del espíritu en la tierra. La personalidad configurada es un YO cuyo impulso es a sobrevivir, sus metas es alcanzar la cima y persistir, es tal ésta necesidad de  persistir en el tiempo que el pensante quiere perpetuarse a través de las personas que le rodean y de las cosas. Es decir transmitir su personalidad como herencia y dejar obras materiales para que lo recuerden por siempre. (Y después que el cuerpo muere se queda como espíritu aferrado a las cosas, atolondrado, viviendo una vida que ya no vive, da lástima en verdad)

    El espíritu convertido en un cuerpo físico y convertido en el resultado de sus pensamientos cuyos impulsos son a persistir, se encuentra con dificultad para desvestirse. Aquí encaja un símil con un dicho popular “nacimos sin nada, y así nos vamos” Podemos decir;  Dios nos creó sin nada.

    Yo lo digo así: NACIMOS EN UN ESTADO DE NADA y ASÍ REGRESAMOS.

    Haciendo Nada te va a permitir la experiencia del desprendimiento, la experiencia de no ser, no hacer y no tener. Te ayudará a emerger de la envoltura subjetiva y física, y como consecuencia a despertar, hacerse consciente.

    Todo pensante que haga estas prácticas encaja en su gradiente, no va a forzar situaciones que no pueda controlar. No importa lo poco que pueda crear el Estado de Nada, cada vez que lo haga está regando con disolvente toda la materialización que lo envuelve como espíritu.

    Despierte ahora amigo, el tiempo no despierta a nadie, la evolución no se aplica a los espíritus, esta teoría es un engaño para que el pensante crea que tiene que esperar que pase el tiempo para evolucionar y los espíritus que se dicen ser más viejos están por encima de él.

    Ha sido un placer compartir, buen provecho.   Nos vemos pensante.