Translate

miércoles, 27 de mayo de 2015

EL PASADO NO RESUELTO ESTÁ EN EL PRESENTE

      ¿QUE PASA CON LA MEMORIA?

        Hola amiga(o).  Si puedes acordarte de cualquier cosa, no tienes dificultad para recorrer la línea de tiempo en dirección al pasado. Cada vez que se recuerda algo, se hace de los registros en la mente de un tiempo pasado. ¿De Perogrullo verdad?
       Es decir, todos con frecuencia y naturalidad observamos el pasado, pero esto no es suficiente para recordar todo lo que se debiera recordar, la memoria no está completa.
      Conoces esa actitud común de querer olvidar las cosas malas y solo recordar las buenas. Este deseo no es solo un deseo, el pensante hace cosas con intención de no saber más de estos hechos, lo que no sabe es que la mente necesita mantener ese recuerdo presente para evitar a toda costa que se repita algo igual o similar.
      Este comportamiento no es nuevo o de este siglo, lo ha sido desde que el pensante consideró lo malo y lo bueno o lo que le gusta o no le gusta. Todo aquello que no gusta, porque es doloroso o por la razón que sea, intencionalmente se trata de olvidar y de hecho “se olvida”. Pero observa esto, en verdad no se hizo el proceso de olvidar natural, el asunto se suprimió, se enterró, se ocluyó, se dejó guardado en un sitio y el pensante se negó a estar cerca del lugar donde lo tiene guardado. Es decir; EL PENSANTE DECRETA NO SABER. Así que LA MENTE sigue usando ese registro o datos en el presente para dar las instrucciones del COMPORTAMIENTO a seguir y el pensante ni se entera.
        La decisión de NO SABER hecha de esta manera irresponsable, es un ESPÍRITU HUNDIÉNDOSE EN LA INCONSCIENCIA, y obligado a seguir las instrucciones de LA MENTE. Luego se pregunta ¿Por qué soy así?, ¿Por qué no puedo recordar vidas pasadas? o cualquier otra pregunta acerca de su existencia espiritual.
        Estos registros de hechos, cargados de dolor, de sufrimiento, de gran angustia, el pensante no quiso saber de ellos, pero no puede desprenderse de su propia historia, y ha acumulado una enorme cantidad de sucesos los cuales ahora no puede VER, NO PUEDE “RECORDAR”  y muchos de ellos están definiendo su personalidad y estado espiritual presente.
         Con estos hechos impactantes ocurre a veces que durante un tiempo, el pensante no los “puede olvidar” El descontrol del acto de pensar le impide salir del remolino reactivo que le produce la mente; poco a poco el pensante se las arregla para esconderse o esconder el mal recuerdo, y luego viene con el cuento de: “el tiempo me curó”. Ustedes han oído del niño que cierra los ojos y dice a sus padres. “A que no me ven” y mamá sigue el juego diciendo. “Hay verdad, ¿Dónde estará el niño?”
         Muchos pensantes dicen; “no puedo recordar vidas pasadas, por lo tanto no existen”. Y tienen razón, esa es su realidad. Otros pensantes creen, tratan de recordar pero no pueden y no les queda más remedio que resignarse a saber que pueden mejorar su estado espiritual presente si pudieran recordar.
         Yo les diría a quienes pertenecen a una creencia que les instruye a no creer que un espíritu ha existido mucho antes que ese cuerpo que ahora tiene, que por lo menos debieran poder recordar desde el nacimiento, periodo prenatal, o recordar desde el momento que fueron creados como espíritu.
         Vamos enumerar algunas de las dificultades que el pensante se creó cuando al perder el CONTROL DEL ACTO DE PENSAR  durante el registro de hechos traumáticos, produjo ideas que definieron su destino y ahora tiene problemas con recordar y olvidar. Pero antes vamos a ver que es Recordar y Olvidar como un proceso normal.
          Llamo normal, el recordar y el olvidar porque se trata de una acción de comunicación entre el pensante y su mente o archivos de memoria. Un ciclo de comunicación como el que se hace con los archivos que tienes guardado en tu ordenador, en el escritorio o en tus álbumes de fotografía. Esas imágenes o escritos no tienes dificultad en recordarlos, pero no lo andas recordando todo el tiempo, este no recordar voluntario es lo que es OLVIDAR NORMAL.
          Como puedes comprobar, el hecho que tengas “olvidado” todos tus recuerdos en este momento no significa que estás desmemoriado. Cuando quieras puedes recordar tu nombre, canciones, como leer, sumar, restar, etc, etc. Este OLVIDO es natural, y el proceso de RECORDAR esos recuerdos es natural, de eso se trata la COMUNICACIÓN. ¿Quieres saber o recordar algo?  Comunícate otra vez con eso, que tanto te comunicas, que tanto lo RECUERDAS. Una vez que hayas utilizado ese recuerdo, LO OLVIDAS.

        Consecuencias de negarse a recordar “lo malo”
         Ya sabemos que hay personas que andan recordando cosas que quieren olvidar, y olvidando cosas que quieren recordar. En primer lugar ya se demuestra un gran DESCONTROL DEL ACTO DE PENSAR; estos hechos, problemas o situaciones que las personas no se pueden sacar de la mente, (en otras palabras no las pueden olvidar) es la mente que está activa reaccionando ante el peligro o lo que para ella es una emergencia latente, y EL PENSANTE U OPERADOR está impotente, paralizado del miedo e inconsciente, y la mente sin ninguna supervisión sabe lo que tiene que hacer, y lo hace.
          De esta manera la mente mantiene mucha información activa en tiempo presente que pueden estar afectando negativamente la salud física y el estado del pensante.
          Sabes que la secuencia de eventos en la vida de una persona es lineal, el reloj y el calendario se inventaron para poner orden y hacer cálculos con precisión. La lógica en una investigación necesita entre otras cosas marcar el tiempo exacto del suceso en toda esa línea de tiempo del pasado. Ocurre que si un pensante ocluye, o se niega a saber de un periodo de tiempo de esa secuencia, puede cerrar toda su memoria desde ese punto hacia atrás en el tiempo o crear “lagunas  mentales”.
          Casi todas las muertes son productos de enfermedades, accidentes, violencia, dolorosas vejes, y no hay ninguna vida donde el pensante no pase por hechos impactantes, sorpresivos e inesperados.  Conque gusto con que tranquilidad quiere un pensante revivir lo que tanto sufrió. Más si ha estado huyendo del dolor, maldiciendo lo malo de la vida y añorando vivir en un mundo de “pura felicidad”, donde solo le pasen cosas buenas. ¿Cómo hace ahora para recordar con facilidad vidas pasadas?
        Como no existe una vida en este plano corporal donde a un pensante solo LE PASEN cosas buenas. Sumando el hecho que está inconsciente de su PODER, rendido a una mente fuera de control, se presenta la gran dificultad, QUE PARA DESPERTAR DE ESA INCONSCIENCIA, NECESITA  SABER LO QUE SE NEGÓ A SABER, ya que en esos recuerdos hay pensamientos que lo hacer ser como es, enterrados.
          El mismo “círculo vicioso” que les describí en post pasados. El espíritu es lo que piensa; ejemplo: piensa ideas de miedo, está en miedo, ahora estando en miedo quiere pensar ideas de valor, imagina palabras  con significado de valor y sigue EN MIEDO. ¿Cómo siendo un miedoso va a pensar ideas que lo hagan valeroso? ¿Cómo rompe esa trampa que se ha hecho el mismo pensante?  Ocurre algo similar con la memoria; el pensante decreta no saber de algo, como es lógico, el efecto es que eso para él no existe.  Ya no se trata de que no puede recordar o que se le olvidó sin querer.
            El circulo vicioso se rompe con la recuperación del CONTROL DEL ACTO DE PENSAR, haciendo algo que puedes hacer hasta lograr hacerlo mejor a como lo haces. En esto me refiero que es como un entrenamiento que comienza con lo que “puedes hacer” y no comienzas “con lo que no puedes” ¿Para qué revivir un hecho que solo te va a dejar peor a cómo estabas, o intentar hacer algo que no puedes para sumar otro fracaso?
           Como comprenderás querida amiga(o), te estoy haciendo pequeñas capsulas  de información para que te sirvan para ubicarte en otro punto de vista, en otra posición a la que habitualmente vienes usando para examinar estos temas. No me creas, observa y reflexiona, si ves algo, esa es tu idea no la mía.

           Saludos y buen provecho.   Nos vemos pensante.