Translate

lunes, 4 de mayo de 2015

EN EL MUNDO PROPIO, TIENES QUE UBICARTE

      Hola amiga(o). La actividad pensativa es por excelencia un acto vital, cuidar de ser un operador eficiente es un acto de prevención de todos los males que le pueden sobrevenir a un pensante por efecto de lo que piensa, control indispensable para enfrentar todo el registro del pasado.

   Despertar en consciencia sin rehabilitar el control del acto de producir pensamientos, es imposible. Esta es la primera barrera que se tiene como espíritu pensante; el Yo resultante de esta actividad con el que nos identificamos, y su mediocre calidad  es producto de la inconsciencia acerca de nuestra verdadera esencia y del poder que podemos generar.

    Ejercitándose pensando Nada o Haciendo Nada, las ganancias que se obtienen solo pueden ser realidad si lo compruebas. En la práctica tendrá oportunidad de ver cara a cara a la mente, la separación que existe entre pensante y mente debe ser corroborada si se quiere tener el dominio sobre ella o sobre el contenido del cual estamos inconsciente

    Mientras el pensante se sienta una mezcla indefinida dentro de su cabeza, no tendrá una localización propia, se apoya en falso. Arquímedes  de Siracusa (matemático, físico, ingeniero, inventor y astrónomo) dijo: “Denme un punto de apoyo y  moveré el mundo” (Esto con referencia a la “palanca).

    El punto de apoyo es una localización estable y consciente para el pensante, para enviar y recibir, para fluir y recibir flujos, para el “poder” de ser causa y ser efecto. Aquel que está bien parado está en capacidad de recibir impacto superiores a lo normal, y a golpear con más contundencia.

   La individualidad en el mundo propio no es tan evidente como la individualidad de la identificación con un cuerpo físico. Tú cuerpo te diferencia de todo lo que te rodea y él te da una localización de inmediato, y desde allí comunicas y recibes comunicación. Pero en el mundo propio necesitamos separarnos del cuerpo físico y de la mente con su contenido.

   Seguramente has oído de personas que oyen voces, que hablan solas, (conversan con algún otro yo) estos otros yo, son mecanismos mentales. Todo pensante usa estos mecanismos; es decir, usa estos mecanismos de la mente para importantes funciones dentro de la actividad pensativa; como la imaginación creativa.

   ¿Alguna vez te ha gustado una canción y luego andas con tu reproductor encendido en la cabeza oyendo esa música aunque estés ocupado en otra cosa? Si no te ha ocurrido, entonces te pregunto; ¿alguna vez has imaginado o recordado la voz de una persona, de un instrumento y la oyes con toda claridad?  Si ninguna de las dos, comprueba ahora que puedes volver a oír lo que desees recordando.

    Ese reproductor es la mente, y como puedes comprobar la oyes separada de ti. Es una comunicación que te llega y la distancia es un factor indispensable en la comunicación, “así sea con uno mismo”. En la medida que aumenta el descontrol del acto de pensar, la mente aumenta su autonomía y por ende este mecanismo se convierte en una o varias identidades que dominan al pensante.

  Haz una prueba sencilla, haz que tu canción favorita suene, mientras suena prueba pensar en otra cosa, hazlo poco a poco para que puedas oír la canción y darte cuenta a la vez de lo que estás pensando. Si no puedes apagar con facilidad el reproductor o el personaje que canta o habla para ti, significa que tu control del acto de pensar es deficiente.

   Tienes que reconocer cuando el que piensas eres tú y no algo dentro de ti en alguna parte de tu cabeza. Es a partir de esta identificación consciente que dejas de ser parte de la mente o del dictamen de los contenidos  en sus archivos de memoria y te pones en posición de dominio y control.

   Si alguna vez deseas rememorar el pasado con el propósito de encontrar y desactivar registros que se encuentren a nivel inconsciente, averiguar en vidas pasadas para aclarar detalles del porque eres como eres ahora, o indagar que ocurrió en el intervalo entre una vida y otra, asegúrate de rehabilitar el control de la actividad pensativa primero.

    Haciendo Nada cumple esos objetivos y prepara el pensante para enfrentar con éxito seguro la línea temporal completa. Reafirma la separación  con la mente, lo que permite que el pensante cuando quiera intervenirla para revisar archivos, sus sistemas operativos, sus mecanismos y funciones, puede ser efectivo.

   Confío que no me vas a creer sin comprobar, no lo hagas, tienes todo a la mano para hacer pruebas y constatar por ti mismo. Igual si no estás de acuerdo, no te va a costar nada echar un ojo. Te podrías estar perdiendo de responderte famosas preguntas como; ¿Quién soy en verdad?  ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? 

  “Nadie ha vuelto del más allá”, afirmación que descalifica que un espíritu exista antes de que su cuerpo naciera, o que va a seguir vivo después que este muera. Pocos se preguntan, ¿Y si por alguna razón cuando viene con otro cuerpo lo hace desmemoriado o inconsciente?

    Cada cabeza es un mundo y cada pensante libre de hacer su realidad, pero si alguna vez no está conforme con su obra, va a tener que entrar a su mundo y más la vale que se dé cuenta cómo se las arregló para estar insatisfecho como está y anhelando ser mejor de lo que es.

   Feliz día.  Nos vemos pensante.