Translate

viernes, 1 de mayo de 2015

HACIENDO NADA: BENEFICIOS

 AUTO-CONTROL

  Hola amiga(o). Todo lo que acontece a un pensante tiene que ver con la actividad pensativa. La paz interior, el estar confortable en el mundo propio, normalizar con prontitud cualquier desajuste, es realmente una dicha para quien puede hacerlo. Quien no conciba la necesidad de gozar de esa satisfacción, nunca ha pasado por momentos difíciles o sus sueños se han apagados.

    El auto-control, dominio sobre uno mismo es lo primero que se le pide a una persona cuando su comportamiento no le beneficia. Hay variedad de ejercicios, todos ellos enfocados a la psiquis, o a los procesos mentales y al pensante como operador.

    Entonces; o controlas la acción errada que ejecutas no haciéndola (No bebas tanto, no comas tanto, no consumas drogas); o controla tus emociones (no seas tan enojado, tan triste, tan iracundo, etc.); o cambia la manera de pensar (no seas tan negativo; valórate, deja de ser pesimista, etc.). O te controlas tú (siendo fuerte, teniendo fe, teniendo voluntad etc).

    Si en todas estas acciones mencionadas se olvida crear CONSCIENCIA del PODER del pensante para pensar, de que compruebe que puede controlar el ACTO DE PENSAR, y que tiene el poder de materializar pensamientos o experimentar, sentir lo que imagina o piensa, más es el esfuerzo y el costo familiar que las ganancias obtenidas.

   HACIENDO NADA va directo al auto-control, se atiende el pensante como operador, el acto de pensar y los pensamientos que de ese acto se originan. Por otra parte el pensante experimenta su propia identidad, diferenciándose del cuerpo, del cerebro o mente, y comprueba con sus ojos espirituales que todo lo que es y cómo es obra suya. Una actitud muy distinta a “no sé porque soy así” “o “por el desengaño o la perdida soy un adicto al alcohol, a la comida o a las drogas” etc.   

     Los males causados por el pensamiento son crueles con el pensante, y hacen que conviertan las enfermedades físicas o traumas por accidentes en torturas desquiciadoras. El no ser previsible es causa de lamentaciones, pero duele más cuando las excusas no tienen argumentos para aliviar la consciencia.

   La consciencia individual es la responsabilidad que se espera para salvar la vida en el planeta, no hay manera de lograr que despierten en grupos. Crear consciencia en otros, si no se entiende que es darle información o conocimientos que lo pueden beneficiar, esto de “crear consciencia” es un mito que se usa como verdad para resolver un problema de vida o muerte.   

    La sociedad no va a sobrevivir si no hay una mejora en la consciencia global de los habitantes, pero esto es solo posible con el logro o la mejora que haga cada pensante, cada individuo en sí mismo.

     Se dice que quien tiene hijos, tiene todos los hijos del mundo, los que han nacido y los que están por nacer, elevar la consciencia en uno mismo, va por nosotros y por ellos. Llegar a sobrevivir caminando por sobre los cadáveres de las personas que conocemos o que por sentimiento humanista nos duela, es vivir en el fondo de la degradación humana.

    Somos seres pensantes, de esta acción depende la consciencia presente y futura. Todos queremos futuro, larga vida, con un cuerpo envejeciendo pero con un espíritu lleno de vitalidad, de vida y de sueños.

   El pensar no lo vamos a dejar de hacer durante toda la vida, (nadie quiere que a su cerebro le dé el mal de Alzheimer) pero aun con esa enfermedad hay un espíritu allí imposibilitado de comunicar sus ideas, ese es el ser que ama y a quien se ama en verdad.

    Si pensar es vida o muerte, a que se debe que no se enseñen o se recuerden los principios básicos desde temprana edad a todo el mundo. De ahí mi opinión de que este sistema que opera en el planeta se fundamenta en la manipulación y para eso necesita pensantes débiles, ignorantes de sus propios poderes.

   Cumpliendo las etapas de Haciendo Nada, el pensante se vuelve un solucionador eficaz de sus propias pifias y enredos mentales. Se eleva la capacidad de análisis, de discernimiento y sus conclusiones o decretos dirigidos a su personalidad se materializan con menos retardo.

   El aprendizaje, la velocidad para captar ideas se incrementa, por ende la inteligencia si la definimos como la capacidad para resolver problemas.

    La dependencia proveniente de ignorar el potencial y la capacidad productiva de ideas, (conocimiento para otros) cuando el pensante se ubica en su posición de Causa, desaparece para volverse libre para intercambiar y compartir para el progreso.

    Las personas que ya han recorrido unos cuantos kilómetros de la vida, en su mayoría tienen aspiraciones, correctivos y cambios pendientes, o ya están trabajando para alcanzar esos objetivos en su personalidad. Si ha aclarado su rol de pensante, el incremento del rendimiento se puede garantizar.

    Como siempre, recordando que HACIENDO NADA  es para construir un imperio en el mundo propio. Exigiéndonos como emperador absoluto, por encima está quien nos dio esa potestad, el propio emperador de todos los emperadores… DIOS.

   Feliz fin de semana, buen provecho. El domingo hablamos de amor. Chao pensante.