Translate

viernes, 29 de mayo de 2015

¿QUE PASA CON LOS MOMENTOS FELICES DEL PASADO?

     ¿POR HACES ALGO “MAL” Y TODO LO BUENO QUE HAS HECHO SE OLVIDA?

      Hola amiga(o). No olvides el ACTO DE PENSAR, con el construyes y destruyes tu mundo, y el que nos rodea; con él puedes hacer del pasado un recuerdo inofensivo, una sana experiencia de aprendizaje y la satisfacción de haber vivido momentos únicos e irrepetibles.
      A pesar que la experiencia vivida se puede descomponer en ciclos, factores, temas, roles, etc. Ejemplos; un ciclo de amistad con alguien específico; un accidente o una enfermedad; ser mamá o papá, profesor, hijo, hermano, etc. Todos estos aspectos como hechos vividos se conjugan en un solo cuerpo de información para definir la personalidad presente. Tocas uno de ellos y se desencadena una reacción que abarca todo el SER PENSANTE.
     ¿Porque solo se recuerda lo malo? Te explico con ejemplo; El pensante se enamora y es correspondido, vive meses de maravilloso noviazgo, luego se unen, hacen pareja y llevan una vida agradable, sin contratiempos con sus sentimientos, luego de cuatro o quince años de vivir junto comienza una tormenta que dura varios meses, hasta que ya no se puede soportar más y se separan. Ella o él solo van a recordar “lo malo”, los cinco meses de pesadilla en la relación no se “ACEPTA, SE RECHAZA, NO SE QUIERE” Si esto es lo que hace irresponsablemente el pensante, cada vez que recuerde un momento feliz con esa persona termina con furia, enojada o llorando, no puede pensar en lo bueno porque termina en lo malo. Inclusive, puede considerar que todo lo vivido fue una falsa y se niega a ver momentos felices.
     Otro ejemplo; con un ser querido como “MAMÁ”, se vive una linda relación, a esa madre se le recuerda con orgullo, con satisfacción, hay toda una vida de cosas buenas que se recuerdan y muchas cosas que la traen al recuerdo después de su muerte. Resulta que este pensante no confrontó la muerte de su mamá, no tuvo la capacidad para aceptar, perdió el control del acto de pensar por el sufrimiento y esta es fecha que no puede reponerse. Esta persona quiere recordar los momentos BONITOS y detalles especiales de su añorada madre, pero cada vez que lo hace termina llorando o con un profundo sentimiento de tristeza. Toda una vida de felicidad en este ciclo con mamá está turbio, sin transparencia no se puede disfrutar con el recuerdo y “lo malo (la muerte)” está presente todo el tiempo causando dolor. (Algunos pensantes para no sufrir “OLVIDAN TODO”. 50 años de bella convivencia enterrados en la mente por un día doloroso).
     Puedes encontrar muchos momentos felices en el pasado que terminaron en tragedias; la fiesta terminó en pelea, el viaje de vacaciones ocurrió un accidente, mil veces disfrutando la playa y un día casi se ahoga, en el trabajo todo bien hasta que ocurrió algo, buen amigo, pero cometió un error. etc, etc, etc.
     Debido a esta equivocada manera de confrontar la vida, mucha gente deduce como una verdad, el hecho de que si estás muy feliz va a terminar llorando y esto les genera cierta aprensión a disfrutar la alegría a plenitud por temor a que pronto le suceda algo malo.
     No hay recuerdo malo o bueno, todo depende de la responsabilidad, del poder del pensante para purificar aquellos recuerdos que le alteraron o le causaron dolor o malestar. Un mal recuerdo es aquel registro en el que se perdió el control del acto de pensar y esta es fecha que todavía está sin control, o lo pierde cada vez que lo recuerda de manera consciente o inconsciente.
     En general, el pensante no tiene dificultad en “CONFRONTAR, ACEPTAR, HACERSE RESPONSABLE” de los momentos o hechos que no son amenazas a la supervivencia, a la paz, a la tranquilidad, al placer o a su agrado. Esta parte “BUENA” del pasado no está bajo protesta, reclamo, dudas o incomprensión, hasta la mente aprueba el registro y lo archiva sin ningún reparo, pero se puede echar a perder todo el recuerdo si sucede algo mal o doloroso que no se confronte.
     En cambio, tanto el pensante como la mente cuando ocurre algo que lo altera, lo amenaza, le causa dolor o malestar, ese asunto “NO SE ACEPTA, NO SE ASUME RESPONSABILIDAD, hay  objeción” y se mantiene en tiempo presente para ser resuelto, por deseo o capricho del pensante o por que la mente en sus cómputos lo ve como una amenaza. Pero resulta que ese hecho es parte de una cadena de eventos o de una larga relación donde no toda la experiencia fue de problemas.
    El pensante que reconoce que tiene “momentos malos en algunos aspectos de su vida pasada” ya sabe que no puede correr a quitarle lo turbio para poder disfrutar la parte buena de ese ciclo. Si lo sigue considerando “malo” se tiene la misma incapacidad de confrontación que se tuvo cuando sucedieron los hechos, así que no se recomienda subirse al cuadrilatero con el mismo oponente sin prepararse mejor o ganar otras habilidades.
    Un espíritu es víctima de sus propios errores al considerar soluciones, el mismo se hace la trampa, se encierra y esconde las llaves, y usualmente cuando decide salir de su encierro, busca las llaves o las respuestas fuera de su mundo, así se hunde en los misterio que se le crean alrededor y se queda prendido perdiendo tiempo valioso, con la falsa certeza de que allá fuera de él, en ese campo misterioso hay una gran verdad, un gran poder oculto que le dará todas las respuestas para salir de su enredo cuando lo encuentre.
     En conclusión, observa esos ejemplos que te di, o encuentra uno en tu vida y constata lo que ocurre en ti cuando alguien que quieres mucho “te hace algo malo” Mira tu actitud, comprueba si este hecho no te hace ensuciar todo el resto de la relación (olvidas toda la parte buena y solo mantienes presente lo malo). Si lo compruebas entenderás de qué se trata EL PERDÓN, EL ACEPTAR, EL HACERSE RESPONSABLE, ETC.
    Yo no recomiendo a ningún pensante que haga algo que no puede hacer, así que si vas a usar “el perdón, la aceptación o hacerte responsable” primero comprueba que puedes, que tienes el poder de estar por encima de los hechos, que has crecido y tienes la altura para resolver. Si no, ejercítate, entrénate, gana poder y luego enfrenta tus sombras enemigas. Aquí si te recomiendo como ganar poder; HACIENDO NADA.

            Un gran saludo y buen provecho.   Nos vemos pensante.