Translate

miércoles, 10 de junio de 2015

EL PASADO QUE ESTÁ AQUÍ, ESTÁ EN SU LUGAR EN EL TIEMPO

          ¿PORQUE ES TAN FÁCIL ENCONTRAR CULPABLES EN EL PASADO?

      Hola amiga(o) pensante.  La condición que presenta el pensante en este momento es resultado de pensamientos hechos en el pasado. El orden cronológico de los pensamientos permite al pensante hacer una localización de ellos en “el espacio tiempo” ya que la mente efectúa los registros de continuidad del movimiento.
       Como toda edificación primero se hace los cimientos, estas bases son los pensamientos que sostienen el desarrollo (hecho con más pensamientos) de los aspectos de la personalidad que muestra hoy el pensante y el modo de ver el futuro.
     Por una parte podemos afirmar sin temor a equivocarnos que esos pensamientos pasados que se encuentran activos, no están en el pasado, están aquí y ahora  materializados en actitudes y condiciones del pensante. Y por otra parte se necesita tomar en cuenta ese orden cronológico para buscar en el pasado los registros en cuyas circunstancias se pensaron los pensamientos cuyos efectos negativos se manifiestan en el presente.
      La acción de recordar, rememorar o evocar, es aparentemente buscar en el pasado el registro del hecho que interesa para verlo en el tiempo presente. Una secuencia de eventos similares (como caídas en bicicletas o regaños de papá) a la hora de querer encontrar “LA CAUSA” o el pensamiento donde se apoya esta condición, la mente exige respetar el orden en el tiempo. Así que se puede decir que el pensante va al pasado a buscar respuestas o las causas a sus problemas.
      En una secuencia de eventos similares (ejemplo; maltrato físico) El pensante está obligado a desenterrar el pensamiento que sirve de base para que se construyera ese aspecto de la personalidad. Pero no se puede esperar que llegue a él con facilidad, ya que en ese aspecto que comenzó con un descontrol del ACTO DE PENSAR, lleva años y muchas veces repitiéndose ese descontrol, y como consecuencia convicción de impotencia acentuándose cada vez más.
      En tiempo presente se puede decir: este pensante tiene un grado de descontrol en ese aspecto de su personalidad “producto del maltrato físico al que fue sometido desde niño” para ayudarse o ayudarlo debe rehabilitar el control del acto de pensar en forma gradual. Pero rehabilitar el control del acto de pensar antes de ir al pasado no se hace y es en lo que yo estoy insistiendo y proponiendo una manera sencilla de hacerlo.
      Por la secuencia del tiempo pasado, entre los pensamientos básicos y el pensante aquí en tiempo presente, hay  cualquier cantidad de hechos que se relacionaron con su trauma original y le dieron cuerpo y fortaleza a la condición, así que, aunque quisiera su misma condición le dictará las pautas de a qué velocidad y que tanto puede ir al pasado más lejano con suficiente poder para ahondar en los hechos.
       Nadie tiene porque extrañarse que las terapias que se basan en guiar al pensante al pasado para llegar a los pensamientos básicos, sean muy lentas para la mayoría de las personas.  La rapidez o el tiempo que le lleve, en parte dependen de la técnica usada y el poder del pensante para enfrentar nuevamente los hechos.
      El pasado que está causando efectos negativos en el pensante tiene varios enfoques, el primero y el más fácil de confrontar es todo aquello que le hicieron. Aquel pasado donde fue víctima, es lo primero a lo que tiene acceso. La idea general es que todos los problemas de conductas que tiene el pensante son resultado de todo lo malo que le hicieron o le pasó en la vida.
      Observa como hay personas que todas sus fallas son por culpa de otros, o sus errores por alguna otra causa ajena. Esta es la actitud más cómoda para examinar el pasado, ya que se va a “buscar culpables” a demostrar que todo lo que le está pasando en por culpa de… Sin embargo es el camino más accesible y es el recomendable. No olvidándose de que esa actitud de ver en otro toda la culpa de sus traumas psicológicos  tiene que desaparecer. Y tiene que desaparecer porque el pensante solo puede ser efecto de sus propios pensamientos y los motivos o razones para que perdiera el control del acto de pensar, solo sirven para orientarse y encontrar todos los elementos que le permitirán reconsiderar los hechos y llegar a nuevas conclusiones que le permitirán tomar decisiones nuevas que le beneficien.
       Los hechos del pasado donde se fue víctima y el pensante los puede examinar hasta la raíz, hasta la primera vez que le sucedió (ejemplo; un maltrato) resuelven un aspecto del comportamiento que se quiere corregir. Observa amiga(o); la mayoría de las personas que fueron víctimas de maltrato y no lo han superado, maltratan a otros, maltratan a los más débiles que ellos o que estén en desventaja.
        Es muy fácil argumentar que golpear a los hijos porque a él o a ella lo criaron así, y de paso sentirse ser una persona correcta, o justificar el hecho con cualquier otra idiotez, pero no es fácil admitir o ver que está en el papel de victimario abusando de otro como lo hicieron con él.
       Cada quien elige el medio para examinar el pasado y aprender las lecciones o encontrar respuestas a sus inquietudes acerca de su personalidad. Yo te recomiendo Haciendo Nada; Recupera lo más que pueda el control del acto de pensar, interviene ese pensar automatizado, involuntario e inconsciente que se hace habitualmente.
      Cada vez que te recuerde, detente y sigue pensando lo que piensas, pero observa con el “rabo del ojo” “como ejecutas el acto de pensar” Mira el acto, pon algo de atención al acto cada vez que puedas. Mira esto; cuando pensamos toda nuestra atención está en los contenidos que se están imaginando, y no solo la atención; el que piensa se siente que está dentro de lo pensado como el protagonista que es de lo que está pensando.  Haz la prueba ya, en este momento que lees, si lo hiciste te habrás dado cuenta que al acto de pensar no se le presta atención. NO HACE FALTA.
     Alguna vez aprendiste a conducir bicicleta, patinetas, o un vehículo, si aún lo haces puedes observar como no te hace falta prestarle atención al “como ejecutas el acto de conducir” tu atención está en otros aspectos pero no en el acto que estás ejecutando.
      Por hoy ya sabes que hay una parte del pasado donde fuimos víctimas, o sufrimos un accidente o una enfermedad que no queríamos padecer, estos hechos son los primeros que hay que examinar. Para luego examinar el pasado donde fuimos los malos de la película. Esto lo examinaremos el viernes.

      Saludos y buen provecho…. Nos vemos pensante.