Translate

lunes, 1 de junio de 2015

¿ES ESTA VIDA LA ÚNICA OPORTUNIDAD?

            EL ACTO DE PENSAR, CUALIDAD DE CUALIDADES

         Hola amiga(o).  La actividad pensativa es la cualidad del espíritu que le sirve para crear todas las demás cualidades que pueda tener.  No hay actitud, aptitud o talento en la manera de ser que no sea producto de pensamientos y estos de un acto de pensar que dependiendo del control que se tenga sobre él, dependerá la calidad de los resultados.
          Hemos concluido que todo pensante sabe o intuye que tiene un gran potencial, presiente que hay mucho más que dar y que se está perdiendo de extraerlo para hacerse consciente y para elevar sus estándares de vida en el presente. Por alguna razón no los está explotando a su favor y esto tiene que ver con su pasado, un pasado que no “recuerda” o no está consciente.
          En este pasado hay hechos, situaciones o experiencias que están marcando,  determinando el estado de ser presente. El hecho de que estos hechos no estén a un nivel consciente confirma, que el pensante o espíritu en ESOS momentos perdió el control del acto de pensar, y aún HOY pierde el control si se acerca a esos registros que ahora se encuentran en la mente.
         Si los espíritus no hubiesen vivido antes de esta vida, lo lógico es que debieran nacer con una personalidad virgen, solo con el instructivo o programa de advertencia de lo que debe y no debe ser, hacer o tener para regresar incólume  “al cielo con quién lo creó”.
         Llama la curiosidad comportamientos particulares que se muestran desde temprana edad, y casos de pensantes que rompen con los esquemas usados para encontrar las causas de sus particulares conductas.
         De una familia de ladrones, nace un hijo honesto y bondadoso, incorruptible desde su infancia; de una familia de ejemplar conducta en la sociedad, nace un despiadado criminal con ese instinto desde su nacimiento; se crían diez niño con maltrato físico y verbal, y salen una variedad de caracteres y actitudes desde las más negativas hasta las más plausibles. La crianza o educación ayuda, pero no puede evitar que los espíritus nazcan con particulares inquietudes y estados de consciencia previos.
         A cada espíritu se le despierta una vocación, y estas pueden ser diferentes a todas las que ha conocido de otras personas o de su entorno de crianza. En cualquier cultura, en cualquier pueblo indígena, pobre, desarrollado o no, nacen pensantes con cualidades excepcionales, dan la impresión de ser espíritus que vienen más conscientes de sí mismo que la mayoría.
         El conocimiento sigue siendo valioso a la hora de establecer factores de gran influencia en las conductas para hacer los correctivos. La ciencia trabaja para elevar el promedio de resultados positivos, pero no garantiza la vida, el despertar consciencia, no garantiza los resultados. Ningún cirujano garantiza cien por ciento la vida del paciente, pero así debemos ser todos quienes en la sociedad como padres o adultos estamos obligados, o es un deber orientar y ayudar a corregir las conductas de quienes dependen de uno, hay factores que inciden en ellos que ni el mismo afectado los puede hacer consciente y eso hay que tomarlos en cuenta.      
          Ese espíritu que ahora es el hijo que acaba de nacer, tiene su historia, y de esta historia vienen tendencias e impulsos que nadie fuera de él conoce o puede conocer. ¿Qué tan determinante van a ser en la personalidad que va desarrollar en este nuevo ambiente, donde un nueva variedad de factores y circunstancias van a ser influyente en su “manera de pensar”? Es toda una expectativa inquietante.
          Las religiones y la ciencia han dado sus explicaciones del origen del ser pensante, con estas diferentes  teorías o “verdades” no se ha podido frenar o evitar que la humanidad se despedace a sí misma. Las “verdades son valiosas” en la medida que resuelven mayor proporción de los problemas que ellas responden, pero estas verdades hasta el día de hoy son inefectivas para detener el colapso que estamos provocando en el planeta.
          Sigo con el enfoque positivo de mejorar lo que podemos hacer; en este momento da mejores resultados que la gran mayoría de los pensantes que se inclinan por la paz, el respeto, la justicia, la honestidad, con sueños realizándolos o por realizar, pero que necesitan que haya un ambiente que no esté lleno de obstáculos innecesarios, nos dediquemos a re-espiritualizarnos. Con esto quiero decir a despertar, hacernos cada vez más consciente de nuestra esencia o naturaleza.
           El mayor énfasis correctivo usado, está en convencer a quienes están llevando una vida a todas luces destructivas para él y para todos, de que sea mejor pensante o espíritu, o tratar de ayudar ignorando nuestra propia esencia espiritual y las leyes del pensamiento que es igual para todos.
           Querer ayudar no es suficiente, hay que estar preparado para soportar el propio peso más el peso adicional de la otra persona. Si quien ayuda tiene un bajo o inestable control del acto de pensar. ¿Cómo va hacer con una pensante que está descontrolado? En los manicomios o sitios de reclusión quienes tratan a los pacientes con violencia, lo hacen por ignorancia espiritual y por el terror que tienen de perder ellos mismos el poco control del acto de pensar. Que de hecho, hay un gran porcentaje de quienes atienden a los recluidos que terminan dramatizando sus propias descontroladas conductas.
           Existe entonces la posibilidad de que los espíritus lleguen a esta vida, ya con un estado previo producto de otras experiencias pasadas. Todos los casos que he visto encontraron respuestas en hechos que no fueron de esta vida, esas fueron sus realidades y lo importante para él y para quienes le rodean es el mejorado cambio que le dio a su vida. Cada quien debiera tener la libertad de considerar sus propias realidades o creencias pero que esa misma libertad le permita reconocer si está despertando y dejando de ser un dependiente.
            Ahora, si el pensante se permite reflexionar la probabilidad te tener antecedentes en un pasado que no es de esta vida, se va a encontrar con una gran cantidad de interrogantes y querrá saber, mi consejo; entre en su propio mundo para observar y reflexionar, allí hallará todas las respuestas inherentes a su existencia.
           Aquellos que el tema de vidas pasadas les ha despertado la curiosidad porque es el tema de moda, a la hora de encontrar los medios para rememorar el pasado solo para curiosear, desperdiciará tiempo con un objetivo vano, hasta que se tropiece con una experiencia que lo ponga a retorcer en el piso y se asuste tanto que después le de terror asomarse al pasado.
            Si un espíritu naciera virgen, en el registro de esta vida estaría toda la solución a sus problemas espirituales, males psicológicos  o psicosomáticos  y hallaría las respuestas a todas sus inquietudes de quién es, de donde viene y a donde va. Si es verdad que se va al cielo, al infierno o al purgatorio ¿cómo es que va a seguir vivo y pensando (acto de pensar) para darse cuenta de lo que se ganó o perdió al vivir está única vida? ¿Es esta vida la única oportunidad?
            Las religiones que tienen  cielos, infierno y otros lugares para recibir sus espíritus les dan carácter de permanencia eterna a los espíritus una vez que vivan esta única vida y lleguen a donde va a ser enviado. Es decir, se jodieron todos estos miles de chicos que hoy en día están muriendo por llevar una vida de drogas, delincuencia y pandillas criminales. El corto tiempo de vida no les dio tiempo para recapacitar o arrepentirse, mientras una gran mayoría de pensantes adultos y ya bastante mayores, después que hicieron lo que les dio la gana, hicieron todo lo que se supone los llevaba camino al infierno, ahora son santos con un boleto para ascender al cielo a disfrutar de paz y amor.
            No me tienes que creer lo que voy a decirme; “veo con más claridad el papel de Dios, TODOS, TODOS  los espíritus tarde o temprano volverán a él, pero antes tienen que despertar, en esta vida o en un millón de vidas más si es necesario.
             Buen provecho amistad.   Nos vemos pensante…