Translate

domingo, 28 de junio de 2015

LA CONCENTRACIÓN Y EL ACTO DE PENSAR

          ¿QUE TANTO CONTROLAS TÚ ATENCIÓN?

        Hola amistad. La concentración, requisito imprescindible para el entendimiento y la creatividad. De seguro te gustaría saber a qué se deben los problemas de concentración, y para entender esto hay que hablar de un elemento ya conocido; la atención, que es un factor determinante para reconocer el poder de concentración que se tiene.
        ¿Qué es la atención?, podemos decir que la atención es una cualidad del pensante, se manifiesta en una forma de flujo de energía o una extensión que sale de él para direccionar su comunicación en los objetivos que se proponga alcanzar. Puede parecer que los estímulos que excitan los órganos de los sentidos físicos, causan que se produzca la atención del pensante, y a la vez pareciera que la atención se reduce al cerebro interpretando las señales que recibe mediante los canales de percepción.
         Lo que si es cierto, es que toda la información que ser recibe por los órganos de los sentidos y que el cerebro procesa, crea una consciencia, y esta consciencia da una realidad “objetiva”, pero demostrado está que el pensante puede pensar, enfocar su atención y producir ideas o consideraciones obviando esta consciencia o realidad que le da el cuerpo físico. De hecho, el pensante que hoy en día no haya roto con la realidad proporcionada por el cerebro,  o pueda pensar fuera de ella, está quedando rezagado con respecto a los pensadores que ya han superado esta barrera.
         La atención proviene del pensante, sale del espíritu y es con este flujo llamado atención con la que se provee de otra realidad, aparte de la que le proporciona el cerebro. Realidad propia concebida por sus conclusiones y opiniones, es en esta realidad con la que se identifica y asume actitudes para seguir pensando, produciendo consideraciones para afectar su estado anímico espiritual.
         El pensante puede fluir atención de manera consciente o inconsciente; por iniciativa propia o de manera involuntaria; con pleno control de su enfoque de atención o todo descontrolado.
         Observa estos detalles amiga(o). Cuando un pensante tiene la atención enfocada en algo y no quiere seguir, pero no puede quitar la atención de eso, su estado de descontrol es evidente. Cuando un pensante quiere enfocar la atención en algo y no puede permanecer como lo desea, hay descontrol. Pero hay un nivel de descontrol más profundo y es cuando sus pensamientos contenidos en registros del pasado, están a través de la mente captando su atención, de manera inconsciente se enferma física o espiritual.
          No hay concentración sin enfocar la atención en lo que se quiere y para enfocar la atención tiene que estar ahí un pensante consciente y en control del acto de pensar. Aquel que quiera mejorar la concentración tiene que CENTRARSE PRIMERO, recuperar control en sí mismo, ya que es él, el que fluye esa energía llamada atención. Pero recuerda lo que hemos hablado, si el pensante ya está en un estado de descontrol, no se va aponer una camisa de fuerza o amarrarse con una cadena, ese estado de descontrol en que se encuentra es producto de pensamientos hechos en el pasado estando en descontrol del ACTO DE PENSAR.  La práctica que te di de Haciendo Nada, exige que el pensante haga uso de la atención de manera voluntaria para recuperar consciencia y control del acto de pensar.
          En una sociedad con un Sistema mercantilista, pero mal intencionado, están manipulando la atención del público, allá afuera todos compiten y quieren que le prestes atención para introducirte una realidad y acuerdes con ella. Imagínate a las personas que desde que nacieron, los estímulos, motivos, propaganda, publicidad, anuncios y todo el que le rodea exigiéndole atención. Y nos preguntamos, ¿qué les pasa a estos muchachos que no pueden mantener la atención en algo, o no pueden despegarse de algo?
          La deficiencia para lograr buena concentración es un padecimiento de jóvenes y adultos. Y te digo algo más, observa a una persona con un trastorno psíquico, un vicio, intranquilo, nervioso, o no puede parar de pensar y pensar, etc. esa persona o tiene la atención tan enfocada y fija en ese algo o está en un estado de divagación que su atención no puede enfocarla en nada.
         El problema se agrava porque la atención transporta la realidad que se hace el pensante, y mientras más enfocada y sin control tenga la atención en eso, mucho más real se le hace; tan real, tan real que su credibilidad lo hace personificar o ser eso que siente, y si su atención divaga sin control, el mundo a su alrededor se hace tan irreal que en ambos casos se evidencia su locura.
         En la comunicación vemos la importancia de que el interlocutor preste atención cuando se le habla o nos está hablando. La atención es señal de que allí está ese ser presente, ese espíritu con el que hablamos.
             PARA CONCENTRARSE HAY QUE CENTRARSE PRIMERO
         La concentración y la atención van de la mano, pero quien fluye la atención es el pensante y este tiene que estar CENTRADO antes, y este estado, es una condición cómoda y estable que debe mantener el pensante, pero que mejor manera de centrarse que usar la condición de Nada. El concepto de Nada como lo hemos explicado, es el estado espiritual centrado por excelencia, a partir de esta condición el pensante crea un mundo de pensamientos, un universo que gira a su alrededor. Toda la realidad considerada se orienta con relación al pensante.
         Imagina que eres el sol y todo a tú alrededor se sostiene y mantiene por tu presencia estable, si se desestabiliza el sol, todo lo que depende de él se descontrola. El interior del sistema solar está fuera del sol y el interior de tu mundo está fuera de ti. Se usan expresiones como: “busca en tú interior” “dentro de ti” etc. estás expresiones pueden confundir a un espíritu y creer que es hueco por dentro, o tiene un cráneo hueco, u otra idea tonta al mal entender esto.
          Te dije que la condición de Nada es sinónimo del concepto del CERO en las matemáticas: Si has usado un compás para hacer un círculo, has observado que allí donde clavaste la punta de hierro, después que traces el circulo se convertirá en el punto CERO, será el CENTRO del circulo y desde ese CERO se trazarán y se establecerán valores positivos y negativos en grados  hacia el infinito. La punta del compás siempre será la localización CERO, y como observarás, no importa en qué sitio claves la punta allí puede CENTRARSE para luego trazar el mundo a su alrededor.
          Sin la CONDICIÓN DE NADA no es posible que un pensante se CENTRE y una vez que esté centrado es que se va a CONCENTRAR, va fluir atención en algo.
           Antes de con-centrarte (enfocar la atención) en algo, primero debes centrarte como pensante. Esta posición centrada reúne en el pensante requisitos como: el mayor grado de serenidad posible, permanecer consciente y en control del acto de pensar. Te recomiendo Haciendo Nada para lograr centrarte como espíritu y luego poder fluir una atención dominada.
           Ha sido un placer, buen provecho.   Nos vemos pensante.