Translate

domingo, 28 de junio de 2015

LA ÚLTIMA LAGRIMA

 

Llora todo lo que puedas, pero usa cada lágrima
para disipar la rabia que te carcome el alma.
No llores sin un propósito, porque terminarás
volviendo a llorar más tarde, y con cada llanto,
dejarás de creer en tu poder de dar amor.
Deja que los demás sean, pero no te permitas
que rayen las paredes de tu corazón, usando
tus propios odios, decepciones y deseos de venganza.
Llorar es un alivio, cuando se drena la porquería
abandonada por falsos amores que vienen a robar,
amparados en la confianza y buena fe, de quien
cree que el amor, puede hacer que la mentira
se transforme en verdad y provocar que las
obstruidas venas de un corazón reseco,
normalicen su flujo amoroso avivando la vida.
Donde hay amor, las serpientes venenosas
buscan el refrescante alimento, clavando sus
colmillos como parásitos que matan al huésped.
Llora, llora hasta que salga la última lágrima
y comience aparecer una sonrisa. En ese
momento que estés libre de ti misma,
te declararé el gran amor que siento por ti.

Autor:   Emilio  Fernández