Translate

miércoles, 3 de junio de 2015

LAS VIDAS PASADAS NO ES TODO EL PASADO

         EL CONTROL DEL ACTO DE PENSAR NO SE DELEGA

    Hola amiga(o). No quiero desalentarte, pero las vidas vividas con cuerpos físicos no es todo el pasado que puede estar afectando el estado de consciencia de los espíritus que se encuentran en este planeta. La transición de un cuerpo a otro no ocurre en instantes, hay un tiempo de permanencia en un ínterin muy poco tomado en cuenta.
     Para un pensante es más fácil recordar una vida pasada que recordar este periodo de tiempo que pasa entre un cuerpo físico y otro. Esta omisión se parece mucho a la laguna mental que queda cuando un pensante permite tontamente que lo pongan en un estado de hipnosis profunda, ejecuta el acto de pensar dirigido por otro y luego no recuerda nada de ese lapso de tiempo.
     Hay quienes mejoraron este proceso incluyendo en las sugerencias u órdenes hipnóticas que el pensante puede permanecer en control de su voluntad, pero de esta manera el pensante conserva sus miedos y le lleva mucho tiempo ahondar en los hechos pasados que más fuerte lo impactaron o produjeron efectos negativos en él.
      El periodo de tiempo que hay entre una vida y otra, es una laguna más profunda para el pensante que las vidas pasadas. El nivel de inconsciencia o descontrol del acto de pensar cae en su nivel más bajo, casi nadie nace recordando que pasó o hizo en ese intermedio y casi nadie habla de él o se interesa tanto como sus vidas anteriores.
      Ningún espíritu cede su libertad o autonomía con facilidad, en la comunicación hace su papel de receptor o efecto de otro por su propia voluntad, pero cuando se le quiere imponer u obligar, no se queda con los brazos cruzados. Hoy día todavía se puede ver la resistencia que se ofrece cuando otro quiere pensar por él, por tal motivo te puedo decir que el estado de inconsciencia tan profundo de ese intermedio entre una vida y otra, no es una inconsciencia voluntaria; ¿Qué le podría pasar a un pensante para que pierda la memoria de esa manera tan radical?
       Los espíritus nacen con el poder de crear sus propias realidades a experimentar, es decir nacen con PODER absoluto del acto de pensar y por ende de los pensamientos producidos. Algunos lo ven al revés piensan que los espíritus nacen en un estado de consciencia en cero, sin poder y que luego evoluciona como cualquier especie en este planeta, en particular la especie humana que usa en esta parte del universo. Este enfoque le encaja muy bien y le da la razón, es un hecho de que se siente desmemoriado, no ve ese pasado y eso es una realidad indiscutible.
       En la sociedad actual se ve normal y hasta beneficioso ceder el determinismo en el acto de pensar para que otro induzca al pensante a instalar o implantar instrucciones que le  generen conductas, comportamientos o estados de ser “para su bien”.
      Hay pensantes más susceptibles que otros a caer en inconsciencia cuando alguien se lo pide, pero en general existe el principio de aceptación o ACUERDO de que se le duerma o se lo ponga en un estado de inconsciencia donde otro conduzca su voluntad.
       Déjame recordarte algo; “Nadie puede pensar por ti” “Solo tus propios pensamientos te afectan como espíritu” Ahora, cuando eres inducido, sugestionado o se te dan órdenes estando en trance, o inconsciente por drogas u otro medio, el efecto que se recibe es por el pensamiento de: “ESTOY DE ACUERDO, VOY A REPRODUCIR ESOS CONTENIDOS PARA MATERIALIZARLOS”
       La hipnosis surgió como arma de guerra para dominar el mundo sus primeros intentos era para tratar de lograr que los prisioneros se traicionaran ellos y traicionaran a su bando. Nunca pudieron lograr que un pensante con firmes principios o ideales traicionara a los suyos. Es decir, el pensante “no estaba de acuerdo” no importaba el estado de inconsciencia en que lo pusieran, era imposible implantar pensamientos sin su consentimiento, pero ahora a los pensantes se les entrena desde que nacen “a tener una mente abierta sin reflexión, sin análisis u observación propia”
     No se puede programar la mente de otro, pero si se le puede convencer o hacer que caiga en un estado donde no ofrezca resistencia y permita participar en su propia invalidación, o a convertirse en un instrumento manipulable.
      No te voy a dar detalles por ahora de lo que he visto en este submundo de transición que se ha construido para pasar “cierto tiempo” y que desde mi punto de vista equivocadamente se le llama plano espiritual, por ahora quiero llamarte la atención para que reflexiones, hagas tus propias preguntas acerca de cuáles serán la razones para que casi nadie hable o recuerde este ínterin.
       Ocurre igual o similar al ACTO DE PENSAR, casi todos coinciden en enfocarse en los pensamientos hechos y por hacer, y sus efectos, y cuando no se enfocan en el QUE PIENSA.  Los pensamientos son malos o buenos y el pensante el malo o el bueno para pensar, y al acto de producir pensamientos no se toma en cuenta con el mismo énfasis, es obvio que se quiere que los pensantes no vean o no recuerden la causa de su estado de dependencia y carencia de poder para mantener una personalidad fuerte, resistente, difícil de doblegar.
      Todo aquello que está más cerca de la causa de que un espíritu se degrade, es menos perceptible para él. Un espíritu en muy mal estado no percibe ni el estado de locura que manifiesta, otros un poco más conscientes pueden ver la mala condición y no tienen voluntad para ayudarse, otros piden ayuda, y así hasta llegar aquellos que pueden ayudarse cambiando sus pensamientos (o manera de pensar), más inconsciente más alejado de la causa de su inconsciencia.
      Lo que sucede en el ínterin entre una vida y otra es más importante por el hecho de que es lo menos que se recuerda o se puede acceder. Fortuitamente o por condiciones del pensante algunos cuando son niños recuerdan sin dificultad, vida o vidas pasadas, el hecho despierta reacciones encontradas en la gente que le rodea, al final lo hacen entrar en contradicción con preguntas capciosas, lo confunden hasta que se ve en la imperiosa necesidad de deshacerse de ese estorbo para vivir una “vida  de un niño normal” . Pero no hay quien nazca recordando el tiempo que pasó antes de posesionar ese nuevo cuerpo.

       Pues mi amiga(o), llegó el momento de reparar el agujero en el fondo de la embarcación, no podemos pasar la vida achicando el agua que entra, así nunca vamos a tener tiempo para realmente progresar en el despertar de este estado de inconsciencia. Observa y reflexiona, reflexiona y vuelve a observar, luego me das tu opinión.        Saludos y buen provecho.   Quizás nos vemos el lunes pensante.