Translate

viernes, 12 de junio de 2015

PASADO PESADO Y TORMENTOSO

        ¿ALGUNA VEZ FUISTE EL MALO DE LA PELÍCULA?

        Hola amiga(o).  Algún día vas a necesitar limpiar tus malos antecedentes, arrepentirse a última hora ya a punto de morir, deja las dudas si fue un acto de valentía y responsabilidad o de hipócrita cobardía. Los cristianos acostumbran a llevar el cura a la cama del moribundo para rogar que Dios sea indulgente con él, o para ver si tiene tiempo de confesar su “pasado pesado” El asunto es, que preocupa mucho “los pecados” lo que esa persona hizo, no tanto lo que le hicieron..
        Es tal el susto de irse al más allá con esa carga pesada, de hechos donde el pensante CONSIDERA  que hizo algo MAL, que es capaz de contarle a sus esposa cuando está a punto de morirse las veces que le montó los cuernos o se acostó con otra.  No lo hizo todo este tiempo por cobardía o por miedo a las consecuencias, ahora si le llegó el valor. Lo que pasa es que no todo el mundo muere teniendo tiempo para confesar sus crímenes y a su lado no van a estar todas las personas a las que le hizo daño para que lo perdonen.
      Además, estos hechos pasados donde el pensante se objetó así mismo, hechos que consideró que no eran los correctos, menos se pueden recordar en comparación con aquellos donde se fue víctima. ¿Por qué se olvidan por completo? Porque el pensante después que comete el crimen y el remordimiento o lo que llaman “su consciencia” no lo deja dormir o estar tranquilo, se llena de pensamientos, pare cuantas ideas puedas imaginar para justificar y darse la razón de que hizo lo correcto. Ponerle los cuernos a su esposa no fue un acto de tracción fue un acto de justicia, ella se merece eso y más; no se ocupa de la casa, ahora anda toda desaliñada, se ha vuelto fría e indiferente, solo se ocupa de los hijos, para ella es más importante estar en las redes que atenderme, y bla, bla, bla…
      Este señor no es el único que hace esto, todos los pensantes tratan de esconder bajo la alfombra la basura que echan. La tapan tanto que el crimen se transforma en un acto de justicia, de acción correcta y buena. Lo que sucede a veces es que a los malos de la película se le descubren los crímenes y se ven forzados a defenderse y a dar a conocer sus argumentos de defensas a todo el que le pueda oír. Hablando del mismo hombre de los cuernos, si es descubierto ese va hacer una campaña de desprestigio de su mujer con todos los familiares, amigos, particulares y hasta a sus propios hijos les hace saber cómo la madre se merecía que la engañaran.
       A los pocos minutos después de un hecho donde se transgrede o se violan los acuerdos, los principios o valores con los que el pensante se conduce, en su mundo comienza un descontrol del acto de pensar. El caos mental que se le genera es un tormento semejante a la locura, la intranquilidad y el nerviosismo le salen sin que pueda evitarlo y es aquí donde tiene que hacer algo a como dé lugar para tranquilizarse. Cuando las justificaciones que se da así mismo no lo tranquilizan, recurre a otros métodos, como la violencia física o verbal contra la persona que traicionó o cometió el crimen.
      Les voy a decir algo mi amiga(o) ponga atención por favor: personas con las que usted trata que de un día para otro se vuelven violentas, irascibles o que se irritan ahora por cosas insignificantes, o cosas que antes no le daba importancia y que ahora sacan a relucir como si fueran grandes crímenes, errores o fallas que usted comete, no se moleste en seguirle el juego, está tratando de calmar su consciencia de algo que hizo en contra de usted. Su juego ahora es hacerla sentir culpable o responsable cuando se descubra (si es que se descubre) lo que él o ella le hizo.
      Esto es otro dato importante. Las personas que antes no, pero AHORA vienen a usted hablarle mal de otra persona conocida, tampoco le siga el juego de ayudarlo a descalificar a la otra persona, así usted sepa cosas negativas de ella. Óigalo con atención pero no participe, esta persona amiga o familiar puede estar tratando de tapar o justificar un acto de traición o daño a la persona de quien ahora viene a desprestigiar.
      Recuerdan cuando dijimos que el acto de producir pensamientos se puede emprender por iniciativa propia o por incitación o motivación externa. El pensante que tiene un “pasado pesado” bastante hechos donde se transgredió así mismo, violando sus principios, valores y acuerdos, va a vivir con una actitud ansiosa para encontrar motivos, razones, excusas, etc. lo que sea para producir pensamientos que le dan la razón, que le hagan sentir que no hizo nada malo para poder lograr algo de tranquilidad. Pero te aseguro que nunca logrará la paz con esta manera irresponsables de enfrentar su papel de PENSADOR EN CAUSA.
      Este “pasado pesado” como he decidido llamarlo, es una de las grandes fuentes de que el pensante pierda el CONTROL DEL ACTO DE PENSAR. Un criminal desatado, un empedernido reincidente, ya sin sentimientos o consideración por nadie y que adopta esa manera de ser como si fuera normal, está tan fuera de control que para recuperar consciencia tiene que trabajar muy duro, si es que algún día la vida le da un impacto que le despierte aunque sea una neurona y quiera cambiar.
      Observa amiga(o), el pasado pesado no son resultados de transgredir reglas ni mandamientos dictados por “Dios” u otra autoridad superior en la sociedad. Si observas las leyes sociales dentro de los lineamientos constitucionales se supone que se limita a ese grupo en particular y que todos tienen la obligación de respetar. Todos los días vivimos transgrediendo a sabiendas normas que establecen las autoridades para cumplirlas todos los ciudadanos y eso no quita el sueño, aunque no deja de que se originen justificaciones o excusas como; “Todos echan la basura en la calle y que importa que yo lo haga”.
     Por el lado de las religiones también tienen mandamientos y reglamentos de lo que es bueno hacer y lo que es malo. Puedes examinar todo lo que desees y comprobar que nada de esto contiene el desborde de criminalidad, robo, traición, engaños, y etc. etc. Las leyes que vienen desde afuera del pensante para tener efecto en él, o para que afecten su estado de consciencia y sea el mismo quien objete o califique sus actos, primero tiene que hacer un ACUERDO con plena responsabilidad, que es lo mismo que decir, estando plenamente consciente y determinando la decisión de aceptar cumplir con esa norma.
     Usted no ve el ridículo que hacen todos nuestros gobernantes y funcionarios importantes del gobierno. Hacen un juramento con la constitución, con Dios, con el pueblo de cumplir con lo acordado. Esa payasada de levantar la mano y hacer el juramento no contiene un acto consciente y responsable. Ese pensante en su propio mundo no ha determinado estar de ACUERDO con esos principios, él tiene sus propios códigos por los cuales se rige.
      En conclusión querido amigo, lo importante a tomar en cuenta a la hora de hacer correcciones en uno mismo, SON LOS PRINCIPIOS, REGLAS O NORMAS  por la que cada pensante se rige. La justicia social o religiosa no cura el alma del pensante, la única justicia que vale para redimirse es la que él mismo se aplique. De hecho, las religiones imaginaron un infierno para             que el terror obligue al creyente a confesar sus crímenes, y ni así lograron que esas almas dijeran la verdad y se purificaran.
       En los tribunales muchos criminales “confiesan sus crímenes” los crímenes que la sociedad le achaca, pero él no siente que está cometiendo una trasgresión a sus principios. Por si no lo sabias, los peores criminales se rigen por sus propios códigos, ellos también tienen normas de lo que se debe hacer o no se debe hacer. Es decir, a ellos también la consciencia los atormenta cuando hacen cosas “malas” de acuerdo a sus principios.
      Los invito a ir pensando en hacerse justicia, aquel que lo haga va a tener un despertar que hasta Dios le va a dedicar una gran sonrisa. El tema sigue….
       Buen provecho de tus reflexiones.   Nos vemos pensante.