Translate

domingo, 5 de julio de 2015

¿TE CONSIDERAS UN BUEN PENSADOR?

          ¿DUDAS DE TU VERDADERO PODER?

       Hola amiga(o). Días sin compartir, pero extrañándolos. Sigo en el taller de fundición de uno de mis hijos ambos artista plástico y escultor; Juan Carlos Fernández; el otro es mi hijo mayor Alexis Fernández. En mi caso es al revés, yo heredé de ellos la inquietud por poner a prueba mi talento en la pintura y la escultura y algo he aprendido.

        La actividad pensativa, nombre que lleva esta página no es un título al azar, han sido muchos años buscando respuestas al mundo del pensamiento y a su creador “el pensante”. Soy cien por ciento auto-didacta, así que no puedo lucir la autoridad que confiere el sistema social en el campo mental y espiritual. Pero me siento agradecido a Dios por concederme la virtud de “pensar” y el libre albedrío para ponerle el contenido o significado que quiera a mis pensamientos.

       Todos pueden hablar con autoridad acerca del espíritu y el mundo del pensamiento, ya que todos son y fueron bendecidos por el Creador con el poder para “pensar” y decidir qué efectos quieren producir en sí mismo y en los demás.

        Todas las creencias, del significado que sean, son resultados de pensamientos  concebidos por el pensante que siente y cree  lo que afirma como “verdad”, no hay discusión con otro, solo el mismo pensante se puede objetar y reconsiderar sus ideas, si así lo desea. Así que no tema leer cualquier contenido por muy adverso que sea a su manera de pensar, si siente algún temor es producto de su propio miedo o desconfianza de su verdadero poder.  

        Yo no le pediría que tenga una mente abierta, este dicho se puede interpretar de mil formas diferentes, pero si le sugiero mucha flexibilidad para correr su punto de vista y observar desde cualquier posición. La libertad de uno con uno mismo, carece de ataduras, libre es libre, debes ser capaz de pensar “cualquier cosa”, decisión y ejecución es otra cosa.

        Para mí, es muy importante mantenerme consciente, en una nueva unidad de tiempo, cada instante de mí vida vale oro y la posibilidad de aprender algo nuevo no me la cierro por que tenga ya una creencia establecida, “y no temo porque creo en Dios y en mí”.

        Por ejemplo; en estos momentos el pasado y el futuro, la mayoría de las veces vienen a mí porque yo lo solicito para propósitos de observación, decidido en pleno control de la actividad pensativa. Y cada día las divagaciones involuntarias disminuyen, lo que me permite permanecer mayor tiempo al mando del acto de pensar.

       En este universo, el poder de un pensante no puede detenerse o dejarse de usar, “SI TU NO LO HACES CONSCIENTE,  LO VAS A USAR DE MANERA INCONSCIENTE”,  y esta es la lamentable condición que permite la manipulación y la mediocridad que se muestra como pensante. Ya te he dicho que ese pensante que se cree “Napoleón Bonaparte” con su mano metida por la solapa, está haciendo uso del poder de su pensar de una manera inconsciente, igual todo aquel que somatiza o enferma el cuerpo por efectos de su “pensar”.

        Las bellas artes y los renombrados campos donde se hacen famosos muchos pensadores, no es todo el objetivo de volverse un pensador diestro y talentoso, el tipo de trabajo o de profesión no determina ser un buen pensador.

       Un buen pensador es aquel que puede mediante sus pensamientos auto-abastecerse de satisfacción en el rol que desempeñe, y facilitar y permitir que los demás pensantes se auto- satisfagan. El artista o persona famosa es como cualquier otro pensante, tiene la responsabilidad consigo mismo de proveerse satisfacción mediante el “pensar”, pero no solo como artista o científico, también desempeña múltiples roles sociales en las cuales debe desempeñarse con el mismo poder creativo como el que demuestra en su profesión.

        Como mamá, como papá, hijo, amigo, como ciudadano de este planeta, etc. si no está disfrutando ese rol, significa que es un mal pensador, la fama de genio no le sirve de nada.

       No existen, ni existirán reglas de como criar hijos perfectos, cada madre, cada padre debe ser un talentoso pensador para relacionarse en forma particular con cada uno de sus hijos. Ya es tiempo que se sepa que se está tratando con un espíritu que viene bendecido por Dios con el “poder de pensar” y goza del libre albedrío para formular sus propias ideas. Y no insistas, que no vas a lograr pensar por ÉL.

        Los hijos tampoco son mascotas que se entrenan, desde que nacen debemos respetarlos en su esencia espiritual, y por debajo de su naturaleza, existe la comunicación en la responsabilidad de los padres, para llegar a los acuerdos necesarios para una sana convivencia, y facilitarles, encuentre su camino.

       El orgullo que dan los roles de reconocida fama social, deben ser orgullos volátiles, es decir, disfrutarlo y dejarlo desvanecer por el viento. La calidad humana o espiritual no la determinan la fama en la profesión, el género, el color de la piel, las creencias o la inclinación sexual; el ser sociable, honesto, practicar la justicia, el orden y la paz es una calidad producto de la consciencia espiritual. Esa visión mediocre y la intolerancia en el campo que sea, es sinónimo de decadencia espiritual.

       La educación tampoco garantiza la calidad humana, miren a su alrededor y vean quienes tiene al planeta y las naciones en ruinas, casi todos son encumbrados universitarios graduados con todos los honores. Si seguimos por este mismo camino de engrandecer apariencias y falsos valores, los espíritus miserables seguirán reinando hasta que el planeta convulsione y de muerte a cuanta vida humana se encuentre en su superficie. 

       Tu eres un espíritu, si aún lo dudas, seguirás atorado en una incertidumbre que te mantendrá inmovilizado, mientras el universo cada segundo te muestra un cara diferente de su compleja existencia. Y si ya crees que lo eres, ahora ve si entiendes lo que es tu verdadero poder. Yo te sugiero observes el ACTO DE PENSAR.

                  ESTE MES ESTOY DE CUMPLEAÑOS EN “ACTIVIDAD PENSATIVA”

       Este mes se cumple un año de mi primera publicación, neófito por completo en el uso de Internet y de cualquier programa, usaba la computadora solo para escribir, y ya ustedes saben que los hijos no tienen paciencia, ni tiempo para sentarse al lado de uno y explicarle pausadamente lo que se debe hacer. Mi penúltimo hijo de 18 años, si me explica, pero lo hace tan rápido que yo no veo que teclas usa y quedo igualito de perdido.

      Pero les digo algo mis queridos amigos y amigas, lo estoy disfrutando y pienso seguir compartiendo con ustedes con el mismo cariño.

       Para despedirme; “DISFRUTEN TODO LO QUE HAGAN O DEJEN DE HACER” porque hasta para holgazanear hay que saber disfrutar.

         Pensante… nos vemos el próximo domingo, luego les enseñare fotos de las esculturas.