Translate

domingo, 9 de agosto de 2015

EL BUEN AMANTE

  EL BUEN AMANTE

El hombre y la mujer en algún momento
Necesitan ser buenos amantes. Sobre todo,
Si quieren mantenerse en la preferencia de
La pareja. Dejar que solo el sentimiento del
Amor cargue con todo el peso de la relación
Es dejar cabos sueltos, es caminar con los
Cordones de los zapatos zafados, expuesto
A que alguien… hasta sin querer cause que
Se aporreen la nariz. ¿Cómo sabes que eres
Un buen o mal amante?  No se lo preguntes
A él; no se lo preguntes a ella, la compasión
Tomará la delantera y recibirás una mentira
Piadosa en la cama y muchas excusas para
No repetir el encuentro. Pero para no preocuparte
Con la incertidumbre de que también fue
Tu puesta en escena, sé un buen anfitrión.
Ocúpate de hacer que la pareja se sienta a gusto,
Muéstrale en el papel todos los lugares que
Puede visitar si lo quisiera, pregúntale que desea
Que aunque no tengas ese lugar en tu repertorio
Te sirve saber que lo que tú le ofreces no es su preferencia
Y puedes conducirla a explorar nuevos reductos como
Prueba de una experiencia novedosa. Sé un buen anfitrión
Desde el comienzo hasta el fin la primera vez, y las ciento
De veces que él o ella vuelvan encantados por la atención
Recibida. Si comparten las almohadas todas las noches,
Cuando te quites la pijama con intenciones de unir los
Ombligos para que se besen, conviértete en el anfitrión.
La última experiencia es la que importa, es la que debe
Quedar en la memoria de quien consideramos se lleve
Una buena impresión. No temas; “el buen anfitrión se complace
Complaciendo”. Y si tienes dudas busca la palabra en
El diccionario y sabrás como ser un buen amante.

Autor: Emilio Fernández