Translate

domingo, 2 de agosto de 2015

EL DOMINGO HABLO DE AMOR

 EL GRAN AMOR DE TU VIDA

Te tenía bien olvidada y para mi fortuna ha vuelto a renacer
El frescor de tu hermosura en los predios donde guardo
Recuerdos de amores pasados y fallidos. Llegue a pensar que estas cenizas
Blanquecinas en mis cabellos disminuían el ímpetu de forzar
El crecimiento de una flor porque soy de los que no aguanta
Esperar el día de mañana para disfrutar de tan maravilloso
Espectáculo. Aquí estoy en este instante con el rostro
Iluminado de sorprendidas nuevas sonrisas celebrando
El renacer de un viejo nuevo amor. No tengo tiempo
Para lamentaciones, pero no puedo dejar de decirlo:
Cuantos años de vida perdí por ciego, por extrema inmadurez.
Quizás  yo necesitaba tomar el desvío por camino diferente
Para sufrir al intentar cultivar en áridos mundos aquello que ya tu
Habías hecho germinar en el lugar más irrigado de tu corazón
Para mí. Reconozco que mi manera de enamorarte ahora es
Muy distinta a la del joven Don Juan que coleccionaba novias
 Para vanagloriarse. La mujer que ahora eres, no la había visto nunca
Tiemblo de emoción cuando dices que siempre fui el gran amor
De tu vida y que nunca perdiste la esperanza de que tu amor
No muriera en soledad cuando tu corazón dejara de latir.
Yo en cambio no puedo decir lo  mismo, cuando quise amar
No encontré quien me correspondiera, los años los veía en el espejo
Y la desesperanza se clavó en mi pecho por no ver aparecer un
Nuevo rostro de mujer de la que realmente me enamorará,
Para mi sorpresa apareciste tú de nuevo, reconocí tu cuerpo,
Recordé tu nombre, para mi agradable sorpresa  quien estaba
 Frente a mí era el ángel que estaba esperando, un ángel que
Me guardó en su corazón esperando que yo abriera los ojos
Para mostrarme las maravillas del amor.

Autor. Emilio Fernández