Translate

domingo, 2 de agosto de 2015

¿HAS OÍDO LA VOZ DE TÚ CONSCIENCIA?

    ¿QUE PASARÍA SI PUDIERAS CONTACTARTE EN TU ESENCIA?

    Hola amiga(o). Domina el acto de pensar, no te distraigas demasiado, tu salud tu cordura y tu progreso espiritual está en juego. Estoy de acuerdo con lo que se dice acerca de que el pensante promedio no usa más de un cinco por ciento del poder innato que posee.
     Ese poder en parte se desperdicia porque el pensante como espíritu no puede canalizar su propia sapiencia y la realidad que está percibiendo desde el plano espiritual para tomar decisiones o proceder como realmente lo desea. Es decir, el espíritu al desenvolverse con el cuerpo físico se encuentra impedido --de hacer valer la consciencia de su propia percepción del entorno cuando está ínter-actuando en la vida diaria. El sistema automático de percepción física prevalece junto a los patrones de aprendizaje instalados y son pocos los pensantes que se dejan llevar por lo que llama “intuición o voz de la consciencia, que no es más que el mismo espíritu tratando desesperadamente de comunicar lo que le parece mejor para proceder.
     Pero no te equivoques la voz de la consciencia no es una voz que suena en tu cabeza y que se entromete en todo lo que vas a decidir hacer, aquel que oye voces o se siente poseído por un algo o alguien dentro de él que le da órdenes o le juzga y recrimina lo que hace debiera pedirle una consulta a su psicólogo lo antes posible.
     Por si tu no lo sabias, como espíritu puedes percibir el mundo a tu alrededor y estás más claro acerca de lo que te conviene y de lo que realmente quieres. Lo bueno que tienes de ti y que te orgullece en este momento es una menudencia, es ese cinco por ciento o un poco más de lo que te puedes dar para vivir con mucho más satisfacción, y orgulloso de tu poder para ser quien quieres ser y cómo quieres desenvolverte como persona.
      Óyeme  amigo(a), no estoy hablando de eso que llaman inconsciente o de la carga negativa que arrastras del pasado que te resta consciencia y te impide usar parte de tu poder en algunos aspectos, y que además en forma reactiva genera problemas psicosomáticos resquebrajando la salud física. Esta carga negativa del pasado te resta poder y tienes que liberarte de ella hoy, mañana o en alguna otra vida en el futuro, con ella de arrastre vas a ser uno del montón de impedidos para ascender a tu propia esencia y causar tú despertar. Estoy hablando de tu propio potencial cognoscitivo LIBRE, pero que no puedes usar porque no puedes traspasar la barrera física y la barrera de adaptación social (“realidad social de desenvolvimiento que son los métodos y patrones de desenvolvimiento lógicos e inteligentes acordados”).
      No me creas ahora, (en un futuro muy cercano te invitaré hacer algunas pruebas y tú me dirás luego si es cierto o no lo que te voy a decir) por lo menos oye y déjalo por ahí en tu mente. Para mí es de lo más normal entrar al plano espiritual y comunicarme con los que han dejado cuerpos, no es esa comunicación adivinando lo que quiere o haciendo deducciones jaladas por los moños; es comunicando como lo hago contigo. Pero eso no es lo que me interesa decirte, tú eres un espíritu como todo el mundo y si tú quieres me puedo comunicar contigo en el plano espiritual, con tu consciencia libre y luego informarte lo que tú mismo quieres decirte pero que no puedes canalizar tus ideas a nivel racional físico.
     No es que el espíritu no intente esa canalización o hacer prevalecer lo que considera más acertado y beneficioso para él, todos los pensantes lo intentan pero son tantas las veces que no hace lo que realmente quiere y como quiere, por causa de las barreras que se decepciona de sí mismo, deja de luchar inhibiendo su poder y dejándose llevar por la racionalidad social acordada en la corriente de la vida.
     Si el pensante pudiera hacer un puente para comunicarse a sí mismo lo que piensa, evadiendo el cerebro, la mente y su adorado y preocupante yo o personalidad ( que no es más que un paquete de hábitos, costumbres, conocimientos, adiestramientos, etc.)  Se va a caer como los personajes de “Condorito” ante las sorprendentes cosas que se puede decir para resolver cualquier cantidad de sus impedimentos como espíritu, y para encontrar las maneras de montarse en sus metas transcendentales que de paso lo conducen a la liberación de sus propias ataduras y al despertar que le haga falta.
     Ahí donde tu está en este momento lo más seguro que estás esperando percibir con los sentidos físicos o que la mente te recuerde algo para decidir qué vas hacer o cuando te levantas de la silla, o no sabes cuál es la mejor manera de resolver o llevar a cabo una acción porque piensas que no eres “adivino” y de repente tomas una decisión y desde el plano espiritual te estás gritando; ¡tonto así no, haz esto! Y lo único que te das cuenta es que: “pareciera que algo por dentro te dice que no es así como debieras proceder”. Y suceden accidentes y suceden cosas que no son favorables por encontrarse uno en el sitio o en el momento que no debía estar allí. Y viceversa, se pierden oportunidades buenas por no “OÍR LA VOZ DE LA CONSCIENCIA.
     Seguro que te ha pasado y te seguirá pasando muchas veces, que te queda el mal sabor de la manera que te estas desenvolviendo, pero eso no es todo; hay problemas o asuntos importantes en ti, que como espíritu en tu consciencia libre tienes la mejor respuesta o solución, pero si la persona cree que esa enfermedad es mortal (acuerdo social), o que solo un genio puede resolver su problema, que no es vidente para saber su futuro, que los milagros lo hacen los santos o los brujos, que evadiste el peligro porque tienes un ángel, que la autoridad médica o de otra índole como tiene cien títulos lo que diga hay que creerlo cien por ciento, etc. etc… y oyes todas las mañanas a los parlanchines que te dicen de qué color vestirte, lo que te deparan los astros,  la lectura de tu signo etc…  Barreras, barreras, barreras, y todas acordadas y puestas por el mismo pensante.
       Seguro que te quedaste pensando si será verdad que puedo comunicarme contigo a nivel espiritual en este momento. Si puedo hacerlo, pero no lo hago ni contigo ni con nadie con la cual no lleguemos a un acuerdo, y lo he estado haciendo con muy buenos amigos solo para desarrollar una manera fácil para que cualquier persona puede hacerlo solo. Y te digo algo; voy por buen camino y bastante adelantado. Mi propuesta de libertad es plena autonomía, cero dependencias, y para eso el pensante debe ser poderoso y dueño absoluto en su mundo, por encima…  Dios.
     Voy a dejar el tema hasta aquí, pero me vas a disculpar si te recuerdo la tantas veces que he dicho “control del acto de pensar” “el dominio de la actividad pensativa es vital, es vida o muerte, es conciencia o inconsciencia, es libertad o atrapamiento”.
     Insiste en retomar control del acto de pensar, son muchos años y siglos funcionando en automático, respondiendo a los estímulos y motivaciones externas, sin meter el acondicionamiento mal intencionado de este Sistema para convertirte en un pensante dependiente. Hazte un cariño como espíritu, permítete pensar y oír lo que piensas, no te vas a creer que sepas tantas cosas de ti, y de las cosas que puedes hacer como espíritu sin necesidad de morirte.

   Buen provecho con tus reflexiones.  Nos vemos pensante.