Translate

lunes, 12 de octubre de 2015

¿CANSADO DE PENSAR POR LOS AÑOS?

         ¿EN QUE MOMENTO SE DEJA DE ACTUALIZAR LA PERSONALIDAD?

      Hola amiga(o). Los lunes es un buen día para hacer un plan de trabajo para reforzar aquellos factores positivos de la personalidad, modificar los que no estén alineados a la meta o sueños importantes, y eliminar aquellas actitudes que obstruyen o entorpecen un avance fluido y rendidor.
     La personalidad es y debe de ser una obra inconclusa, cuando ya se considere que no se puede actualizar o incorporar nuevos componentes, el pensante se vuelve un objeto flotante en la corriente de la vida y acaba en un remanso esperando la muerte.
      Para la actividad pensativa  ningún pensante se puede esconder con la excusa de que ya sus mejores años de vida pasaron o que ya no tiene un cuerpo joven. Pensar, o llevar a cabo el acto de pensar no exige mover un solo musculo, (ejemplo vivo; el Astrofísico, Stephen Hawking) Mientras más años de vida se pasen pensando por voluntad e iniciativa propias en las cosas que nos llena espiritualmente, más control de la actividad pensativa y por ende mayor profundidad de reflexión.
      Sucede que algunos pensantes respiran aliviados al terminar una carrera o después de estar estudiando o aprendiendo durante un período de tiempo. Olvidarse del estudio por unos días o por un tiempo es una imperiosa necesidad, lo que no están claros es si lo que quieren es distraerse en lo que sea, menos estudiar, ¿o qué? Dije algunos, pero hay otros que están esperando ese periodo vacacional para pensar en lo que les llama la atención. Y esto que le apasiona, le ocupa más tiempo del día y de la noche que los estudios formales.
       No es tomarse un descanso del acto de pensar, porque se está agotado de tanto pensar, en verdad se está agotado de tanto estudiar, de tratar de aprender un 99 % de información o datos que se le va a dar uso, sabe dios algún día, que no se sabe cuándo y si es que llega a ejercer la profesión. Y para colmo de males la gran mayoría de los estudiantes no están en la carrera que les apasiona, y los pocos que pueden o tienen la suerte les desperdician tiempo con materias que nada tiene que ver con su especialidad para tratar de amoldarlo al sistema dominante.
        Actualizar el conocimiento o estar al día con las novedades pensadas  por otros es importante y más si se refiere al campo donde se ejerce la profesión, pero no menos importante es no dejar que la personalidad se deteriore con el paso del tiempo o por los efectos negativos acumulados en pensamientos conclusivos y decisivos hechos en tantos momentos de confusión, dolor, disgusto o bajo la fuerte presión de circunstancias apremiantes, por el que todos tienen que pasar por una razón u otra.
        En la obra que el pensante tiene puesta en el escenario de la vida su actuación es polifacética, si quiere estar satisfecho con su desempeño y disfrutar de reconocimiento y aplausos, debe ser un buen actor en todos los papeles que represente. Muchos roles los mantiene toda la vida, pero el público y lo actual exigen darle a ese papel de padre, amigo o hermano un toque moderno.
       Algún pensante mayor, dirá que no se va a vestir o a cortar el cabello así, pero no se trata de estos implementos que se usan de manera equivocada para descifrar la personalidad de la gente, me refiero al contenido de los pensamientos. A la “manera de pensar” que se evidencia en lo que hace y lo que se dice o comunica la persona.
       Dudo que haya un pensante que no desee tener una larga y saludable vida, pues le diré querida amiga(o), si ese es su deseo, tiene mucho trabajo que hacer, cada día que el cuerpo envejece usted debe mejorar sus condiciones como pensante para mantenerse por encima de las deficiencias físicas. Debe ser un pensante consciente y capaz de tener un mejor dominio del acto de pensar, ya que vivir más tiempo le dará más oportunidad de ver morir a familiares y amigos y su propio cuerpo necesitara más de su apoyo y cooperación para poderlo acompañar a pasar de los cien años.
       Este enfoque del lado negativo no es el de mi preferencia, pero de vez en cuando hay que imaginar la cruda realidad la cual es parte del guion de la obra de la vida que está en escenario.
      Del lado positivo, tienes más oportunidad de traer a existencia nuevas sonrisas a los nietos, nuevos poemas, nuevas canciones, nuevas ideas que te revitalicen y que quizás allá afuera haya pensantes que se quiten el sombrero en una muestra de respeto y admiración.
       Feliz lunes y que sea un día provechoso.    Nos vemos pensante.