Translate

lunes, 5 de octubre de 2015

¿COMO VOLAR SI NO HAN CRECIDO LAS ALAS?

 

                   PRIMERO LO PRIMERO
       Hola amiga(o). Entiendo que la gran mayoría de los pensantes viven con la inquietud espiritual de elevarse en consciencia y comprender su verdadera naturaleza para asumir estados idílicos imposible de lograr en el plano físico.
        Lograr alcanzar esas experiencias en un plano donde todo se desarrolla conforme al bien y la armonía con el creador es para mí el significado de la meta final, porque primero hay que superar las barreras de este entorno físico, incluyendo la mente que es la nave nodriza con la que viajamos en este plano.
        El desapego o dejar atrás estos estados y condiciones que solo sirven para desenvolverse en este nivel, no significa que el pensante cuando muera su cuerpo es que va a experimentar estas increíbles experiencias solo posible para un espíritu liberado.
        Primero lo primero, este plano físico es realidad para el pensante, por la virtud de todas las virtudes que se pueden lograr en este universo, éste es: “PENSAR”. La actividad pensativa es todo el hacer que un espíritu puede efectuar en este plano, con ella crea pensamientos que le permiten materializar estados aparentes de SER, PARA HACER Y EXPERIMENTAR POSESIÓN O PERTENENCIAS.
       Aquel que no ha hecho consciencia del acto de pensar y se ha puesto al mando de este acto, no podrá crear las alas para mantenerse en su verdadero mundo. Y Aquel que es un perseverante luchador por su liberación espiritual y aún está lidiando con altos y bajos, y buscando un mejor conocimiento para alcanzar niveles superiores, le va hacer muy bien ponerse al timón del acto de pensar y hegemonizar en su mundo interno como un Rey.
       Si es por datos o información útil, en las esencias perdidas de las enseñanzas de los grandes maestros del pasado, se repite la constante; “deja todo lo de este plano aquí, incluyendo el conocimiento”. Todo el saber adquirido en este plano no tiene utilidad en el espiritual y se convierte en una barrera llevar significados y contenidos que solo han servido para comunicarnos en este nivel físico.
       La humanidad se ha ocupado de dar a conocer muy bien las consecuencias de los pensamientos sobre la salud psíquica y física, de los comportamientos aberrados y de las dificultades para asumir estados de ser deseados por los pensantes. Casi que se le criminaliza a los pensamientos por su negatividad en la vida.
       También se ha informado muy bien y las leyes contienen este principio de que eres responsable de los pensamientos ejecutados que produjeron consecuencias penadas por la ley. Y con este conocimiento que se comparte con todo el mundo, los pensantes no pueden regenerarse, asumir nuevas formas de ser que le favorezcan y mucho menos dejar de enfermar el cuerpo.
       La omisión de la importancia del acto de pensar es un crimen de lesa humanidad, de la humanidad con ella misma. Nacen y mueren generaciones completas que vivieron en una guerra de ideas, todas las guerras son choques de ideas. El honor, la dignidad y cualquier orgullo que engrandece a un descendiente del mono “hombre” es matar y morir por sus ideas. (Lo de descendiente del mono; es una forma irónica de referirme a quienes afirman esto sin diferenciar la naturaleza física de la espiritual).
       Hay urgencia, así lo creo, de que se dé un paso atrás, y la importancia del acto de pensar, se le enseñe a los niños como les enseñamos a caminar o hablar. La formación y desarrollo de su cuerpo y la personalidad debe llevar la consciencia que en ese acto radica TODO EL PODER QUE PUEDA SOÑAR.
      Cuando se habla de poder, la mente lo asocia de inmediato con las riquezas, las armas, cargos políticos; la fuerza física representada de cualquier forma, pero sobre todo haciendo uso del conocimiento y de la inteligencia. Y esto es una gran realidad en las condiciones de juego que hemos creado los pensantes en este planeta. Con pensamientos cualquiera puede lograr cualquiera de lo antes mencionado, hasta alguien como Napoleón o Hitler usaron a cualquier cantidad de pensantes como borregos para que materializaran sus maravillosos pensamientos.
      Imaginemos ahora cual es el poder de un pensante que controla muy bien y en cualquier circunstancia EL ACTO DE PENSAR y producir pensamientos que en verdad nazcan de la reflexión ética.  
       No te asustes amigo(a). Es todo lo contrario a como pensaste; Hitler y Napoleón eran personalidades resultantes de descontrol de la actividad pensativa,(grados de demencia) cuando un pensante tiene control consciente del acto de pensar se auto-satisface con el solo hecho de saber que todo lo puede, no necesita demostrar nada, pero sobre todo no comete la necedad de tratar de dominar a otro pensante porque ya se conoce y sabe que es lo que hay dentro o detrás de un cuerpo físico y una mente.
      La búsqueda de la paz, la justicia y el orden mundial, es imposible de lograr si sus integrantes ignoran lo vital del acto de pensar, si ignoran que tienen un poder natural y que pueden usar desde el mismo momento que abren los ojos de este cuerpo al mundo, pero para desaparecer esta ignorancia se requieren padres y madres que ya estén en posesión consciente de su poder.
       Todos somos ejemplos y maestros vivientes que no necesitamos articular palabras para que un recién llegado pensante crezca a nuestro alrededor con toda la libertad para alcanzar un máximo de desarrollo. Pero, PRIMERO LO PRIMERO… CONTROL DEL ACTO DE PENSAR.  Que tengas buen provecho.    Nos vemos pensante.