Translate

domingo, 11 de octubre de 2015

EL DOMINGO HABLO DE AMOR

AYER, HOY, MAÑANA Y SIEMPRE

Ayer fue el día más precioso y será por excelencia el momento inolvidable de mi vida. Hoy estoy aquí reviviendo con incredulidad la increíble fortuna de que tu confesaras el amor que siente por mí. Mi corazón se volvió como loco e hizo llover sangre en los cinco continentes del planeta, mi mente ofuscada balbuceaba las ideas con las que quería celebrar sin salpicar la belleza de tu rostro diciendo te amo. Lucho con el “no puedo creerlo” la sorpresa me agarró desprevenido, daba como un hecho que no pasaría de ser un simple conocido que babeaba miradas turbias tratando de despertar a cupido para que me eligiera y usara mis suspiros de amor como flechas en el templado arco que usa para ensalzar un corazón a otro. Embriagado sigo macerando tu recuerdo para beber el fermentado vino del fruto de tu sonrisa y la florescencia de tus encantos, camino por los senderos de mi mente poniendo tus huellas en cada rincón de la historia de mi vida y con la indeleble fragancia de tu alma impregno el cuarto de recogimiento donde hago mis citas con Dios. Ayer es hoy y hoy será mañana y mañana será la eternidad de tus besos compañeros de mis labios derretidos en tu boca para deleitar las sensuales papilas que bordean tu lengua cuya especialidad es degustar el amor, amor que se declaró ayer y hoy lo hago brillar para siempre. Te amo.

Autor: Emilio Fernández