Translate

domingo, 4 de octubre de 2015

ELLA

        ELLA

Ella sabía que todo lo que quisiera lo podía obtener por Internet, ensimismada buceó por los portales donde su imaginación quería entrar, ciertas hormonas despertaron en su cuerpo, una cálida brisa sopló en su cerebro y extraños cosquilleo recorrieron su piel. Su mano izquierda sin consultar a la mente ni al alma del erizado cuerpo se movió hasta la entrepierna y éstas instintivamente le abrieron paso a los dedos para hurgar en la “lámpara de Aladino” y frotarla hasta que el genio saliera y le cumpliera sus lujuriosos deseos. Su mano derecha cual gato encolerizado trataba de destrozar el ratón, disgustada por la preferencia a la mano izquierda de usar sus sensibles nervios para provocar la vibración que electrificaría todo el cuerpo, la córnea de los ojos desapareció por la parte superior de la cavidad ocular y lo blanco de los ojos veían caer los rayos y centellas que impactaban a ella. Ella que se cansó de esperar el regreso de su amado y en compañía de soledad se dio la gran satisfacción.

Autor: Emilio Fernández