Translate

miércoles, 18 de noviembre de 2015

¿CONTROLAS LA MENTE O TE CONTROLAS TU?

 COMO LOGRAR EL MÁS ALTO RENDIMIENTO

     Hola amiga(o). Todo “el control mental” que se logre, es el control en sí mismo que ha logrado el pensante. Cierto, conduce una poderosa máquina y es de su destreza que depende no estrellarse en la carrera para lograr alcanzar sus metas, y sobrevivir sin tantos accidentes y abolladuras.
       Ahora, el pensante ya viene en este momento en veloz carrera conduciendo a través de la mente, y  el control en sí mismo está siendo afectado por los dictados de pensamientos que ya están en las funciones automáticas de ella. Son rutas donde el pensante ha dejado que “el piloto automático se encargue”; son algunos patrones de comportamiento que no puede desactivar y que le afectan el control en sí mismo. Por lo tanto con menos condiciones para controlar la mente.
      El pensante puede considerar “no pensar” o pensar “nada” y experimentar ese estado de plenitud, de paz y quietud, pero la mente no puede ni debe apagarse, se pierde tiempo y energía tratando de apagar la mente, cuando quien tiene que neutralizarse o dejar de pensar, es el pensante.
        La mente no solo se ocupa de las directrices que ha dispuesto el pensante para conducir su vida, tiene además funciones directas en la supervivencia de la entidad física, quien procesa permanentemente lo que percibe del exterior y lo que ocurre dentro de su propio complejo orgánico. No puede ni debe dejar de estar activa.
      Aquel pensante que ha logrado un buen nivel de libertad, se le hace real el hecho de que es diferente de su mente y de su cuerpo, y que la personalidad sea la que sea que está asumiendo, es resultado de sus pensamientos y no de lo que piensa la mente, por lo tanto no ve a la mente como la responsable y sabe que en él están las respuestas y las soluciones.
     Lo he dicho pero te lo recuerdo. Insisto en llamar “pensante” a quien en esencia es el ser que habita en un cuerpo y tiene una mente, y no llamarlo espíritu o alma. Esto lo hago más que todo pensando en los niños. Explicar lo que hace o puede hacer un espíritu o un alma, es todavía confuso para muchos adultos y no le será útil en absoluto, por ahora. Aunque en una de las definiciones de espíritu que he leído, con timidez se le atribuye la capacidad de sentir y PENSAR.
      En cambio, informarle al niño, que él es un pensante o un pensador, porque “piensa”, se le puede demostrar con mucha facilidad y se le puede hacer ver la utilidad que tiene para él desde ese mismo momento. En mi experiencia, perdí muchos años de mi vida tratando de ver con mis propios ojos que era y que hacía un alma, o un espíritu. Tiempo que me hubiera servido para empoderarme por completo del acto de pensar y vivir la magia de ese poder como lo hago ahora.
       Si usted decide “no pensar” no trate de apagar la mente, esa decisión de “no pensar” es un pensamiento suyo y usted es efecto de lo que piense, por lo tanto experimentará “no pensar”. Usted está dejando de pensar pensando, no está apagando la mente. En el grado que pueda tener control en sí mismo, es consecuente a su control del acto de pensar que usted ejecuta y viceversa.
        Es decir; Controle el acto de pensar que usted ejecuta y se está controlando usted. Y como consecuencia positiva está en mejores condiciones para dominar la mente, o los programas que ya instaló en ella, que son hechos con sus propios pensamientos.
       Diferenciarse de la mente y el cuerpo es recobrar autonomía, y permite reconocer cuando es uno el que piensa, en otras palabras puedes reconocer tus propias ideas cuando las estás produciendo y dejar de pensar pensando, si ese es el deseo.
       Tratar de controlar la mente o toda actividad física, para concentrarse y poder meditar sin controlar “el pensar”, es la causa para que muchos pensantes abandonen estas prácticas ante la dificultad que tienen para tranquilizarse o relajarse. En el post anterior lo dijimos, quien más necesita relajarse y meditar, es el que menos puede por su descontrol.
      ¿Cómo meditas si estas en medio de un descontrol? ¿Cómo lograr relajarse y mantener la concentración para adentrarse en sí mismo y buscar respuestas? La vida cotidiana nos llena de disgustos, de alteraciones, de presión y hasta dolencias emocionales y físicas. Esta carga o esta actividad emocional descontrolada del día, tienen que desaparecer antes de poder meditar, reflexionar, razonar, analizar o ejecutar cualquier terapia o proceso de mejoramiento.
       El rendimiento es el objetivo de todo pensante en toda acción que emprenda, y cada uno de nosotros vive emprendiendo acciones, incluyendo aquellas dirigidas a la salud, física, mental o espiritual.  Analiza tus puntos de vista y haz la comparación a este enfoque si no lo has considerado y veraz como se incrementa tu poder creativo.
       Ha sido un gran placer compartir, buen provecho.   Nos vemos pensante.