Translate

sábado, 5 de diciembre de 2015

EL DESTINO DE UNA FLOR

Micro-relato.
Esto lo oí de una flor cuando hablaba con otras en el jardín; “Nuestras madres viven orgullosas de nuestros destinos, se nos enseña a exhibirnos a mostrar toda nuestra fragancia y delicada belleza. Solo somos en el gesto de amor de aquel que nos elija, simples mensajeras. En mis sueños de capullo un ave de plumas blanca me describió el futuro que nos espera. Iremos sin misericordia a los cestos de basuras malolientes y despreciadas, o moriremos en la inclemencia del sol y la lluvia cuando todos abandonen la tumba del difunto. En la memoria de quien nos regale o haga la ofrenda, se lleva la impresión que causamos, y en la de quienes vamos a exhibirnos, solo hay pensamientos para quien hizo su gesto de amor. El ave blanca me recomendó que les dijera; “cuando sus vidas se estén apagando y sus pétalos se marchiten, no doblen la cabeza por vergüenza de perder su belleza y su fragancia, háganlo de satisfacción por que cumplieron la misión de despertar y transmitir el amor entre los hijos preferidos de Dios”.

  Autor: Emilio Fernández