Translate

sábado, 26 de diciembre de 2015

RELATO DE UN RELATO

     Micro-relató.
En mi época juvenil ir al cine era un privilegió, aquellos que podían ir a un matiné tenían casi la obligación de contarnos la película. Recuerdo a Juan M. no solo hacia una excelente narración, reproducía cada sonido y cantaba las canciones completas sobre su imaginado caballo. Como actor polifacético recorría todos los personajes y hasta imitaba el caminar, los gestos y las voces femeninas con tal seriedad que nos quedábamos embelecados construyendo en la imaginación las imágenes que nos transmitía. Gracias a él a los diez años empecé a leer novelas vaqueras de letras (sin imágenes). Ya que un día descubrí que la película que nos estaba narrando, no era una película; era una novela vaquera que había leído de Marcial Lafuente Estefanía (escritor español). Me sorprendió y me cautivo el hecho de que con solo palabras en un pequeño libro se pudiera ver una película. Desde ese día veía películas vaqueras toda la semana ya que mi abuelo las coleccionaba.

  Autor: Emilio Fernández