Translate

miércoles, 16 de diciembre de 2015

UN CANTO DE PAZ

      POR AMOR

      El camino de mi vida no lo puedo volver a recorrer, me consumo como el fósforo encendido cuya llama ilumina el momento por donde voy. Hacia atrás el polvo de mi andar y hacia adelante los sueños no soñados. La flama de la vida reverbera alimentada por el combustible que provee la refinería de mis anhelos, aurora que me diferencia de todos los que van en la larga procesión de consumidores de tiempo. Un canto de paz producido por el latir de los corazones amorosos rebota en las paredes endurecidas de las consciencias opacadas por falta de sueños propios. Cristalizados sentimientos caen como rocas en el camino, llenando de ampollas los desnudos pies de los que recién han encendido sus luces y atemorizando a quienes esperan en el plano espiritual, para unirse a la fuerza de vida que intenta hacer valer su presencia, en un universo que no se soporta ni a sí mismo. Un canto de paz insiste en pasar entre lágrimas y el bochorno incesante emanado del negro atardecer de corazones impíos, sembrando esperanza en los baldíos terrenos de las almas impuras, para no rendirse a la negatividad contagiosa, de quienes quieren ver morir al prójimo de manera trágica. “Un canto de paz, por amor de Dios”.

Autor: Emilio Fernández.