Translate

domingo, 28 de junio de 2015

¿QUE TANTO AYUDAN LOS CAMBIOS DE ATENCIÓN?

        ADQUIERE CONSCIENCIA, PERO HAZTE CONSCIENTE.

          Hola amiga(o). ¿Quién no se da cuenta que cambiando el enfoque de la atención la realidad que se está sintiendo o experimentando tiende a desaparecer? Este recurso funciona como muchos otros que usa el pensante para aliviar sus males, productos de su actividad pensativa. Pero igual que otras formas de alivio como dejar que el tiempo se ocupe del mal que se siente, mudarse a otra localidad, irse de compras, comer compulsivamente o irse de vacaciones, hay que reconocer que son alivios, ayudas o mejoras que no son definitivas, y que la idea es aprovechar ese respiro para  encarar las verdaderas causas del problema.
         Es importante reconocer que la atención emana de ti como espíritu, con ella puedes observar usando los órganos de los sentidos físicos como canales de percepción del mundo que te rodea y sin ellos a un mundo imaginado por ti. En este momento tu cuerpo recoge con el tacto, el oído, el olfato, la vista, etc. cualquier cantidad de información para el cerebro sin que le prestes atención, pero si quisieras puedes concentrarte en uno de estos canales para observar y crear pensamientos de consciencia de esa realidad percibida.
          También puedes fluir atención sin usar el cuerpo físico usando la imaginación, allí observas y creas otra consciencia individual. Estar consciente, es poder poner atención a lo que se percibe a través del cuerpo y poder poner atención a las realidades ya hechas o que se están haciendo en nuestro mundo. Es decir, en nuestro mundo ya tenemos valores, reglas, modus operandi o maneras de ser a las cuales también debemos percibir, así como poder estar consciente de que estamos pensando lo que estamos pensando.
          La atención se produce cuando un pensante entra en comunicación con alguien o algo, y con ella hace consciencia del mundo que le rodea y de su propio mundo. La idea de cambiar la atención para buscar alivio al descontrol, no se le privilegia porque se envuelve en el paquete junto a todos los factores de la comunicación, y así se deja de observar este factor fundamental en la consciencia de un pensante, que hace que lo que le llegue al pensante, vaya directo al “corazón”.
          Observa cómo andas tú con la atención y trabaja en ella si consideras que no la dominas con respecto a algo. Has los cambios de atención, pero consciente que lo que buscas es dominarla, controlarla para de esa manera cambiar la realidad que involuntariamente construyes y que estás sintiendo.
           Aquella persona que busca fijar la atención en otra cosa para aliviarse del estado alterado de consciencia en que se encuentra, lo logre o no debe reconocer que así no se resuelve el problema. Es ella como pensante que está en un estado que no puede CENTRARSE, no puede estar cómoda, tranquila, relajada, etc. y no puede lograr esa paz o serenidad porque tiene UN ACTO DE PENSAR FUERA DE CONTROL.
           Hablamos de la “carga pesada del pasado” cosas “malas” que te han hecho, cosas “malas” que tú has hecho, y aquellas cosas que consideras que no debiste haberte hecho a ti mismo. Todas son excelentes motivos para perder el control del acto de pensar y para que la atención se salga de control.
           Decir que la atención está sin control, es decir “el pensante perdió el control” Una persona que dice “no puedo controlarme”, está diciendo perdí el control del acto de pensar y mi atención fluye sin control.
           Entendiendo que al hablar de la atención se está hablando del pensante y del medio de hacer su realidad y su consciencia, a nadie que esté consciente que la atención es el pensante presente, se le ocurriría maltratar en la comunicación la atención de ningún pensante. El niño que no se le envía atención, al niño que no se le presta atención cuando la está pidiendo, se le está clavando un puñal en el pecho a ese espíritu.
           Dar y recibir atención es dar vida a la comunicación que se tenga con otro ser pensante. Por la atención se gradúa y mide el interés de una persona, y por supuesto se puede predecir si va a ocurrir un entendimiento o se va a llegar a un acuerdo de realidades.
            La personalidad de un pensante puede padecer del mal de falta de atención o del mal para dar atención, se producen conductas irracionales para tratar de cubrir la necesidad de hacerse notar o de que no se le vea que está presente. Estas deficiencias tienen como causa un pasado triste, donde los pensantes que le rodeaban destrozaron con su comunicación la comunicación de ese niño y ahora no puede CENTRARSE para pensar y comunicar.
           Ejercitar el control del acto de pensar es un reto para dominar la atención, si usas PENSAR NADA como te lo he recomendado, tienes el factor adicional de la condición de Nada que te reta a que la atención que uses no puede traer consciencia de algún significado o contenidos de pensamientos; la única conciencia es la voluntad de estar consciente sin que nada motive.
           En la condición de Nada, el espíritu se hace así mismo consciente en su propia naturaleza, se hace consciente de estar consciente, que es muy distinto a adquirir consciencia producto de la información o el conocimiento, y en esta condición de estar consciente durante la práctica, recoge su atención voluntaria y la involuntaria para centrarse, para mantener la estabilidad, lograr una presencia cómoda.
          Todo ese pasado inconsciente que se reactiva a través de la mente y que enferma física o psíquicamente al pensante tiene atrapada parte de su atención, el poder de su flujo de atención se disminuye ante tanta exigencia de atención involuntaria. Imagine la tubería que lleva agua a su casa y que sin que usted se dé cuenta los vecinos hacen tomas ilegales a ese mismo tubo. O que a su señal de internet los vecinos se conecten sin que usted pueda impedirlo, lo poco que le queda disponible no le responde como desea. ¿Cómo se concentra una persona en lo que quiere si no cuenta con suficiente atención?
          Para finalizar este tema vamos hacer un resumen de la secuencia que debe observarse al reflexionar sobre la atención y su importancia.  Primero un pensante debe ser capaz de centrarse, integro en tiempo presente; b) en control del acto de pensar; c) atención o concentración en lo que quiere; d) comunicación eficiente con otros, con el mundo que le rodea y consigo mismo usando pensamientos o ideas.
         Las fallas observables en el manejo de la atención son síntomas del estado en que se encuentra el pensante. La idea no es que otro lo sepa para que nos diagnostique, estos datos son elementales, como el chofer que debe por lo menos saber por dónde se le echa gasolina al carro.

          Buen provecho de tus observaciones. Nos vemos pensante.

LA CONCENTRACIÓN Y EL ACTO DE PENSAR

          ¿QUE TANTO CONTROLAS TÚ ATENCIÓN?

        Hola amistad. La concentración, requisito imprescindible para el entendimiento y la creatividad. De seguro te gustaría saber a qué se deben los problemas de concentración, y para entender esto hay que hablar de un elemento ya conocido; la atención, que es un factor determinante para reconocer el poder de concentración que se tiene.
        ¿Qué es la atención?, podemos decir que la atención es una cualidad del pensante, se manifiesta en una forma de flujo de energía o una extensión que sale de él para direccionar su comunicación en los objetivos que se proponga alcanzar. Puede parecer que los estímulos que excitan los órganos de los sentidos físicos, causan que se produzca la atención del pensante, y a la vez pareciera que la atención se reduce al cerebro interpretando las señales que recibe mediante los canales de percepción.
         Lo que si es cierto, es que toda la información que ser recibe por los órganos de los sentidos y que el cerebro procesa, crea una consciencia, y esta consciencia da una realidad “objetiva”, pero demostrado está que el pensante puede pensar, enfocar su atención y producir ideas o consideraciones obviando esta consciencia o realidad que le da el cuerpo físico. De hecho, el pensante que hoy en día no haya roto con la realidad proporcionada por el cerebro,  o pueda pensar fuera de ella, está quedando rezagado con respecto a los pensadores que ya han superado esta barrera.
         La atención proviene del pensante, sale del espíritu y es con este flujo llamado atención con la que se provee de otra realidad, aparte de la que le proporciona el cerebro. Realidad propia concebida por sus conclusiones y opiniones, es en esta realidad con la que se identifica y asume actitudes para seguir pensando, produciendo consideraciones para afectar su estado anímico espiritual.
         El pensante puede fluir atención de manera consciente o inconsciente; por iniciativa propia o de manera involuntaria; con pleno control de su enfoque de atención o todo descontrolado.
         Observa estos detalles amiga(o). Cuando un pensante tiene la atención enfocada en algo y no quiere seguir, pero no puede quitar la atención de eso, su estado de descontrol es evidente. Cuando un pensante quiere enfocar la atención en algo y no puede permanecer como lo desea, hay descontrol. Pero hay un nivel de descontrol más profundo y es cuando sus pensamientos contenidos en registros del pasado, están a través de la mente captando su atención, de manera inconsciente se enferma física o espiritual.
          No hay concentración sin enfocar la atención en lo que se quiere y para enfocar la atención tiene que estar ahí un pensante consciente y en control del acto de pensar. Aquel que quiera mejorar la concentración tiene que CENTRARSE PRIMERO, recuperar control en sí mismo, ya que es él, el que fluye esa energía llamada atención. Pero recuerda lo que hemos hablado, si el pensante ya está en un estado de descontrol, no se va aponer una camisa de fuerza o amarrarse con una cadena, ese estado de descontrol en que se encuentra es producto de pensamientos hechos en el pasado estando en descontrol del ACTO DE PENSAR.  La práctica que te di de Haciendo Nada, exige que el pensante haga uso de la atención de manera voluntaria para recuperar consciencia y control del acto de pensar.
          En una sociedad con un Sistema mercantilista, pero mal intencionado, están manipulando la atención del público, allá afuera todos compiten y quieren que le prestes atención para introducirte una realidad y acuerdes con ella. Imagínate a las personas que desde que nacieron, los estímulos, motivos, propaganda, publicidad, anuncios y todo el que le rodea exigiéndole atención. Y nos preguntamos, ¿qué les pasa a estos muchachos que no pueden mantener la atención en algo, o no pueden despegarse de algo?
          La deficiencia para lograr buena concentración es un padecimiento de jóvenes y adultos. Y te digo algo más, observa a una persona con un trastorno psíquico, un vicio, intranquilo, nervioso, o no puede parar de pensar y pensar, etc. esa persona o tiene la atención tan enfocada y fija en ese algo o está en un estado de divagación que su atención no puede enfocarla en nada.
         El problema se agrava porque la atención transporta la realidad que se hace el pensante, y mientras más enfocada y sin control tenga la atención en eso, mucho más real se le hace; tan real, tan real que su credibilidad lo hace personificar o ser eso que siente, y si su atención divaga sin control, el mundo a su alrededor se hace tan irreal que en ambos casos se evidencia su locura.
         En la comunicación vemos la importancia de que el interlocutor preste atención cuando se le habla o nos está hablando. La atención es señal de que allí está ese ser presente, ese espíritu con el que hablamos.
             PARA CONCENTRARSE HAY QUE CENTRARSE PRIMERO
         La concentración y la atención van de la mano, pero quien fluye la atención es el pensante y este tiene que estar CENTRADO antes, y este estado, es una condición cómoda y estable que debe mantener el pensante, pero que mejor manera de centrarse que usar la condición de Nada. El concepto de Nada como lo hemos explicado, es el estado espiritual centrado por excelencia, a partir de esta condición el pensante crea un mundo de pensamientos, un universo que gira a su alrededor. Toda la realidad considerada se orienta con relación al pensante.
         Imagina que eres el sol y todo a tú alrededor se sostiene y mantiene por tu presencia estable, si se desestabiliza el sol, todo lo que depende de él se descontrola. El interior del sistema solar está fuera del sol y el interior de tu mundo está fuera de ti. Se usan expresiones como: “busca en tú interior” “dentro de ti” etc. estás expresiones pueden confundir a un espíritu y creer que es hueco por dentro, o tiene un cráneo hueco, u otra idea tonta al mal entender esto.
          Te dije que la condición de Nada es sinónimo del concepto del CERO en las matemáticas: Si has usado un compás para hacer un círculo, has observado que allí donde clavaste la punta de hierro, después que traces el circulo se convertirá en el punto CERO, será el CENTRO del circulo y desde ese CERO se trazarán y se establecerán valores positivos y negativos en grados  hacia el infinito. La punta del compás siempre será la localización CERO, y como observarás, no importa en qué sitio claves la punta allí puede CENTRARSE para luego trazar el mundo a su alrededor.
          Sin la CONDICIÓN DE NADA no es posible que un pensante se CENTRE y una vez que esté centrado es que se va a CONCENTRAR, va fluir atención en algo.
           Antes de con-centrarte (enfocar la atención) en algo, primero debes centrarte como pensante. Esta posición centrada reúne en el pensante requisitos como: el mayor grado de serenidad posible, permanecer consciente y en control del acto de pensar. Te recomiendo Haciendo Nada para lograr centrarte como espíritu y luego poder fluir una atención dominada.
           Ha sido un placer, buen provecho.   Nos vemos pensante.

         

LA ÚLTIMA LAGRIMA

 

Llora todo lo que puedas, pero usa cada lágrima
para disipar la rabia que te carcome el alma.
No llores sin un propósito, porque terminarás
volviendo a llorar más tarde, y con cada llanto,
dejarás de creer en tu poder de dar amor.
Deja que los demás sean, pero no te permitas
que rayen las paredes de tu corazón, usando
tus propios odios, decepciones y deseos de venganza.
Llorar es un alivio, cuando se drena la porquería
abandonada por falsos amores que vienen a robar,
amparados en la confianza y buena fe, de quien
cree que el amor, puede hacer que la mentira
se transforme en verdad y provocar que las
obstruidas venas de un corazón reseco,
normalicen su flujo amoroso avivando la vida.
Donde hay amor, las serpientes venenosas
buscan el refrescante alimento, clavando sus
colmillos como parásitos que matan al huésped.
Llora, llora hasta que salga la última lágrima
y comience aparecer una sonrisa. En ese
momento que estés libre de ti misma,
te declararé el gran amor que siento por ti.

Autor:   Emilio  Fernández

EL DOMINGO HABLO DE AMOR

        COINCIDENCIA DE SUEÑOS

Me mandaste a convencer que eras la mujer ideal para mí,
el mensajero actuó de buena fe, con mucha claridad de su objetivo,
dibujó tu figura espiritual con virtudes y cualidades acordes
a mi personalidad. Pudo ver mi alma sin que se la mostrara, hasta
aprendí cosas de mi que nunca había visto por su manera
de emparejar similitudes entre tú y yo, para hacer notar lo afines
que éramos, eso despertó mi interés. Por primera vez conocí noches
interminables, horas que duraban días, el tiempo burlándose de mí,
mientras esperaba la nueva cita con el vendedor de tu belleza.
Le pedía que me siguiera hablando de ti, su entusiasmo por
exaltarte me fascinaba, la sentía entrar por mi pecho, recorrer
mi cuerpo y mi alma para cifrar valores y concatenarte con lazos
de mis venas y bañarte con mi sangre. Para cada cita yo era el
entusiasta para el reencuentro, y ella, sintiendo la proximidad de
su éxito, viajó por mi pasado, describió mi presente y se embarcó
en mis sueños para conocer mi futuro. Como pareja de aves migratorias
viajamos entre nubes recorriendo el reino imaginado, en mi palacio
la hice atender como un invitado especial y quedó fascinada con
las obras de arte, la música entonada por el viento y sobre todo
el trato que le daba a los súbditos de mi mundo. Ocurrió de momento,
ella me miró a los ojos, apretó mi mano, dejó de hablarme de ti y
me invitó a conocer el mundo de sus sueños. No podía creerlo
Coincidencia de futuro, coincidencia de sueños, coincidencia de amor.
Nos detuvimos en la cima de  una montaña nevada para confesar
lo que sentíamos, ella me quiere en su futuro y yo la deseo en el mío.
Apartamos de sobre la mesa las tazas de café frio que no bebimos,
para tomarnos de las manos,  confesar nuestro amor y sellar el pacto
con un beso inmoral para el sitio público donde nos encontramos.
Nos corrieron de la cafetería, y entre enojos de unos y aplausos
de otros, nuestra felicidad siguió celebrando con besos en la acera,
fotografiadas nuestras imágenes por las curiosas miradas de quienes
creen que las muestras de amor, no le hacen daño a nadie.

Autor:   Emilio Fernández

domingo, 21 de junio de 2015

¿DE QUIEN ERES EN VERDAD VÍCTIMA?

    QUE TU HAGAS O TE HAGAN NO HACE TODA LA CARGA PESADA.

         Hola amiga(o). El pensante siempre será efecto de lo que haga o deje de hacer, y siempre será efecto de lo que le hagan o no le hagan.  
        En los roles de causa o efecto tiene que estar en completo dominio, esto significa en CONTROL DEL ACTO DE PENSAR, para poder determinar positivamente los pensamientos conclusivos y decisivos que recaerán al final sobre él cuando le hagan algo o él se lo haga a otro.
        Llamamos  “pasado pesado”  lo que el pensante consideró que hizo mal al transgredir los principios con los cuales se regía en ese momento del hecho. Pero no es tan pesado como lo que un pensante se hace así mismo. Como mencione en el párrafo anterior, lo que haga o le hagan, terminará haciendo pensamientos conclusivos que determinará su sentir, sus condiciones espirituales y el estado de consciencia con el cual operará para continuar produciendo pensamientos.
         ¿Qué me he hecho a mí mismo? Es una pregunta que removerá tanta carga pesada que no se debe intentar hasta no asumir responsabilidad CAUSATIVA de lo que me han hecho y de lo que yo he hecho.  Ejemplo. Una mujer fue víctima de maltrato, todo esto que ella recuerda que le hicieron debe concluir asumiendo responsabilidad por la decisión de hacer pareja o de enamorarse de ese hombre y restablecer la consciencia de que fueron sus propios pensamientos quienes la hicieron ser de la manera que fue y se sintió durante esa relación.          
          La misma mujer después que se quite el peso de lo que le hicieron sus parejas, ahora tiene que quitarse el peso de lo que ella le hizo a ellos. Alguien puede concluir con rapidez, que si fue víctima durante diez años, ¿Qué pudo hacerle la pobre a su victimario?  Ella sabe cuántas veces con toda premeditación le escupía la comida, o buscaba alguna manera oculta de vengarse, o hacerle perder el control. Si tiene marido ahora puede recordar las transgresiones a lo que ella considera son las normas dentro de una relación de pareja, ¿cuantas cosas le ha estado escondiendo? Etc.
          Esta mujer con mala experiencia con maridos, no solo puede estar cometiendo crímenes con sus propios maridos, puede estar inventando cosas del marido de la vecina o metiéndole cizañas a su hermana para que no tenga marido o le haga cosas al marido que tiene, etc.  El todo es que ella reconozca que no debió hacer lo que hizo.
         Después de recuperar consciencia de su rol de Causa como emisor y receptor con respecto a los maridos, puede revisar que se hizo ella a sí misma cuando estuvo o estando con maridos.
         Como puedes ver amiga(o), para un pensante es fácil entusiasmarse y decir “voy a recuperar consciencia”,  para despertar hay que deshacer toda esta madeja de pensamientos con los que no hemos envuelto como en un ovillo. Te he descrito las direcciones como el pensante se va reduciendo en consciencia a sí mismo, pero esto lo he hecho para que tengas una visión amplia cuando se hable de la carga del pasado “Karma” o de cómo  el pasado puede estar afectando la condición presente del pensante. (Generalmente estos pasados se revisan con ayuda de otro.)
         Si llegas a estar de acuerdo, de que al final solo somos víctimas de nosotros mismos, de nuestro propio pensar, entonces tiene importancia lo que te voy a decir: Primero ocúpate de recuperar EL CONTROL DEL ACTO DE PENSAR, rompe con esa rígida costumbre de pensar en automático, hazte consciente de estar pensando lo que estás pensando. Si lo deseas usa el ejercicio de HACIENDO NADA, pero no dejes de comprobar cuanto control tienes para mantenerte consciente o atento al acto de pensar y no en lo que estás pensando.
         Con la recuperación del poder y fortalecimiento del control del acto de pensar, toda “la carga pesada del pesado” pierde peso, se hace más manejable ya que el descontrol sufrido en el pasado no le ocurrió a otro, fue a ti y tu estas aquí presente, lo que quiero decir es, que la misma actitud del pasado puede ser la misma actitud que tienes ahora y mejorando esa actitud la carga te afecta menos y te afecta menos porque son los pensamientos relacionados a ella los que están produciendo el efecto negativo, y te estas volviendo un mejor pensador.
         Un buen pensador no se debe calificar por los pensamientos que produce, si no por su dominio del acto de producir pensamientos.  Con un buen dominio del acto de pensar puede seguir teniendo buenos pensamientos en cualquier clima, en cualquier circunstancia y si cayera no demoraría en ponerse de pie con la misma actitud positiva.
         La naturaleza del espíritu es pensar, crear pensamientos y producirse efectos a sí mismo. La vida de los pensantes solo tiene sentido cuando están satisfechos con  los efectos de sus pensamientos. El cómo se siente el pensante en un momento determinado es lo que tiene valor y transcendencia en su vida.
        En este momento el estado del pensante no va de acuerdo a su naturaleza, en lugar de caminar para adelante va de retroceso y jura que esa es la manera o la dirección correcta. Mucha gente vive disgustada e insatisfecha con los demás porque no la hacen sentir feliz, no la hacen sentirse tranquila, en paz, no la dejan relajarse, no la dejan sentirse bien, etc. Personas que están todo el tiempo tratando de lograr que los demás cambien para sentirse como ella quiere sentirse. Inclusive a ella misma le disgusta que la traten de cambiar, pero no ve otra solución para satisfacer sus necesidades emotivas y sentimentales que los demás se comporten, crean y sean como ella piensa que deben ser para poder estar satisfechas.
        La incongruencia es fluorescente, alumbra en la oscuridad, pero estos empecinados pensantes no se ven a sí mismo, y no se harán conscientes hasta tanto no recuperen el control del acto de producir pensamientos. De nada le sirve a un pensante llenarse de información si el requisito para procesar los datos y extraerles las esencias que le darán LUZ,  es mediante un acto de pensar consciente y en control.

         Que tengas buen provecho con tus pensamientos.  Nos vemos pensante.

HAY QUIENES VIVEN SU INFIERNO

      DESCONTROL  DEL  ACTO DE PENSAR ES LOCURA

        Hola amiga(o). Todo pensante con algo de consciencia sabe cuándo comete una transgresión, sabe cuándo hace o deja de hacer algo que el mismo considera mal hecho, o queda con la duda de si hizo o no lo correcto. En este momento puede ver el  descontrol del pensar en que cae, en menor grado pero es el mismo descontrol del que está demente.
       El darse cuenta que se ha cometido una acción que intranquiliza la consciencia, o se ha dejado de hacer algo que debiera haber hecho y que produce igual efecto, es un indicativo de que el pensante todavía cuenta con poder, con la suficiente responsabilidad para resolver en su mundo la transgresión que ha cometido. Pero darse cuenta no es suficiente solución, DEBIERA confrontar el hecho objetivamente contra quien o quienes lo cometió y asumir las consecuencias. Al esposo que engañó, sería confesar el crimen a su pareja y ponerse las manos en la cabeza para que no se la parta en dos, o ir buscando para donde irse.
        Si en algo se necesita VALOR  para asumir responsabilidad, es por nuestros actos criminales, en general se le puede llamar crímenes a toda violación o transgresión de los principios o normas con los que un pensante ha ACORDADO. Si alguien dice una mentira cuando siente que no debe estar mintiendo, eso para él es una transgresión, un crimen contra el mismo en primer lugar.
       ¿Quieres saber si lo que haces  o dejas de hacer contra alguien, contra un grupo u organización NO es un crimen? La respuesta es sencilla; obsérvate o imagínate cómo te sientes si alguien lo hace contra ti, contra las personas que amas o contra tú grupo. (Te acuerdas de: “No hagas lo que no quieres que te hagan”)  okey. Otro dato es, cuando se hace algo y se siente la necesidad de ocultarlo o de esconderlo, si es así, es un crimen.
      “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra” moraleja que viene también como anillo al dedo en estos tiempos, pero aun así hay quienes se sienten inmaculados. 
        Hay crímenes con alevosía o con premeditación, el pensante sabe que está haciendo algo mal y aun así lo hace, hay quienes en momentos de descontrol cometen actos que no debieran, y hay quienes después del hecho es que reconocen que su acto fue una transgresión. Todos tienen oportunidad de enmendarse pero muy pocos tiene el valor de reconocer sus errores.
        Hay crímenes (estoy llamando crimen a toda transgresión  o violación de los principios, normas o acuerdos por las cuales se rige el pensante en ese momento del hecho) que se comenten contra o a las espaldas de los afectados o de quienes considera que no se debieran enterar. Estos hechos el pensante se siente en la necesidad de ocultarlos, y para esconderlos o mantenerlos fuera de la vista de quienes el piensa que no lo debieran saber, tiene que desarrollar una actuación (extraña) que lo pone en evidencia ante quienes no están tan ciegos.  
        Con la mano en el pecho podemos afirmar que cada día hay menos pensantes con el valor y responsabilidad suficiente para no tratar o NO ESCONDER sus crímenes. Un crimen oculto en un hecho criminal que remuerde la consciencia las veinticuatro horas del día y el pensante está en la imperiosa necesidad de evitar que se sepa. Cuando el pensante lleva a cabo esta peligrosa operación de ocultar su crimen, todo su comportamiento cambia con la persona o personas quien el siente “que no lo debieran saber”. Si eres papá o mamá debes haber observado el comportamiento “extraño” del niño o joven cuando sienten que hicieron algo que no debían hacer y están escondiendo. Pero es más sencillo observar estas “extrañas” reacciones del sospechoso de un crimen; observándose uno mismo, o si tú quieres recuerda una ocasión en que estabas “escondiendo algo” y verifica el típico comportamiento de un criminal que tiene miedo que lo descubran.
         Lo grave de ocultar un crimen es que para hacerlo tienes que seguir cometiendo crímenes, más transgresiones. Como inventar cosas, mentir, calumniar, atacar a quien sin querer o queriendo te pueda descubrir. Por ejemplo; La esposa le dice: “la vecina me dijo que te vio en el cine” Respuestas; Ahora esa vecina es una mentirosa, chismosa… y cualquier cosa que sirva para degradarla y lograr que no se le crea.
         El pensante que está lleno de crímenes, que ha estado escondiendo muchos hechos durante toda su vida, no tiene que ir al infierno cuando se muera, ya está viviendo en su infernal mundo las consecuencias de su propia justicia. Consecuencias;  conciencia espiritual disminuida, descontrol del acto de pensar y en su efecto pensamientos cargados de negatividad que le mantiene su salud mental y física en constante peligro.
        Ocurre muchas veces que se destapa la olla, al pensante no le queda más remedio que enfrentar las consecuencias de sus actos. La o las personas perjudicadas solo pueden ampararse en la justicia social para que se castigue al transgresor o romper o modificar el acuerdo o contrato. Pero solo él puede redimirse.  
        Crimen que se cometa y se oculta, su efecto es pérdida de consciencia, pérdida del acto de pensar, de responsabilidad y de poder.
         Aquellos quienes creen en vidas pasadas como yo, se les presenta una gran barrera a la hora de recobrar consciencia. Midiendo el valor que se tiene hoy para confrontar un crimen “sencillo” como montar unos cuernos, se puede hacer una estimación de cuánto será el valor que se dispone para encarar tantos posibles crímenes en las vidas pasadas.
        Si en esta vida preferimos ocultar todo lo que hacemos que nos huela mal, el “pasado pesado” más allá de esta vida está escondido por el mismo pensante. Podrá recordar cosas superficiales, ver cómo le quitaron la vida (lo que le hizo otro), pero no recordará tan fácil a cuantos y como los mató. Alguien que haya recordado una vida pasada donde estaba en una guerra y mató a mucha gente del bando enemigo, puede pensar “pero yo recuerdo mis crímenes”. Equivocado. Crimen hubiera sido si matas a tus propios compañeros, con estos fue que ACORDASTES las reglas o los principios por los que te regías, no con el enemigo. “El delincuente mata al policía, eso está bien para él y los de la banda”.
         Aquel que todavía no se siente bien consigo mismo cuando comete un crimen, puede dar gracias al creador que todavía es un espíritu con vida. Ahora lo que haga con sus transgresiones va a ser determinante para su futuro espiritual.
         En la religión cristiana en una época la confesión de los pecados era obligatoria, (una forma de espionaje para eliminar a los enemigos), con el paso del tiempo los que se confesaban, ocultaban sus crímenes y le decían al confesor tonterías, cualquier banalidad se disfrazaba de pecado y aun se siguen mintiendo y auto-engañándose en las confesiones.
        En otras corrientes cristianas “LOS QUE SON IRRESPONSABLES” encontraron otro medio o excusa para esconder  y no asumir responsabilidad por sus crímenes, repiten hasta el cansancio que “JESÚS PAGÓ POR ELLOS SUS TRANSGRESIONES”. Con esa poderosa e ilimitada tarjeta de crédito que se atribuyen, pueden pagar lo que le cobren para ingresar al cielo, allá ellos.
       Posiblemente algún cristiano que lea esto, uno de esos  que estando en la cárcel “se arrepintió” de sus innumerables crímenes, no esté de acuerdo debido a que pagó las penas impuestas por la ley social y ahora puede pararse en un pulpito y decir sin temor a cuantas personas asesinó, cuantas drogas consumió, cuántos niños dejó huérfanos, a cuantas madres, padres y familiares les destrozó la vida, etc. dirá que tiene el valor de confesar y admitir sus transgresiones y ahora es una persona “buena”. Pueda que tenga razón, pero yo siendo él, tendría el cuidado de no dejar de revisar el tiempo que perteneció A LA PANDILLA, el tiempo que fue traficante o consumidor de drogas, etc. Pero no revisar para saber a cuantos inocentes asesinó o les robó sus pertenencias, TIENE QUE REVISAR LAS TRANSGRESIONES A LOS CODIGOS DE LA PANDILLA, A LOS CODIGOS DE LOS NARCOTRAFICANTES, DE LOS CONSUMIDORES Y LADRONES. Con esos códigos es que va hacer su propia justicia.
        Me entiendes ahora; pertenecer a una Pandilla tiene sus códigos, y el que los transgrede sabe que comete una traición y esa delito tiene sus consecuencias, es para confesar estos crímenes a los camaradas que se necesita VALOR,  las personas que atracó o asesinó fueron actos celebrados como una acción buena, exitosa, la consciencia lo dejaba dormir feliz de lo buen criminal que era. El que ahora los confiese no necesariamente es prueba de que se ha quitado la “carga pesada”.
        Bueno amiga(o), como siempre te sugiero que reflexiones, tienes en tu mundo todo lo que necesitas para saber si los datos tienen algún valor. Buen provecho.
         Nos vemos pensante.


AMOR PERFECTO

 

Sé que estoy soñando, mi cuerpo se haya dormido,
mi consciencia está despierta, pero estoy pensando en ti.
Desconozco el sitio dónde me encuentro y pido verte,
la escenografía se transforma como por arte de magia.
Te veo en la fiesta rodeada de amigas, vistes un traje de novia
de color blanco, llevas una corona de flores, ¡ríes a carcajadas!
Me dio un gran susto darme cuenta que es una recepción de boda.
Cierro los ojos con rapidez y pido que sea yo el novio, lentamente
levanto los parpados, coincidí al abrir los ojos en el momento
que volteaste para dedicarme tu cautivadora sonrisa. Me devolviste
el beso que te envié y seguí oyendo sin entender la charla
de mis amigos. Como podía prestar atención si iba a estallar
de gozo, ¡oh Dios que experiencia tan increíble!  Si esto es lo que
se siente cuando se es feliz, no me voy a despertar nunca.
Enseguida imaginé  una historia de nuestro noviazgo, que reviví
en segundos y la viví en tiempo real. Las escenas parecen editadas
para eliminar lo superfluo, en instante nos estábamos despidiendo,
salimos tomados de la mano bajo una lluvia de flores y buenos deseos,
de repente, me encontraba llevando en mis brazos el peso de tu belleza
para hacer el viaje al paraíso del amor. Aquí en mi sueño,
te quedarás a mí lado, pediré que sea eterno, para disfrutar
de un amor perfecto.
Autor: Emilio Fernández

EL DOMINGO HABLO DE AMOR


     AMOR…  TORTURAME LO QUE QUIERAS

Me han dicho tantas veces que no es amor lo que siento,
que tengo un padecimiento que se llama masoquismo.
En verdad, no pienso lo mismo, ella me quiere a su manera.
No será un amor de teatro como el de Romeo y Julieta,
pero me gusta su fiesta, sus mordidas y su maltrato.
Hago lo que ella me diga y la veo disfrutar, porque me voy a quejar
si ella es mi amor y mi vida. La gente, que entrometida,
quieren que la vea mal, esperan verme quejar
les sorprende mi alegría, para ellos, soy un pobre desgraciado,
sinvergüenza con manía, debo ir a un psiquiatra o llamar
la policía. Quién lleva los pantalones en la casa es mi mujer,
a todos les quiero hacer ver, que no hay de que avergonzarme,
 ella es ella y yo soy yo, somos como nos da la gana, lo que se es
no se esconde, ¿qué vida lleva el que se engaña?.  Todo el que
le pregunta, responde que es muy feliz, que no me cambia
por nadie, como soy le satisface, respondo a sus requerimientos,
y aunque nadie nos crea, “somos pareja, de amor y de entendimiento”.
La intolerancia social impone estereotipos, máscaras van, máscaras
vienen escondiendo las vergüenzas a quienes quieren dar clases,
de cómo vivir en parejas, pero para que se revienten, “ven mi amor,
 tortúrame lo que quieras”

Autor: Emilio Fernández

domingo, 14 de junio de 2015

DOY CLASES DE AMOR

       I

Si de amor vamos hablar
Encontraste tu medida
Te complaceré  lo que pidas
No te voy a defraudar.
Dime que quiere escuchar
Pregunta lo que tú quieras
Tengo estilo de primera
Para hacerte comprender
Lo que hace florecer
La pasión y el desencanto
Aunque hayas sufrido tanto
Volverás a ser mujer.
                  II
Te doy clases de teoría
Con explicación didáctica
Luego te daré las prácticas
Para alcanzar la alegría.
Experiencia y sabiduría
Te garantizo morena
No sigas pasando pena
In-comprendiendo el amor
No vivas como una flor
Sin alimentar la colmena.
                   III
Revolotearán las abejas
Atraídas por tu aroma
Admiraran tu persona
Emanando candilejas
Deja atrás todas las quejas
Reinvéntate bella mujer
Ya basta de padecer
De tan poca auto- estima
El tiempo se viene encima
Y no hay tiempo que perder.
                 IV
Me lo vas agradecer
Por allá por el futuro
Luciendo un amor seguro
Que nadie puede joder.
Si nos volvemos a ver
Tú estarás en tu juego
Disfrutando con tu ego
De experta con el amor
Y si no tienes contendor
Encenderemos el fuego.

Autor: Emilio Fernández

AMOR EN LA LLVIA


 AMOR  EN  LA LLUVIA

Cae la lluvia como un manto gris
Se oyen chasquidos y los arboles crujir
Me recuerda el primer amor de mi vida
Cuando a escondidas solíamos salir.
“Su recuerdo en mi memoria surge
Cuando cae la lluvia sin cesar
Esa lluvia unió nuestras vidas
Desde entonces para una eternidad”.
Cuando la extraño miro al cielo
Que parece adivinar lo que yo siento
Forma nubes, corre el viento
Acompaña el trepidar de los truenos.
Relampaguea su rostro en las alturas
Su sonrisa campesina me conmueve
La alegría de ese amor es cuando llueve
Mi primer amor que jamás olvidaría.
(Hablado) Como te extraño en la lluvia vida mía
No me explico como nunca más supe de ti
Nuestros padres y el destino conspiraron
Separando el gran amor que te ofrecí  
Si estás viva, en el cielo o donde te halles
Esta canción la compuse para ti.
“Su recuerdo en mi memoria surge
Cuando cae la lluvia sin cesar
Esa lluvia unió nuestras vidas
Desde entonces para una eternidad”.

Autor: Emilio Fernández

EL DOMINGO HABLO DE AMOR

AMAR AMANDO LA VIDA

                                     I
Antes de enamorarme de ti, ya tenía un gran amor
Te lo ofrezco de regalo si haces conmigo un pacto
Cuando te lo presente te enamores de ipso facto
Y nos entreguemos amar sin ver por el retrovisor
                                  II
Amarnos sin amar la vida, amor que muere en el acto
No le llueve luz, las aguas no iluminan con su sabor
Será un  romanticismo indolente enclaustrado en el dolor
El verbo vivirá sordo  sin saborear las poesías con tacto.
                                  III
Como vivir en un poema, dos amores de caminar solitario
Divagando en las dilatadas cuencas de un mundo vacío
Anhelando un mal momento, apagados en el vecindario.
                                   IV
Amar amando la vida, tres estrellas convergen para brillar
Tres corazones latiendo, tres amores luminiscentes están
Tres alegrías infinitas, las risas calmarán el insaciable trillar.

Autor: Emilio Fernández

viernes, 12 de junio de 2015

PASADO PESADO Y TORMENTOSO

        ¿ALGUNA VEZ FUISTE EL MALO DE LA PELÍCULA?

        Hola amiga(o).  Algún día vas a necesitar limpiar tus malos antecedentes, arrepentirse a última hora ya a punto de morir, deja las dudas si fue un acto de valentía y responsabilidad o de hipócrita cobardía. Los cristianos acostumbran a llevar el cura a la cama del moribundo para rogar que Dios sea indulgente con él, o para ver si tiene tiempo de confesar su “pasado pesado” El asunto es, que preocupa mucho “los pecados” lo que esa persona hizo, no tanto lo que le hicieron..
        Es tal el susto de irse al más allá con esa carga pesada, de hechos donde el pensante CONSIDERA  que hizo algo MAL, que es capaz de contarle a sus esposa cuando está a punto de morirse las veces que le montó los cuernos o se acostó con otra.  No lo hizo todo este tiempo por cobardía o por miedo a las consecuencias, ahora si le llegó el valor. Lo que pasa es que no todo el mundo muere teniendo tiempo para confesar sus crímenes y a su lado no van a estar todas las personas a las que le hizo daño para que lo perdonen.
      Además, estos hechos pasados donde el pensante se objetó así mismo, hechos que consideró que no eran los correctos, menos se pueden recordar en comparación con aquellos donde se fue víctima. ¿Por qué se olvidan por completo? Porque el pensante después que comete el crimen y el remordimiento o lo que llaman “su consciencia” no lo deja dormir o estar tranquilo, se llena de pensamientos, pare cuantas ideas puedas imaginar para justificar y darse la razón de que hizo lo correcto. Ponerle los cuernos a su esposa no fue un acto de tracción fue un acto de justicia, ella se merece eso y más; no se ocupa de la casa, ahora anda toda desaliñada, se ha vuelto fría e indiferente, solo se ocupa de los hijos, para ella es más importante estar en las redes que atenderme, y bla, bla, bla…
      Este señor no es el único que hace esto, todos los pensantes tratan de esconder bajo la alfombra la basura que echan. La tapan tanto que el crimen se transforma en un acto de justicia, de acción correcta y buena. Lo que sucede a veces es que a los malos de la película se le descubren los crímenes y se ven forzados a defenderse y a dar a conocer sus argumentos de defensas a todo el que le pueda oír. Hablando del mismo hombre de los cuernos, si es descubierto ese va hacer una campaña de desprestigio de su mujer con todos los familiares, amigos, particulares y hasta a sus propios hijos les hace saber cómo la madre se merecía que la engañaran.
       A los pocos minutos después de un hecho donde se transgrede o se violan los acuerdos, los principios o valores con los que el pensante se conduce, en su mundo comienza un descontrol del acto de pensar. El caos mental que se le genera es un tormento semejante a la locura, la intranquilidad y el nerviosismo le salen sin que pueda evitarlo y es aquí donde tiene que hacer algo a como dé lugar para tranquilizarse. Cuando las justificaciones que se da así mismo no lo tranquilizan, recurre a otros métodos, como la violencia física o verbal contra la persona que traicionó o cometió el crimen.
      Les voy a decir algo mi amiga(o) ponga atención por favor: personas con las que usted trata que de un día para otro se vuelven violentas, irascibles o que se irritan ahora por cosas insignificantes, o cosas que antes no le daba importancia y que ahora sacan a relucir como si fueran grandes crímenes, errores o fallas que usted comete, no se moleste en seguirle el juego, está tratando de calmar su consciencia de algo que hizo en contra de usted. Su juego ahora es hacerla sentir culpable o responsable cuando se descubra (si es que se descubre) lo que él o ella le hizo.
      Esto es otro dato importante. Las personas que antes no, pero AHORA vienen a usted hablarle mal de otra persona conocida, tampoco le siga el juego de ayudarlo a descalificar a la otra persona, así usted sepa cosas negativas de ella. Óigalo con atención pero no participe, esta persona amiga o familiar puede estar tratando de tapar o justificar un acto de traición o daño a la persona de quien ahora viene a desprestigiar.
      Recuerdan cuando dijimos que el acto de producir pensamientos se puede emprender por iniciativa propia o por incitación o motivación externa. El pensante que tiene un “pasado pesado” bastante hechos donde se transgredió así mismo, violando sus principios, valores y acuerdos, va a vivir con una actitud ansiosa para encontrar motivos, razones, excusas, etc. lo que sea para producir pensamientos que le dan la razón, que le hagan sentir que no hizo nada malo para poder lograr algo de tranquilidad. Pero te aseguro que nunca logrará la paz con esta manera irresponsables de enfrentar su papel de PENSADOR EN CAUSA.
      Este “pasado pesado” como he decidido llamarlo, es una de las grandes fuentes de que el pensante pierda el CONTROL DEL ACTO DE PENSAR. Un criminal desatado, un empedernido reincidente, ya sin sentimientos o consideración por nadie y que adopta esa manera de ser como si fuera normal, está tan fuera de control que para recuperar consciencia tiene que trabajar muy duro, si es que algún día la vida le da un impacto que le despierte aunque sea una neurona y quiera cambiar.
      Observa amiga(o), el pasado pesado no son resultados de transgredir reglas ni mandamientos dictados por “Dios” u otra autoridad superior en la sociedad. Si observas las leyes sociales dentro de los lineamientos constitucionales se supone que se limita a ese grupo en particular y que todos tienen la obligación de respetar. Todos los días vivimos transgrediendo a sabiendas normas que establecen las autoridades para cumplirlas todos los ciudadanos y eso no quita el sueño, aunque no deja de que se originen justificaciones o excusas como; “Todos echan la basura en la calle y que importa que yo lo haga”.
     Por el lado de las religiones también tienen mandamientos y reglamentos de lo que es bueno hacer y lo que es malo. Puedes examinar todo lo que desees y comprobar que nada de esto contiene el desborde de criminalidad, robo, traición, engaños, y etc. etc. Las leyes que vienen desde afuera del pensante para tener efecto en él, o para que afecten su estado de consciencia y sea el mismo quien objete o califique sus actos, primero tiene que hacer un ACUERDO con plena responsabilidad, que es lo mismo que decir, estando plenamente consciente y determinando la decisión de aceptar cumplir con esa norma.
     Usted no ve el ridículo que hacen todos nuestros gobernantes y funcionarios importantes del gobierno. Hacen un juramento con la constitución, con Dios, con el pueblo de cumplir con lo acordado. Esa payasada de levantar la mano y hacer el juramento no contiene un acto consciente y responsable. Ese pensante en su propio mundo no ha determinado estar de ACUERDO con esos principios, él tiene sus propios códigos por los cuales se rige.
      En conclusión querido amigo, lo importante a tomar en cuenta a la hora de hacer correcciones en uno mismo, SON LOS PRINCIPIOS, REGLAS O NORMAS  por la que cada pensante se rige. La justicia social o religiosa no cura el alma del pensante, la única justicia que vale para redimirse es la que él mismo se aplique. De hecho, las religiones imaginaron un infierno para             que el terror obligue al creyente a confesar sus crímenes, y ni así lograron que esas almas dijeran la verdad y se purificaran.
       En los tribunales muchos criminales “confiesan sus crímenes” los crímenes que la sociedad le achaca, pero él no siente que está cometiendo una trasgresión a sus principios. Por si no lo sabias, los peores criminales se rigen por sus propios códigos, ellos también tienen normas de lo que se debe hacer o no se debe hacer. Es decir, a ellos también la consciencia los atormenta cuando hacen cosas “malas” de acuerdo a sus principios.
      Los invito a ir pensando en hacerse justicia, aquel que lo haga va a tener un despertar que hasta Dios le va a dedicar una gran sonrisa. El tema sigue….
       Buen provecho de tus reflexiones.   Nos vemos pensante.

    

miércoles, 10 de junio de 2015

EL PASADO QUE ESTÁ AQUÍ, ESTÁ EN SU LUGAR EN EL TIEMPO

          ¿PORQUE ES TAN FÁCIL ENCONTRAR CULPABLES EN EL PASADO?

      Hola amiga(o) pensante.  La condición que presenta el pensante en este momento es resultado de pensamientos hechos en el pasado. El orden cronológico de los pensamientos permite al pensante hacer una localización de ellos en “el espacio tiempo” ya que la mente efectúa los registros de continuidad del movimiento.
       Como toda edificación primero se hace los cimientos, estas bases son los pensamientos que sostienen el desarrollo (hecho con más pensamientos) de los aspectos de la personalidad que muestra hoy el pensante y el modo de ver el futuro.
     Por una parte podemos afirmar sin temor a equivocarnos que esos pensamientos pasados que se encuentran activos, no están en el pasado, están aquí y ahora  materializados en actitudes y condiciones del pensante. Y por otra parte se necesita tomar en cuenta ese orden cronológico para buscar en el pasado los registros en cuyas circunstancias se pensaron los pensamientos cuyos efectos negativos se manifiestan en el presente.
      La acción de recordar, rememorar o evocar, es aparentemente buscar en el pasado el registro del hecho que interesa para verlo en el tiempo presente. Una secuencia de eventos similares (como caídas en bicicletas o regaños de papá) a la hora de querer encontrar “LA CAUSA” o el pensamiento donde se apoya esta condición, la mente exige respetar el orden en el tiempo. Así que se puede decir que el pensante va al pasado a buscar respuestas o las causas a sus problemas.
      En una secuencia de eventos similares (ejemplo; maltrato físico) El pensante está obligado a desenterrar el pensamiento que sirve de base para que se construyera ese aspecto de la personalidad. Pero no se puede esperar que llegue a él con facilidad, ya que en ese aspecto que comenzó con un descontrol del ACTO DE PENSAR, lleva años y muchas veces repitiéndose ese descontrol, y como consecuencia convicción de impotencia acentuándose cada vez más.
      En tiempo presente se puede decir: este pensante tiene un grado de descontrol en ese aspecto de su personalidad “producto del maltrato físico al que fue sometido desde niño” para ayudarse o ayudarlo debe rehabilitar el control del acto de pensar en forma gradual. Pero rehabilitar el control del acto de pensar antes de ir al pasado no se hace y es en lo que yo estoy insistiendo y proponiendo una manera sencilla de hacerlo.
      Por la secuencia del tiempo pasado, entre los pensamientos básicos y el pensante aquí en tiempo presente, hay  cualquier cantidad de hechos que se relacionaron con su trauma original y le dieron cuerpo y fortaleza a la condición, así que, aunque quisiera su misma condición le dictará las pautas de a qué velocidad y que tanto puede ir al pasado más lejano con suficiente poder para ahondar en los hechos.
       Nadie tiene porque extrañarse que las terapias que se basan en guiar al pensante al pasado para llegar a los pensamientos básicos, sean muy lentas para la mayoría de las personas.  La rapidez o el tiempo que le lleve, en parte dependen de la técnica usada y el poder del pensante para enfrentar nuevamente los hechos.
      El pasado que está causando efectos negativos en el pensante tiene varios enfoques, el primero y el más fácil de confrontar es todo aquello que le hicieron. Aquel pasado donde fue víctima, es lo primero a lo que tiene acceso. La idea general es que todos los problemas de conductas que tiene el pensante son resultado de todo lo malo que le hicieron o le pasó en la vida.
      Observa como hay personas que todas sus fallas son por culpa de otros, o sus errores por alguna otra causa ajena. Esta es la actitud más cómoda para examinar el pasado, ya que se va a “buscar culpables” a demostrar que todo lo que le está pasando en por culpa de… Sin embargo es el camino más accesible y es el recomendable. No olvidándose de que esa actitud de ver en otro toda la culpa de sus traumas psicológicos  tiene que desaparecer. Y tiene que desaparecer porque el pensante solo puede ser efecto de sus propios pensamientos y los motivos o razones para que perdiera el control del acto de pensar, solo sirven para orientarse y encontrar todos los elementos que le permitirán reconsiderar los hechos y llegar a nuevas conclusiones que le permitirán tomar decisiones nuevas que le beneficien.
       Los hechos del pasado donde se fue víctima y el pensante los puede examinar hasta la raíz, hasta la primera vez que le sucedió (ejemplo; un maltrato) resuelven un aspecto del comportamiento que se quiere corregir. Observa amiga(o); la mayoría de las personas que fueron víctimas de maltrato y no lo han superado, maltratan a otros, maltratan a los más débiles que ellos o que estén en desventaja.
        Es muy fácil argumentar que golpear a los hijos porque a él o a ella lo criaron así, y de paso sentirse ser una persona correcta, o justificar el hecho con cualquier otra idiotez, pero no es fácil admitir o ver que está en el papel de victimario abusando de otro como lo hicieron con él.
       Cada quien elige el medio para examinar el pasado y aprender las lecciones o encontrar respuestas a sus inquietudes acerca de su personalidad. Yo te recomiendo Haciendo Nada; Recupera lo más que pueda el control del acto de pensar, interviene ese pensar automatizado, involuntario e inconsciente que se hace habitualmente.
      Cada vez que te recuerde, detente y sigue pensando lo que piensas, pero observa con el “rabo del ojo” “como ejecutas el acto de pensar” Mira el acto, pon algo de atención al acto cada vez que puedas. Mira esto; cuando pensamos toda nuestra atención está en los contenidos que se están imaginando, y no solo la atención; el que piensa se siente que está dentro de lo pensado como el protagonista que es de lo que está pensando.  Haz la prueba ya, en este momento que lees, si lo hiciste te habrás dado cuenta que al acto de pensar no se le presta atención. NO HACE FALTA.
     Alguna vez aprendiste a conducir bicicleta, patinetas, o un vehículo, si aún lo haces puedes observar como no te hace falta prestarle atención al “como ejecutas el acto de conducir” tu atención está en otros aspectos pero no en el acto que estás ejecutando.
      Por hoy ya sabes que hay una parte del pasado donde fuimos víctimas, o sufrimos un accidente o una enfermedad que no queríamos padecer, estos hechos son los primeros que hay que examinar. Para luego examinar el pasado donde fuimos los malos de la película. Esto lo examinaremos el viernes.

      Saludos y buen provecho…. Nos vemos pensante.

lunes, 8 de junio de 2015

¿ES LA VIDA TAN DURA QUE MORIR ES UN DESCANSO?

             DESCANSA EN PAZ…
   Hola amiga(o)  ¿Es la vida tan dura que morir es un descanso?  Al parecer esa es la impresión, a quienes dejan el cuerpo se les desea ese necesario descanso en un lugar donde nadie va a ir de aquí a molestarlo. Confirma esta apreciación el hecho de que en casi todas la “comunicaciones con los muertos” lo primero que “hacen saber es que están bien, tranquilos, sin problemas y a nadie hacen culpables de su muerte”.
    Hay más de una persona que en su intrincada actividad pensativa les gustaría irse a “descansar en paz” Ese deseo imperceptible puede aflorar con fuerza en temporadas de crisis o antes condiciones de enfermedad u otros problemas graves.
    El asunto que llama la atención es que al pensar de esta manera implícitamente se da como un hecho que vivir no tiene nada de feliz, aquí en este plano esa persona no espera estar a gusto ni satisfecha, es una experiencia imposible de obtener.
    El estar relajado, en paz o cómodo con la vida que lleva no es posible para quien cree que no sé puede, así que se siente como obligado a vivir una insoportable vida, pero el miedo al dolor y a morir le impide actuar en forma abierta para conseguir el objetivo de “descansar de esta agobiante vida”
     Hay actitudes productos de ideas concebidas de manera inadvertidas, con las que se hace el trabajo que ratifique la veracidad de lo que se considere, y esta idea desarrollada subrepticiamente por el mismo pensante, le hace llevar una vida de esfuerzo y sacrificio, donde el dormir, los fines de semanas o las vacaciones no le proporciona descanso, y los momentos alegres de su vida son pero… cuando muera es que va a descansar en paz y se va a sentir a gusto.
     Cuando miras el mundo a tu alrededor, cuando haces y te suceden cosas, tu opinión o consideración del momento vivido va a ser la realidad que vas a SENTIR.  Pero hay reglas en el pensamiento, y la principal es que “dos ideas encontradas u opuestas por el mismo pensante lo paralizan, genera energía turbulentas” Un caos que no le va a dejar una buena experiencia.
    ¿Cuál es la insistencia de que el espíritu tiene y debe descansar en paz en el más allá? ¿Quién hace la paz?  Cierto que hay ambientes mejores que otros que influyen para acomodar una actitud de tranquilidad o descanso, pero el pensante que vive de esa manera va a llegar un momento que no va a encontrar ambiente donde puede descansar en paz. Y aquí viene lo que parecen evidencias irrefutables, al morir ese espíritu parase haberse liberado del sufrimiento y el peso de la vida. Esa extraña insensibilidad, donde solo manifiesta una actitud amorosa, sin rencores, aliviada de toda pena terrenal, se interpreta que “morir es una solución a los problemas del vivir”
     Hay expresiones que delatan actitudes no conscientes en las personas, quienes dicen; “Mañana voy a ser feliz, mañana voy a descansar, mañana estaré bien” a esta persona se le puede leer el letrero que acostumbran a poner algunos comerciantes pueblerinos que dice: “Hoy no fío, mañana sí”  Ese mañana es nunca, lo que quiere decir que si no puedes ser feliz ahora en este momento, o descansar en este instante, es imposible que te des ese descanso mañana.
    El poder espiritual no se recupera con la muerte del cuerpo, los pensamientos que le hacen ser quien es y cómo es no se borran automáticamente al morir, el hecho de no poder recordar o saber a voluntad las ideas que se tienen a nivel inconsciente, no significa que no estén dictando patrones de comportamiento, eso sucede en cualquier lugar que se encuentre el pensante.
     Somos diferentes porque diferente son los pensamientos con las cuales hemos creado el estado de ser como espíritus y esta individualidad se siguen manteniendo después de la muerte, cada uno con sus propias peculiaridades. De hecho, sigue siendo el papá, abuelo, hermano o amigo con la misma identificación que tuvo físicamente.
     Hay muchos pensantes que están seguros que se encontrarán cuando dejen el cuerpo con sus seres amados, pero a veces no consideran encontrarse con quienes no se llevaban bien. ¿Será que, a quienes yo considere que no quiero encontrarme con ellos así sucederá? Para considerar eso cierto tengo que aceptar que los espíritus son malos o buenos por la opinión, gusto o deseo de otro. Y como dice la canción mexicana “no soy monedita de oro pa- caerle bien a todos” significa que hay quienes no nos quieren, y sus deseos se cumplirán.
     Juego con esas tontas contradicciones solo para que observes  el pro y los contras, lo lógico y lo ilógico de muchas de las consideraciones o “maneras de pensar” y de ver la vida y la muerte. Lo que si es cierto para mí, es el hecho de que la realidad subjetiva de un pensante no cambia si no cambia los pensamientos que generan ese sentir, esa realidad o verdad.
     Desde otro punto de vista podemos suponer que el pensante al morir el cuerpo, y quedar libre de todos los pensamientos establecidos, que se fundamentaban  en la importancia de la salud y de la vida del cuerpo, y en gran parte de las obligaciones y compromisos del desenvolvimiento social, el impacto de perder el cuerpo es un hecho que al pensante reconoce la realidad y al aceptar “que ya no tiene un cuerpo físico” Toda esta madeja de pensamientos usados para vivir con el cuerpo dejan de tener sentido. Son programas que la mente está obligada a desactivar, pero solo si el espíritu reconoce y acepta el hecho de que ya no tiene un cuerpo físico.
      Un espíritu incorpóreo, atorado o anclado en el plano físico, apegado a algo está en muy malas condiciones, actúa con las mismas emociones como si estuviera con un cuerpo vivo y su mente responde a su ceguera.
      En conclusión, la capacidad para llevar una vida serena, con la flexibilidad natural para experimentar las emociones adecuadas al momento, es la garantía de estar descansado y en paz con uno mismo. Y si PUEDES darte esas condiciones hoy y en este lugar, te lo puedes dar mañana y en cualquier otro lugar. Aquí o en el más allá.
      Gracias por tus reflexiones y buen provecho de lo que obtengas.

      Nos vemos pensante.