Translate

miércoles, 20 de enero de 2016

FUENTE DE TOTAL CONOCIMIENTO

NO TE PIERDAS DE SINTONIZAR TU FUENTE INTERIOR
      Existen dos fuentes de conocimientos para un pensante; a) el conocimiento que se recibe desde el exterior y b) el conocimiento que se obtiene de una fuente interior.
      No hay discusión con el conocimiento cuya fuente es exterior, es un producto elaborado por otros pensantes. Desde que se nace se absorben datos, información indispensable para ubicarse en la realidad del presente y desenvolverse al paso, al ritmo y las pautas establecidas en el juego social.
     Con este conocimiento que se adquiere de fuentes externas la sociedad ha hecho hincapié suficiente para que nadie se quede sin reconocer la importancia de educarse de esa manera.
       Al hablar de la fuente interna, no me refiero a la producción y desarrollo de ideas mediante investigación y mucha reflexión. Ésta manera analítica de pensar es de uso común, todos las conocemos. Me refiero a ese extraño fenómeno de visualizar o canalizar ideas completas, bien sean formulas, soluciones, respuestas, obras o instrumentos de avanzada ya elaborados.
       Hay convencidos de la existencia de esta fuente interna que aunque no la puedan contactar buscan las maneras de lograrlo, en ella se supone yace todo el conocimiento pasado, presente y futuro. La imaginación vuela al considerar la posibilidad de explotar a consciencia la sabiduría que yace latente en la propia naturaleza espiritual.   
       Se puede observar al describir esta fuente interna, que no hay un acuerdo de quien o que es la fuente. Hay hipótesis que señalan al “Dios” que considera quien la propone, unos dicen que son ángeles, otros posesiones o contactos con espíritus superiores, otros contactos con extraterrestres evolucionados, una macro -consciencia que engloba todo, etc.
      Lo que sí se puede comprobar es que existen y han existido pensantes que traen de su interior conocimientos asombrosos y novedosos que rompen con la realidad presente de una manera inexplicable. Y la manera simple y casi instantánea de visualizar o canalizar la idea es aún más sorprendente. Conocimientos que no son producto de largas reflexiones, de consultas, o innumerables pruebas hasta concretar una idea práctica, es un conocimiento útil en cualquier campo de la ciencia u humanidades, que sale sin hacer malabarismos cerebrales o mentales para imaginar la idea completa.
       No es una vaga idea que necesita meses o años de pensar y pensar para desarrollar la obra. Desarrollar ideas es un proceso creativo que necesita reflexión, análisis y uso del conocimiento adquirido o ya acumulado de ambas fuentes. En estos (por ahora) extraños casos, el pensante después que canaliza la idea es que se dedica a entenderla o a razonarla, porque para él es una completa novedad.
      El asombro que causan estos pensantes, no es tanto por la novedad de la idea, el asombro es por lo ilógico que parece ser que alguien visualice conocimientos sin cumplir los requisitos que se consideran normales para ser un buen pensante.
     Para buscar la explicación de tal fenómeno se dividen en dos bandos, los teóricos científicos y los teóricos que explican los fenómenos como paranormales con sus variadas hipótesis.
     El tiempo se ha perdido tratando de describir la fuente natural, mágica o divina que causa que un pensante desarrolle la virtud de extraer de su interior conocimiento novedoso de manera no convencional, o como lo hace la gran mayoría de los pensantes.
    Sucede, que el pensante que de alguna manera hace contacto con la fuente interior, no puede explicarse a sí mismo como lo hace. Su parte razonable enraizada en el sistema humano y social, le contradice cualquier explicación que se salga de la lógica acordada por el grupo.
      Este pensante de no mantenerse estrictamente dentro de los parámetros de la lógica convencional, es considerado un loco, y sus ideas o conocimientos que ofrece no se le dan importancia. Sobran autoridades por todas partes para invalidar lo producido al descalificar el pensante como un loco alucinante.
     La humanidad está desperdiciando un tiempo valioso y a valiosos pensantes que pueden hacer contacto con la fuente interna, simplemente porque no encajan, en lo que la inconsciencia global que suman todos los pensantes ha establecido como lógico e ilógico.
     La cordura de la humanidad no solo es la suma de consciencia de sus integrantes, también hay que sumar la inconsciencia y luego al restar, ver qué tipo de resultado queda.
     Sin importar si el resultado estadístico es positivo o negativo, ha existido y seguirán existiendo pensantes que intentan ofrecer al mundo conocimientos que pueden catapultar el progreso de la humanidad en términos materiales y espirituales de una manera vertiginosa.
     Pero estos pensantes que hoy pueden hacerlo tienen que luchar contra ellos mismos para no caer en el mal de la reputación destruida y el desprestigio de no ser una persona normal. Si en algo se demuestra el valor, es enfrentando el sistema operante implantado en esta humanidad mercantilista y material por excelencia.
     El éxito de un pensante consigo mismo, se trata de medir con los mismos indicadores acordados en la sociedad para calificar a una persona de exitosa. Aparte de la apariencia y los reconocimientos que haya recibido, las riquezas que posea, es determinante.
      Un pensante que contacte y canalice conocimiento de su fuente interior, es un pensante que ha superado las barreras del mundo material; barreras como la mente, el espacio tiempo, y el conocimiento que ya ha ingerido desde el exterior, esto incluye cambios radicales de valores como la ambición desmedida del poder y del dinero. Sin un despertar espiritual esta fuente es inalcanzable.
      Todo pensante no solo tiene el potencial inmensurable de conocimiento, puede lograr sintonizar o hacer contacto con la fuente y me costa que puede bajar conocimiento, soluciones, formulas, obras, productos, etc. Para muchas de ellas la sociedad y la tecnología existente no está preparada para su desarrollo y puesta en uso.
      En el pasado existió la gran barrera de que el pensante se encontraba solo contra el mundo y contra los intereses dominantes, además no llenaba los requisitos para tomarlo en cuenta y financiar un alocado proyecto.
      Hoy existe el mismo obstáculo, y una de las maneras para que la sociedad deje de ser la barrera de sí misma, y pueda lograr un rápido desarrollo  y posesionarse en un control avanzado de este universo, es que haya más pensantes que puedan alcanzar la fuente interior y para ello hay que desarrollar un método sencillo, para que el que le interesa, lo logre.
       Estoy consciente que se necesitan pruebas, pruebas y más pruebas, sin ellas no hay credibilidad, pero si al menos intuyes de que en ti yace esa fuente, te aconsejo, insiste, que no vas a salir defraudado. Seguiremos abordando el tema en algún otro momento, no aguanté las ganas de por lo menos decirte en que ando trabajando.
       Te deseo buen provecho de tus meditaciones.  Nos vemos pensante.