Translate

viernes, 8 de enero de 2016

PRONOSTICOS Y PREDICCIONES


      ACTIVIDAD PENSATIVA
      Hola amiga(o) pensante. Las horas y los días que vienen no traen nada escrito de cómo serán la evolución de los hechos para ti, a menos que tú pienses, a menos que tú te intereses en hacer pronósticos de cómo deben suceder los hechos futuros.
      Cada decisión activada, puesta en acción, conlleva predicciones. El pensante considera como será la evolución de los hechos y los resultados que espera. Pero es una realidad general, que algunas veces las cosas no suceden como se predice que van a suceder.
      Ocurre con tanta frecuencia que no suceden las cosas como se han pronosticados, que los pensantes tienden a recular y buscar otras opciones para creer en lo que hará en el futuro.
      Es obvio que algo no funciona, y lo que resalta a la vista es que “lo considerado, lo pensando” no va a suceder como se pronostica, por lo tanto debe existir una causa distinta, que es la que determina como deben suceder los hechos y los resultados que se van a dar.
     La conclusión con más credibilidad a la que se llega erróneamente, es que el destino está escrito, que la suerte o cualquier otra causa es la que escribe el desarrollo y los resultados de cada acción que emprende el pensante.
    Entonces yo me pregunto: ¿Creen en la medicina, en la ciencia, en el conocimiento empresarial y tecnológico. Confían en que algunos pensantes van a encontrar soluciones al cáncer, al sida; confían en que si la mayoría nos propusiéramos a hacer de este planeta un ambiente más acogedor y más justo se puede lograr?
      Para los que dicen tener escrito su destino, no debieran tener otras esperanzas, incongruencia si las tienen. Sin embargo contaminan al sugerir que meditar, reflexionar o trabajar por los sueños no hace falta, ya que todo lo que la va a ocurrir a una persona en la vida, está escrito.
     Estoy de acuerdo en aquellos que piensan que “Dios” dispone, pero tú propones. Hitler propuso sus pronósticos, pero hasta que otros no propusieron frenarlo, el demente logró causar mucho dolor a la humanidad.
      La diferencia entre pensantes está justamente en el contenido de sus pensamientos o de sus ideas, hay quienes encuentran una empresa, o un país en quiebra y con sus recetas pronostica la evolución de los hechos futuros y los buenos resultados obtenidos se pueden demostrar al mundo, y a los pensadores apáticos y minusválidos que consideran que no tienen el poder de predecir sus vidas.
       Entiendo que existe confusión en aquel que quiere conocer con anticipación “cada detalle” del desarrollo de sus acciones futuras, o que considera que tiene que saber con anticipación lo que las demás personas van a pensar, o como “exactamente” se va a comportar la naturaleza, el clima y otros factores que intervienen en cada instante de la acción. Estos que quieren saberlo “todo”, no han reflexionado, que si lo supieran “todo”, la vida carecería de sentido, si es que existiera vida tal como la conocemos.
      Los pronósticos no son conclusiones caprichosas o adivinaciones sugeridas por la simbología que han inventado los pensantes. Pronóstico se define: “como una predicción de la evolución de un proceso o un hecho a partir de criterios lógicos o científicos (conocimiento).”
      ¿Quién sabe más de uno, que uno mismo? ¿Quién puede conocer todo acerca de uno, que no sea uno mismo? El único que es apto para pronosticar y predecir su vida, es el mismo pensante. Cada persona es la idónea para proponer como debe orientar y dirigir su vida.
        Así debiera de ser, el caso es que encontramos pensantes necesitando ser orientados y por supuesto que hay que darles una mano, pero eso no significa que con la “ayuda” se les inutilice aún más el poco determinismo y libertad que les queda.
        Los sueños y las metas personales son pronósticos hechos a partir del conocimiento que se tiene acerca de uno mismo. Cada quien sabe con qué cuenta y esto le da un grado de certeza al hacer las predicciones de cómo evolucionará en la consecución de sus objetivos.
     Ha sido un placer compartir. Buen provecho… Nos vemos pensante.