Translate

lunes, 22 de febrero de 2016

LA ACTIVIDAD PENSATIVA Y LAS CREENCIAS

AUTO-SANACIÓN Y AUTO-CONTROL
     Hola amiga(o) pensante. No te puedes deshacer de lo malo que consideras hay en ti, sanarte, o crearte nuevas y mejores actitudes o convertirte en un pensante creativo, productor de novedosas ideas tanto como no puedes deshacerte de tus creencias acerca de que o quien piensa.
     El acto de pensar ese que has ejecutado desde que naciste o desde que recuerdas tu existencia en el tiempo de este universo, tiene sus creencias producto de esa acción que no puede pasar desapercibida.
     Hay dos tendencias acerca de que o quien piensa. Una donde el pensante en mayor o menor grado cree o considera que ÉL PIENSA. Otra, que algo como la mente o el cerebro, un Yo o un espíritu que tiene en alguna parte de su interior, generalmente dentro de su cabeza, piensa para ÉL.
     Todas las creencias son “verdades”, para el que las piensa, y están convencido porque de acuerdo a esas “creencia” así han sido las experiencias que han vivido en la vida, hechos que les han demostrado que tienen toda la razón.
      La convicción adquirida por la experiencia de hechos que ratificaron su “verdad”, solidifica y fija en su mente y en su ser, una actitud o manera de proceder irrefutable.
      He aquí que la creencia acerca de que o quien piensa, es un sentir de larga data arraigado como una sólida verdad, como solida es la actitud o manera de ser que se deriva de esta consideración.
     Desde el principio de los tiempos, por lo menos de esta humanidad en el planeta tierra, los pensantes han muertos por y con sus creencias. Verdades que en su momento dieron un modo de vida individual y en grupo, que les hizo creer que así sería todo el futuro de la humanidad, “para siempre”.
     Hoy en día cuando se revisan, la mayor parte de esas creencias causan distintos estados emocionales. Desde la risa hasta el dolor.
      Las verdaderas verdades, no dependen de las creencias que tienen cada pensante. Ellas son leyes universales, que le guste o no a quien piensa; “quien tiene el derecho de pensar lo que le dé la gana”, no la hace menos “VERDAD”.
      No importa que considere un pensante acerca de que o quien ejecuta el acto de pensar, la verdad está ocurriendo. “Y tenga por seguro amigo mío, mientras más su creencia lo aleje de esa verdad, menos podrá solucionar todo aquello que entra dentro de esa VERDAD VERDADERA”.
      Mediante el acto de pensar se producen “pensamientos”. Y ya todos sabemos de lo vital que es para el pensante “lo que piensa”. Así que si no puede auto-controlarse, sanarse, o controlar sus pensamientos o los efectos que se está causando física y mentalmente, usted tiene unas creencias que lo están alejando de la verdad.
     Si tiene alguna duda, observe algo que hace que le sale bien, que le resulta fácil producir resultados. Y luego examine sus creencias o consideraciones en las que se apoya para hacer lo que hace. Encontrará que esas creencias son verdades más verdaderas que las de aquellos que no pueden hacen lo mismo.
     La verdad más cierta es aquella que al apoyarse en ella, el pensante es más eficiente y tiene mejores resultados.
      La auto-sanación física, poner orden y actualizar los programas mentales, y elevarse como pensante a su fuente de sabiduría interior, depende de las creencias que se tengan acerca de quién o qué, es el responsable de la actividad pensativa.
   Piensas, luego existes. Acto de pensar en marcha desde el principio de la existencia. Si consideras la existencia de un creador, hay que dar gracias por dotar a sus hijos del PODER PARA PENSAR, por ende el poder para sanarse, auto-controlarse y en general ser feliz.

    Ha sido un gran placer compartir contigo, que tengas buen provecho.   Nos vemos pensante.