Translate

domingo, 20 de marzo de 2016

CORAZONES FIELES AL AMOR

                           POEMA
Te veía todos los días en los pasillos del liceo
no soportaba los fines de semanas ni las
vacaciones, eran días que solo te pensaba
y no tenía el consuelo de verte. En un reinicio
de clases no te vi más, me enteré que
tu familia se había mudado alguna parte del país.
No me dio tiempo de confesarte mi amor
y mi consuelo fue soñarte, hasta que me venció
el sueño de tu ausencia y mi corazón guardó
como un tesoro un amor inconcluso, con la
esperanza de algún día en una vuelta de la vida
nuestros caminos cruzaran y decidir que hacía
con este sueño que me conmovió el alma y
me llenó de inolvidables fantasías; imaginadas
con la inocencia pura de un amor primerizo.
No puedo creer esto, hallarme contigo en la misma
cama después de veinte años de guardar
tu rostro juvenil, el timbre de tu voz y los encantos
de tus sonrisas. Nuestras vidas habían sido vividas
y se creó un pasado entre los dos adornado con hijos
y amargos tragos de amores que no contenían
la dulzura para polinizar la felicidad de la vida,
pero nuestros fieles corazones, inquebrantables
en sus gustos, no dudaron en cerrarles las puertas
a todo intento de hacer florecer aquellos
añorados sentimientos con otros, y que tú y yo vivimos
en una silenciosa aventura de sueños juveniles.
Con la tranquilidad y el placer que me besas
y te acomodas en mi regazo, son la más clara
evidencia que nacimos el uno para el otro, y nuestro
destino, abandonar este mundo tomados de la mano.

Autor: Emilio Fernández