Translate

miércoles, 30 de marzo de 2016

SIN PREPARACIÓN LA AUTO-AYUDA ES UN FRACASO


                      NO HAY DOS PROBLEMAS IDÉNTICOS       
     Hola amiga(o) pensante. Cada quien tiene sus propios y particulares problemas, y está pasando por circunstancias que no son iguales a la situación que está viviendo otra persona. Cada caso exige una atención individual, no se puede generalizar soluciones, por  el hecho de que las apariencias sean similares.
      El común de la gente cree entender su problema por el parecido que tiene con los muchos problemas que ha conocido de experiencias de otros. Esta apreciación le lleva a usar la misma solución de aquellos que lograron solventar su conflicto.
      Por supuesto que pueden ocurrir resultados favorables, pero habría que examinar que principios existen en la solución que son estándares y le funciona a cualquier persona con un problema “similar”, más no igual.
      Me voy a explicar con un ejemplo. Todos podemos tener problemas económicos o de administración de los recursos. Sin importar cuales son las circunstancias particulares de cada quien, que hace que su problema no sea igual al de otro, existen principios o reglas que tienen que usar todos. Como por ejemplo saber lo más elemental de las matemáticas. (Sumar, restar, multiplicar y dividir)
      En el caso de las condiciones de salud psíquica, o por efectos de los pensamientos, el pensante no debiera probar soluciones que no provengan de un examen de su propio caso.
      Por lo general la auto-ayuda se basa en recoger ofertas de soluciones que garantizan que resuelve el problema, y te dan una lista de casos IGUALES a tu caso que se solucionó con esa fórmula. Y el pensante con mucho entusiasmo y esperanza lo aplica a su vida.
      ¿Los resultados? son impredecibles. Se entusiasmó por que leyó dos testimonios fehacientes de haber solucionado un caso “igual”, pero no se mencionó en la oferta los miles que probaron y no solucionaron nada.
      ¿Qué hacer si no se puede recibir atención profesional de manera individual?
      La auto-ayuda es la solución, pero antes, buscar comprender que significa auto-ayuda. Es obvio, que el entendido que se tiene de la auto-ayuda, no es funcional si la persona  fracasa en ayudarse. La definición que usa no es práctica.
      La palabra clave es “ayuda”, si no hay resultados, no hay ayuda, por eso cuando se busca ayuda de un profesional se exigen resultados. Y se tiene claro que esa persona debe estar “preparada” para poder “ayudar”.
     La pregunta complicada. ¿Cómo es que se quiere ayudar él mismo y no está “preparado”? Si no está preparado no va causar los resultados positivos que espera lograr.
      PREPARACIÓN. Disposición o arreglo de las cosas necesarias para un fin determinado.
      Este es el punto que los pensante no le dan importancia, o les da pereza dedicar algo de tiempo para “prepararse” y estar listo para cuando necesite de su “auto-ayuda”.
      Lo lamento amigo mío, la mayor parte de sus fracasos en auto-ayudarse no tiene nada que ver en la mayoría de los casos, con la solución que está aplicando.
      En las recetas, los consejos, las recomendaciones, etc. para todo caso cuyos efectos sean producto del “pensar”, no se incluye la preparación que tiene que tener el pensante. Y si la incluye, el pensante protesta y se da miles de justificaciones para no “perder tiempo”.
      Es inexplicable, el que un pensante no esté preparado para ayudarse a sí mismo todo el tiempo. La salud, el éxito o los logros de sus objetivos requiere de preparación, sin ella va derecho al fracaso.
      Luego de cumplida la etapa de preparación, es otra la actitud y la disposición del pensante para ayudarse en cualquier problema cuya causa o resultado sean de sus propios pensamientos o manera de pensar
     No es un experto, pero cuando lee u oye una recomendación, entiende si ésta, está apoyada en “principios o leyes universales” y escoge la que mejor le sienta a su problema particular.
     Sin la preparación el pensante es temeroso, inseguro, disperso, solo confía que sea verdad lo que le recomendaron. Procede de manera literal, no entiende lo que hace, pero repite como loro lo que se le recomienda hacer.
     Aquel pensante que considere que no necesita de sí mismo, por que puede pagar todos los servicios que necesite, que pruebe para ver si otro puede pensar por él. De hecho hasta para eso necesita pensar bien, tomar la mejor decisión para escoger quien le puede ayudar.
      Llegamos Al PENSANTE Y AL ACTO DE PENSAR. Aquí es donde está la preparación necesaria para ser eficiente ayudándose a sí mismo en todos aquellos problemas efectos de “pensamientos”.
      Recuerda que hay muchas enfermedades físicas, dolencias, malestares, conductas o actitudes que no son las mejores, etc. que son efectos de pensamientos, y si no las hay presente, puede existir una predisposición a desarrollar una enfermedad o conducta que puede ser mortal. (Se deprimió tanto que se volvió alcohólico o drogadicto).
        Aquí en actividad pensativa, el propósito no solo es alertar, he hablado mucho de cómo hacer para rehabilitar el control del acto de pensar y como puedes observar tu propia acción de pensar, hasta hacerte consciente de su importancia y lo vital que es para ser la persona que quieres ser, y lograr tus sueños.

       Que tengas buen provecho en tu preparación. Nos vemos pensante.